A Camilo Villegas no le interesan las estadísticas

El paisa asegura que simplemente busca pegarle bien a la bola.

No sabe cuánto tiempo estará por fuera. El colombiano explica que es muy complicado mantener el mismo nivel de juego durante toda la temporada.

El golf es el deporte de la ilusión, porque aunque se esté jugando mal, siempre existe la posibilidad de mejorar, de que vuelva la magia, de que aparezcan los birdies y se vayan los bogeys. Ángel Cabrera llegó al Master de Augusta jugando mal, sumaba dos torneos seguidos sin pasar el corte, y aún así lo ganó.

Camilo Villegas empezó este año el primero de los cuatro torneos del Play Off de la PGA con la responsabilidad de defender el segundo lugar del año pasado, luego de 14 eventos seguidos pasando el corte sin afugias y golpeando la bola como quisiera cualquier profesional. Pero en el PGA Championship se prendieron las alarmas, se encendió la luz roja avisando que esa buena sensación se había ido. Y Camilo era consciente de ello.

“En el PGA le pegué muy mal a la bola, sobre todo desde el tee, había que ponerla en el fairway y no lo hice. Sin embargo, creo que fue una semana buena, considerando cómo le pegué. Haber pasado el corte con tiros muy difíciles de sitios a veces imposibles, demuestra que nunca me entregué, que batallé cada golpe, que luché cada golpe para tener un resultado más o menos aceptable”, explica.

Camilo terminó en el puesto 51, con siete golpes sobre el par, a 15 del ganador, el coreano Y. E. Yang, quien derrotó espectacularmente a Tiger Woods en los tres hoyos finales.

Este fin de semana en The Barclays Camilo no mejoró. En los cuatro primeros hoyos de la jornada inicial iba cinco sobre el par y en los últimos 14 aguantó, lucho, jugó uno menos y terminó con cuatro golpes de más.

En la segunda ronda tampoco encontró su mejor swing. Jugó sólo la primera vuelta y debió abandonar por una lesión en la muñeca izquierda.

¿Que le pasó, Camilo, por qué se retiró?

Siempre hay una primera vez. Me tocó caminar por fuera del campo de golf y no es un buen sentimiento, pero primero lo primero.

¿El viernes llegó bien a la práctica?

El jueves, cuando estuve en el gimnasio después de la primera ronda, sentí una pequeña cosita en la muñeca y fue curioso porque había estado bien. Por la mañana, cuando practiqué me sentí relativamente bien y después en el segundo tiro del hoyo 17, luego de tapar el driver, pegué una madera desde el rough y sentí el tirón y pensé que lo mejor era mirar qué pasaba

¿Qué le dijeron los médicos?

Que parara un par de días y que me pusiera mucho hielo para que bajara la hinchazón

¿La lesión podría comprometer su presencia en el próximo torneo?

No sé, esperemos a ver qué pasa, cómo evoluciono.

En el British Open le molestó la espalda, ¿Siguió bien?

Sí, debí haber hecho un ejercicio mal en el gimnasio que me irritó algún nervio. Luego me di tres o cuatro días muy suaves, empecé a hacer mi rutina y las cosas se mejoraron.

¿Por qué le está pegando mal a la bola?

El golf es un deporte curioso, a veces le pegas muy bien a la bola y a veces no, a veces poteas muy bien y a veces no, entonces se trata de compensar, cuando le pegas mal hay que tratar de potear lo mejor posible para que esa ronda no te saque del torneo. Y hay que aprovechar los momentos cuando se le está pegando bien a la bola

¿Cómo se siente con el putt que le ha fallado en algunos torneos?

Bien, aquí a Nueva York llegué con una buena sensación y el primer día rodé bien la bola. He estado trabajando mucho en todas las áreas de mi juego y en el green también.

Las estadísticas dicen que de 18 torneos jugados este año, en ocho la tercera ronda ha sido la peor. Los sábados han sido negros. ¿Por qué las terceras rondas tan malas?

Usted es el rey de las estadísticas (risas). No pienso en eso, trato de pegar cada tiro bien, de jugar cada día bien, estar en el presente. Los tres primeros días deben ser iguales, buenos, el domingo las cosas cambian un poquito porque es el de cerrar bien los torneos. Es un dato que no tenía ni siquiera en cuenta.

¿Está satisfecho con su actuación en esta temporada? ¿Ha sido parecida a la de 2008?

El año ha sido similar, quizá en este remate no le esté pegando a la bola como el año pasado. Uno siempre trata de crecer como jugador y como persona año tras año. Hay temporadas en las que se gana, otras no, a veces la primera parte es mejor, a veces la buena es la segunda, pero mirar atrás no es mi prioridad.

¿Qué expectativa tiene con la Copa Presidente? (torneo entre Estados Unidos y un equipo internacional con jugadores no europeos).

Interesante, va a ser mi primer año en esta importante competencia. Estoy entusiasmado y espero jugar lo mejor posible para llevar la copa al equipo internacional.

¿Le gusta jugar match? (competencia que se juega por hoyos y no por acumulado).

Me encanta, es totalmente distinto porque la estrategia es diferente.

Villegas sigue siendo atracción en cualquier evento. Lo del Barclays fue extraño porque nunca había abandonado un torneo. Y aunque no pudo terminar por el dolor en su muñeca, estaba más afectado por los siete golpes sobre el par que llevaba en la primera vuelta del segundo día, de eso no cabe duda.

Villegas se mantiene de 16 en el escalafón

El golfista colombiano Camilo Villegas, quien este fin de semana no pasó el corte del Campeonato Barclays, tras retirarse de la segunda jornada por una lesión en la muñeca, se mantuvo en el puesto 16 del escalafón mundial, con 4.35 puntos de promedio. El estadounidense Tiger Woods, entre tanto, sigue consolidando en 2009 su liderato en la clasificación, no sólo con victorias (acumula cinco), también con segundos puestos (con dos) como el conseguido el domingo.

En los 14 torneos que ha disputado desde su reaparición en marzo, tras superar una grave lesión de rodilla, el líder mundial alcanzó 12 top-ten, con un único corte fallado (Open Británico). Tiger lidera también las listas de ganancias (US$8’183.163) y de la FedEx Cup.

Phil Mickelson y el inglés Paul Casey son los escoltas de Woods.

Temas relacionados

 

últimas noticias