Español Miguel Ángel Jiménez sorprende en el Abierto Británico

El ibérico lidera el tercer ‘major' de la temporada.

En un estado de gracia casi inenarrable, el malagueño Miguel Ángel Jiménez se situó como líder del Open Británico de golf que se disputa en Turnberry (Escocia) , al firmar 64 golpes (6 bajo par).

Un "putt" de 15 metros en el hoyo 18 para "birdie" le proporcionó el liderato en solitario a Jiménez. Fue la guinda a una jornada extraordinaria. El remate perfecto a una tarjeta con seis "birdies", sin "bogeys".

El trabajo del andaluz restó el protagonismo que hasta entonces recaía sobre el veterano estadounidense Tom Watson.

Watson, uno de los mejores golfistas de todos los tiempos, cinco veces campeón del Open Británico y con 59 años de edad, encabezaba el torneo hasta el "purazo" de Jiménez en el "green" del 18.

El malagueño, cuyo ídolo de siempre es Watson, logró arrebatarle gran parte del protagonismo en una jornada de golf increíble.

El mundo camina al revés en Turnberry. Brilla el sol en la costa escocesa, no hay casi viento y Watson, aquél golfista genial de la década de los 70 y 80, con 8 "Grandes" en su palmarés y que protagonizó el llamado "Duelo al sol" frente a Jack Nicklaus, para ganar el Open Británico en 1977 precisamente en Turnberry, es segundo tras Jiménez y en compañía de Ben Curtis, otro campeón del Open Británico, en 2003.

El Open lo dominan Jiménez, de 46 años, y Watson, de 59. Tamaña regresión en el tiempo no fue un dulce sueño. Jiménez sigue una carrera profesional relanzada tras cumplir los 40 años, y el excelente trabajo de Watson obligó a revisar los libros de Historia del golf.

En 1977, Watson usaba los mejores palos de la época. El "driver" con el que ganó a Nicklaus en 1977, de madera pulida, sería hoy una codiciada pieza de museo.

Treinta y dos años después, Tom Watson y la tecnología punta le llevaron a un juego inefable, que mejor se explica con los datos: atrapó 12 de 14 calles, con una distancia media con el 'driver' de 270 metros, 15 "greens" atrapados y 28 "putts".

Watson, vestido a lo "vintage" en la frontera de los 60 años, con un jersey de rombos, fue un joven más junto a sus dos compañeros de partido, el español Sergio García (29 años) y el "amateur" italiano de 16 años Matteo Mannasero, el último y más joven ganador de la historia del British para aficionados.

García acabó al par del campo, frenado tras enviar la bola al arroyo del "green" del hoyo 16, y Mannasero con +1 (71 golpes).

Watson hizo cinco "birdies" sin fallos y se marchó aún de mañana hacia la casa club como líder, con 65 golpes, hasta los 64 vespertinos firmados por Jiménez.

Watson es el jugador más viejo de este 138 Open, pero roza la cabeza después de 18 hoyos. Cuando ganó el último de sus cinco títulos del Open Británico, en el citado 1977, más de la mitad de los golfistas presentes hoy en Turnberry no habían nacido.

El 138 Open comenzó con el protagonismo de Jiménez y con el de la "w" de Watson y no con la de Woods.

Tiger se desesperó hoy en Turnberry, por culpa de las banderas escondidas. El mejor del mundo, como muchos otros, sufrió con este último condicionante en una jornada que podría haber deparado mejores resultados. El Tigre firmó 71 golpes (uno arriba) y debe apretar para no dejarse sorprender por el corte.

El colombiano Camilo Villegas es cuarto igualado con un nutrido grupo de jugadores.

Temas relacionados