Colombia firmó un hoyo en uno

Por primera vez la PGA le otorga la sede de un torneo a Suramérica. ¿Cómo se logró? Cuatro días para la historia.

Es increíble que hoy empiece en nuestro país un torneo de la magnitud del Pacific Rubiales Bogotá Open, presentado por Samsung y Comcel. Primero, por los costos; segundo, porque Colombia no es el destino más apetecido por los deportistas extranjeros; y tercero, porque hasta hace unos meses la PGA no pensaba en Suramérica como opción para sus torneos.

Pero gracias a la obstinación de un hombre como Germán Calle Junior, quien siempre soñó en grande, no se acobardó ante las dificultades y luchó en contra de muchos incrédulos, se consiguió lo que no ha podido lograr ningún país del continente: traer el PGA Tour a estas tierras.

Todo comenzó en pequeño, pero pensando en grande. La realización del Club Colombia Master durante tres años, respaldado por Bavaria como parte del Challenge Tour Europeo afiliado al Tour de las Américas, fue la primera piedra que dio origen a esta construcción deportiva que no para, pues el Pacific Rubiales es sólo un piso de un edificio que podría tener a Tiger Woods comiendo ajiaco y fríjoles en uno de los apartamentos y a la famosísima Copa Presidente, en otro.

Los patrocinadores, la decisión de la Vicepresidencia con Francisco Santos, el apoyo de Proexport, el Ministerio de Industria y Comercio, la Alcaldía y la Gobernación arroparon el sueño y desde hoy podremos disfrutar en el Country Club de Bogotá de un fragmento del mejor golf del mundo.

De los 128 extranjeros que llegaron, 12 han ganado 27 títulos del PGA Tour. Veremos a jugadores tan importantes como Shaun Michael, vencedor de un campeonato mayor que quisiera cualquier golfista, el PGA Championship de 2003, y Steve Pate, con 6 títulos, 70 veces Top 10 y tercero en el Abierto de Estados Unidos en 1988.

Tendremos además un personaje que ojalá el público pudiera disfrutar por su juego y su carisma: Notah Begay III, nacido en Albuquerque, Nuevo México, tiene cuatro títulos en el Tour grande y ganó dos veces la Copa Presidente. Es el íntimo amigo de Tiger Woods y el único jugador que estuvo presente en la reciente conferencia de prensa donde se disculpó ante el mundo. Dice que lo ve muy flaco y que duda de su regreso este año. Notah no descartó la posibilidad de que el número uno del golf venga a Colombia a un acto benéfico.

El Pacific Rubiales entregará una bolsa de US$600 mil en premios, que nunca se había dado en Colombia, tiene una logística organizativa igual a la de los torneos en Estados Unidos, cuenta con muchas comodidades para los asistentes que por $25.000 podrán disfrutar de los cuatro días de juego y con un programa para los participantes realmente cautivante.

Para nuestro país es de suma trascendencia que llegue el Tour de la PGA, por la imagen que reproducirá de Colombia, por la idea que se llevarán los jugadores de estas tierras maravillosas, por la confianza para la inversión extranjera y porque nos podremos convertir, a corto plazo, en destino turístico mundial del golf, un diamante en bruto que no hemos sabido o no hemos podido explotar por el temor que les causa a los extranjeros venir.

En el área de la capital hay cerca de 30 campos de golf de muy buena calidad, tenemos el mejor clima del mundo con aire acondicionado natural y permanente, sin viento, sin mosquitos, sin sol agobiante, con aceptables hoteles y costos muy favorables, aparte de otros encantos que se pueden descubrir. Con estos elementos sólo se necesita una buena promoción de nuestros visitantes y la decisión de empresarios visionarios que se atrevan a promover a nuestro país como se atrevió Germán Calle Jr. con su sueño lejano pero posible.

Fui testigo hace dos años, en el The Players de Ponte Vedra, cómo este decidido, loco y aventurero se le metió en las narices al comisionado de la PGA Tim Finchem, un hombre impenetrable, rey del golf en el mundo y de difícil acceso. No tenía cita ni protocolo, pero allá llegó. Finchem atendió a Calle, lo escuchó, le dedicó unos minutos, lo convenció y no sería raro que viniera algún día por aquí.

Lo que ha hecho él por el golf y por nuestro país en pocos años es más importante que lo realizado por organizaciones oficiales que tienen la obligación de promoverlo, pero que se han preocupado más por cobrarles las camisetas a nuestros juveniles cuando salen a representar a Colombia.

Las emociones comienzan desde muy temprano

Los estadounidenses James Hahn, Luke List y Tommy Gainey serán los primeros jugadores en saltar al campo del Country Club de Bogotá. Ellos iniciarán su recorrido, en el hoyo uno, a las 6:50 a.m., mientras que otros dos estadounidenses, Patrick Sheenan y Kevin Kisner, además del paraguayo Carlos Franco, arrancarán a la misma hora, pero en el décimo hoyo.

Los colombianos Camilo Benedetti, José Garrido y Óscar Álvarez jugarán juntos desde las 8:20 a.m., 10 minutos antes de que salga el veterano Eduardo Herrera.

Manuel Villegas, Diego Vanegas y Robert Herrera disputarán su primera ronda en las horas de la tarde.

últimas noticias