La garra no se improvisa

Con goles de Diego Lugano –en dos ocasiones–, Luis Suárez y Edison Cavanni, los 'charrúa' vencieron a Bolivia.

Lo suyo no es anotar. Ni siquiera habilitar. Diego Lugano los evita y además, es el pulmón del equipo, la voz de aliento, el mariscal, uno de los mejores centrales de Suramérica. Pero este viernes el capitán de la selección de Uruguay realizó dos goles para la victoria 4-2 del equipo ‘charrúa’ sobre el boliviano, en el debut de las eliminatorias a Brasil 2014.

No tardó mucho el equipo dirigido por Óscar Washington Tabárez en ratificar por qué fue el campeón de la Copa América de Argentina. En el minuto cuatro Luis Suárez puso a festejar a los 20 mil aficionados que llegaron al Centenario de Montevideo en medio de la lluvia. El hombre del Liverpool inglés aprovechó un borbollón en el área, tras un tiro de esquina.

La selección boliviana, sin embargo, metió la única opción de gol que tuvo en el primer tiempo: al minuto 18, cuando no había inquietado ni siquiera al arquero Fernando Muslera. Rudy Cardozo, el hombre del Bolívar de La Paz y el más joven del terreno, con 21 años, rompió la maldición: 16 años sin que su selección anotara en Montevideo.

Bolivia inquietó en volumen de ataque, mas no en contundencia, durante el primer tiempo. Esa selección no será la que enfrente Colombia el próximo martes en La Paz, porque siete jugadores no viajaron a Montevideo y se quedaron entrenando.

Aunque en el ataque Bolivia fue más ambicioso que en otras eliminatorias, en defensa no estuvo a la altura y fue en el juego aéreo donde dio ventajas. Diego Lugano, el hombre del PSG de Francia, cabeceó solo tras un cobro de tiro libre y venció al portero Carlos Arias.

Y diez minutos después Édison Cavanni, que había sido uno de los más incisivos a la hora de probar a Arias, anotó el tercero, también de cabeza. Casi lapidario para el visitante, que no pudo adaptarse a las malas condiciones de la cancha.

Con jugada de pelota parada fue como Uruguay definió el partido, pues otra vez Lugano (72’), tras centro de Diego Forlán, materializó un error del arquero Arias y firmó su doblete. Ciertamente los locales no apretaron el acelerador, les bastó con hacer lo suficiente para superar al equipo boliviano, que sin embargo, descontó en el minuto 88 a través del cobro de penalti (tras falta que no existió) de Marcelo Martins.

Uruguay, el campeón de América, no brilló, sólo fue contundente al sacar ventaja de los errores de su rival. Con eso le bastó para sumar los primeros tres puntos y empezar con el pie derecho su camino a Brasil 2014.

Eso sí, el próximo escollo para el equipo de Tabárez será más duro de superar, cuando visite a la selección de Paraguay y ambas escuadras reediten la final de la Copa América hace unos meses.