Los sábados negros de Villegas

El lunar del antioqueño en la presente temporada es que no ha sido tan bueno en los par cinco y que en su tercer día de competencia es muy irregular.

Existe la idea generalizada de que 2009 no ha sido un buen año para el golfista colombiano Camilo Villegas y que su deficiente actuación se debe a que no ha jugado bien el putt.

El PGA Tour mide todo, hasta las pulsaciones de los jugadores en el momento de golpear la pelotica. Se puede reconstruir cada jugada de todos los participantes en los diferentes torneos con centímetros y posiciones exactas de la bola. Y vamos a utilizar las estadísticas para analizar el año del antioqueño hasta hoy, cuando culmina el PGA Championship, en Minnesota, el último Grand Slam de la temporada.

El año más brillante de Camilo fue sin duda el pasado, cuando terminó en la séptima casilla del escalafón mundial, ganó dos torneos seguidos de los Play Off de la Fedexcup y obtuvo casi 1’500.000 dólares en premios en la temporada regular, con un total de nueve torneos ubicado en el Top-25. Un balance excelente.

En este 2009 van cinco campeonatos menos, ha ganado más dinero, lleva ocho Top-25 y mejoró notablemente su participación en el Masters de Augusta y en el British Open, aunque descendió al puesto decimoquinto del escalafón orbital.

Además, Villegas es el cuarto jugador del año pasando cortes seguidos, lleva 13 con nueve de ellos jugando bajo par. Y ha logrado el mejor promedio de score desde que juega profesional, con 70.10 por ronda.

Pero hay más cifras que son mejores hoy que en 2008: en todos los hoyos par tres, el año pasado hizo 33 golpes más del par y este año lleva siete más, lo que demuestra lo bien y certero que le está pegando a la bola. En los par cuatro pasó de 49 golpes por encima del par a 24, advirtiendo que este año van cinco torneos menos.

En esta temporada, Camilo, de 27 años de edad, ha jugado en general muy bien los campos, ha tenido gran regularidad y consistencia, pero no se ha metido mucho en la pelea por los títulos porque la tercera ronda le ha fallado. En ocho eventos del circuito de los 17, esa tercera ronda ha sido la peor, siempre jugada sobre el par del campo.

Se mantiene muy bien en los golpes entre 100 y 125 yardas, donde es 14 en la clasificación, con un 81% de acierto. A más de 200 yardas ocupa el puesto 25 y entre 75 y 100 yardas es el cuarto mejor del mundo. Tiene un gran tiro a green y un excelente control de la distancia. Villegas ocupa el quinto lugar en el porcentaje de birdies, lo que demuestra que las deja cerca y las emboca.

En lo que no ha sido tan bueno el paisa es en los par cinco. Pasó de hacer 103 golpes bajo par en la temporada a 76, esos hoyos largos no le han funcionado muy bien. Hace muchos bogeys y su tercer día de competencia es el menos bueno. Antes del corte su promedio es de 70.38 golpes por ronda, el domingo o cuarto día es de 70.67 y el sábado o tercer día de 71.06, más alto.

Muchos comentaristas afirman que Camilo Villegas juega mal el putt. No comparto esa afirmación. Aunque este año ha tenido problemas y va de 141 en las estadísticas con 29.38 de putts promedio por ronda, sus mejores actuaciones las ha conseguido por la efectividad sobre el green. El año pasado ocupó el puesto 55 con 28.97 de promedio y el mejor del mundo este año, Brad Faxon, tiene 27.64. La diferencia es de 1.5 golpes en contra del colombiano. El estadounidense Tiger Woods, número uno del mundo, tiene un registro de 28.45, o sea menos de un putt por ronda mejor que Camilo que hasta hace 40 días era segundo en el porcentaje de greenes en regulación, lo que obliga a hacer más tiros con el putt por tener más aproximaciones cerca del hoyo.

La distancia más crítica

Pero detallemos más el problema, analizando su acierto de acuerdo con la distancia: entre 1,5 y 3 metros ocupa el puesto 156 con 52%. Entre 3 y 4,5 metros está de 38 con 33% de efectividad; es su mejor distancia y la más clave del Tour. Entre 4,5 y 6 metros su puesto es el 171, con 14%. En los putts cortos no tiene lío, su acierto es del 96% a menos de 1,5 metros. Su distancia más crítica es alrededor de los cinco metros, pues el año pasado ocupó el puesto 20 en la clasificación estadística mundial con 23% de certeza, 9% más que en este 2009, donde le ha costado.

La diferencia entre los jugadores fuera de serie y los buenos está en la forma como aciertan con el putt. Los primeros embocan bastante desde cualquier distancia, los segundos menos. Todos juegan muy bien con hierros y maderas, pero las buenas rachas en el green son las que definen los campeonatos.

Jugadores como Phil Michelson, Vijay Shing o Sergio García ganaron muchas veces porque efectivamente fueron brillantes cerca del hoyo, pero también dejaron escapar muchos torneos por haber jugado mal el green.

Tiger Woods, por ejemplo, no es el mejor poteador del planeta, pero es el más temido, porque todos sabemos que cuando tiene la obligación de acertar en los momentos definitivos, lo hace con una gran seguridad. Por eso es el mejor.

El día que Camilo Villegas mete, pelea los primeros lugares. Necesita ser más constante en esas rachas. Este es un deporte de paciencia, en el que los éxitos y los buenos momentos aparecen como consecuencia del trabajo y el poder mental ante la presión, que es inmensa. Villegas ya ha demostrado que tiene todas las condiciones para defender su escalafón y ser aspirante permanente.

Jugar golf siempre bien, como queremos los colombianos, es imposible. Fallan hasta los mejores. Camilo sigue en gran nivel y sólo necesita esa dosis de regularidad cerca del hoyo, que aparece y desaparece como por arte de magia. Si hace más birdies en los par cinco y acierta de cinco metros en el green, lo veremos peleando al lado de los grandes. Sin embargo, hoy las estadísticas demuestran que su rendimiento se mantiene muy bien en el Tour de la PGA.

Ganar en el PGA Tour no es nada fácil

De los 10 primeros jugadores del escalafón mundial, apenas cinco han logrado imponerse en alguno de los cuatro torneos de Grand Slam. Tiger Woods, quien suma 124 victorias desde que se hizo profesional, en 1996, lleva 14 ‘Majors’. Phil Mickelson tiene 42, apenas tres en grandes, y Padraig Harrington llegó a 19, tres de Gran Slam.

Geoff Ogilvy y Stewart Cink sólo llevan un ‘Major’ cada uno, mientras que Paul Casey, profesional desde 2000, Kenny Perry (desde 1982), Steve Stricker (1990), Sergio García (1999) y Henrik Stenson (1998) no han logrado ningún triunfo en alguno de los cuatro torneos de más prestigio. García, de hecho, apenas lleva siete títulos en la PGA, aunque suma ocho en el Tour Europeo.

Temas relacionados

 

últimas noticias