Las ausencias marcan el regreso del golf a los Olímpicos 112 años después

La primera vez que el golf formó parte del programa olímpico fue en los de París de 1900, en los que compitieron 22 jugadores (12 hombres y 10 mujeres).

El brasileño Adilson da Silva fue el golfista que dio el primer golpe en un torneo de golf olímpico después de 112 años. Foto: AFP

112 años después de su última presencia en el programa olímpico, el golf regresa a unos Juegos Olímpicos aunque con el lastre de ilustres ausencias, muchas de ellas motivadas por el miedo al virus del Zika como excusa y la complicada misión de equiparar en prestigio la medalla de oro con los cuatro 'majors' del calendario.

Los cuatro primeros jugadores de la clasificación mundial y ganadores de seis de los últimos once grandes declinaron su presencia en el campo olímpico de la reserva de Marapendi. No estarán en el torneo masculino el australiano Jason Day, los estadounidenses Dustin Johnson y Jordan Spieth y el norirlandés Rory McIlroy. Todos ellos por miedo al zika como pretexto. Otros ilustres ausentes son el australiano Adam Scott, los sudafricanos Louis Oosthuizen y Charl Schwartsel o el fiyiano Vijay Singh.

Tras más de un siglo fuera del panorama olímpico no va a ser fácil convertir al torneo en los Juegos en el 'quinto grande'. Los golfistas sueñan con ganar algún 'Major'. Y los Juegos Olímpicos son algo con lo que ninguno de ellos ha soñado.

Sí acudirán, sin embargo, a la cita olímpica la neozelandesa Lydia Ko, de 19 años y ganadora de dos grandes, o el actual campeón del Abierto Británico y quinto del mundo, el sueco Henrik Stenson. Ambos liderarán la lista de jugadores de cada uno de los torneros de Río 2016.

En el torneo masculino destaca también la participación de los estadounidenses Bubba Watson y Rickie Fowler, los ingleses Danny Willett, Justin Rose y el español Sergio García, sexto, séptimo, noveno y undécimo del mundo, respectivamente.

La primera vez que el golf formó parte del programa olímpico fue en los de París de 1900, en los que compitieron 22 jugadores (12 hombres y 10 mujeres), con los estadounidenses Charles Sands y Margaret Abbott como primeros campeones.

Cuatro años más tarde, en San Luis (Estados Unidos), el golf se mantuvo como uno de los deportes de los Juegos, aunque esta vez sólo con un torneo masculino y 77 jugadores. El canadiense George Lyon se colgó el hasta ahora último oro.

En Londres 1908 hubo un intento de disputar el torneo de golf masculino, pero la escasa inscripción y la baja de los jugadores británicos dejó a George Lyon como único participante. Se le ofreció la medalla de oro, pero el canadiense declinó el ofrecimiento.

El golf desapareció entonces del programa. Más de un siglo más tarde, y tras ser aprobado el 9 de octubre de 2009 en la 121 Sesión del COI celebrada en Copenhague, este deporte se reincorpora al calendario en Río 2016.

El torneo olímpico de golf los disputan 60 hombres y 60 mujeres, clasificados gracias a su posición en el ránking mundial. Cuatro jugadores o jugadoras es el cupo máximo admitido por país si están entre los quince mejores del mundo, pero solo dos a partir de ese puesto.

Estos 120 golfistas se jugarán las medallas en un campo diseñado por el arquitecto estadounidense Gil Hanse, cuyo proyecto se impuso a los propuestos por célebres exjugadores como Jack Nicklaus, Greg Norman y Gary Player.

La construcción fue polémica, pues los terrenos elegidos -muy cerca de la Villa Olímpica- estaban en una zona protegida, el Parque Natural de Marapendi. El ayuntamiento aseguró que el área estaba degradada y no dudó en recalificarla.

La empresa que adquirió los terrenos aceptó ceder el campo tras los Juegos, y durante 20 años, para proyectos públicos de difusión del golf, a cambio del derecho a levantar en las proximidades urbanizaciones de hasta 22 pisos. Antes las edificaciones estaban limitadas a seis alturas.

El torneo masculino se disputa del 11 al 14 de agosto y el femenino del 17 al 20. Ambos se juegan a 72 golpes (cuatro rondas) en la modalidad 'stroke play' (por golpes) y no hay corte al final de la segunda jornada.