El ciclismo, el tiquete de regreso de Camilo Villegas al golf

Noticias destacadas de Otros Deportes

Una lesión en el hombro derecho lo sacó 21 meses de los campos. Pensó en renunciar, pero la bicicleta y su hija lo trajeron de vuelta al lote principal. Es colíder del Country Club de Bogotá Championship.

Para Camilo Villegas, el mejor golfista colombiano de todos los tiempos, la vida es una montaña rusa. Un día estas arriba y ganas cuatro títulos en el PGA; entrevistas, redes sociales estalladas, autógrafos, elogios. Al otro, el cuerpo pasa factura por una rutina ininterrumpida de 20 años en el exterior. Y se olvidan de ti: desapareces del radar.

A mediados de abril de 2018, mientras Camilo se preparaba para competir en el RBC Heritage del PGA Tour, sintió un dolor inclemente en el hombro derecho. Fuera 21 meses. Y hoy, tras días eternos de recuperación, de peleas contra sí mismo, de muchas luchas internas y el fantasma de decirle adiós para siempre al golf, el antioqueño de 38 años está de vuelta. Y lo hace en su país: en el Country Club de Bogotá Championship, tercera parada del Korn Ferry Tour de 2020. En esa zona baja de la montaña rusa utilizó un vehículo para subir, para regresar: su bicicleta.

“En los momentos difíciles me aferré a mi familia y al ciclismo para seguir. Siempre he tenido una personalidad competitiva, necesitaba algo más. Estuve quieto mucho tiempo. Y ahí estuvo la bicicleta para hacerme volver al golf”, le apuntó Camilo a El Espectador. Los ciclistas Rigoberto Urán y Santiago Botero fueron algunos de sus más fieles compañeros en la carretera.

En su regreso a competencias encontró la disyuntiva. Era lo uno o lo otro: “Ya me tocó bajarle a la bici”, agregó.

Y el otro factor que lo mantuvo en pie fue el nacimiento de Mía, su hija, apenas cinco meses después de la lesión. “Ella hizo la espera más amena, pude estar al lado de mi señora cuando la tuvimos, mentiras, tuvimos no, tuvo ella (risas). Pero sí, es despertarse cada mañana con la familia, estar en casa; todo después de tantos aviones y hoteles. Hay cosas buenas y malas en la vida, pero a la vez dentro de esa vida familiar también entra la duda, porque la salud es algo importante para poder hacer lo que a uno le gusta, el golf es mi vida”, añadió Camilo.

Se siente bien, se ha preparado en el gimnasio, también en el campo. A nivel físico las sensaciones son positivas. Pero el golf es mucho más que eso: la parte mental es incluso más importante que la atlética. Y esa es la materia pendiente de Camilo Villegas, la presión y el estrés, dos aspectos infravalorados en el deporte, pero tan necesarios.

“Después de tanto tiempo hay que retomar el ritmo, me he sentido bien, pero hay una posición que quiero recuperar: los nervios. Físicamente he practicado, pero no la mente. Es especial volver a sentir ansiedad. Y la siento esta semana con mi público, en mi tierra. Más presión, me va a tocar esforzarme incluso más; un escenario perfecto”, sentenció.

Su anhelado regreso al PGA Tour será el próximo 24 de febrero en The Honda Classic, en el sur de Florida. ¿Su estatus? Major Medical Extension. Entre líneas tuvo inmunidad para retener la tarjeta del máximo circuito del golf a nivel mundial. Antes de su lesión compitió en 14 torneos -en promedio se disputan 27-, por lo que podrá estar presente en los 13 restantes para conseguir los puntos que le permitan estar entre los 125 mejores de la temporada.

Su primera estación es el Country Club de Bogotá Championship, que entregará una bolsa de US$700.000 y en el que además de Villegas habrá otros seis colombianos: Nicolás Echavarría, Marcelo Rozo, David Vanegas, Joaquín Cabrera, Santiago Gómez y Santiago Rivas.

Una parada con sabor especial para Villegas, que se había descolgado del pelotón del golf. Y pedaleando, en su bicicleta, se volvió a unir al lote principal.

Thomas Blanco Lineros- @thomblalin

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.