El niño y el Tigre del golf

El joven prodigio chino es el participante más joven en la historia de Augusta y un símbolo del poder asiático y de la fabricación de talentos. El estadounidense es el gran favorito al título.

Tiger Woods (izq.) y el chino Tianlang Guan, de 14 años, el jugador más joven en el Masters de Augusta. /EFE
Tiger Woods (izq.) y el chino Tianlang Guan, de 14 años, el jugador más joven en el Masters de Augusta. /EFE

Es tan joven que cuando Tiger Woods ganó su primer Major, en 1997, todavía faltaban 18 meses para que naciera. El chino Tianlang Guan va a destrozar el récord de precocidad del Masters de Augusta. Hoy saldrá desde el tee del hoyo uno con solo 14 años, dos menos que el propietario de la antigua marca, el italiano Matteo Manassero.

Es tan niño, el cuerpo muy delgado, la cara blanca e infantil, que cuesta creer que sea verdad. Pero ahí estaba el lunes, compartiendo entrenamiento con Tiger Woods, pidiéndole un autógrafo en la gorra y escuchando sus consejos. Guan es la nueva atracción de un Masters al que ha llegado gracias a su victoria en el Campeonato Amateur Asia-Pacífico. Tan precoz es este chico nacido en Guangzhou (25 de octubre de 1998), que no puede jugar torneos universitarios porque todavía estudia en el colegio. “Me he traído las tareas aquí, aunque no puedo hacer mucho”, bromea él.

Guan empezó a jugar al golf a los cuatro años y cuenta que a los cinco ya veía por televisión a Tiger ganando el Masters. Hijo único de padre médico y madre ingeniera, Guan es el símbolo de la apertura del golf al mercado asiático, del poder emergente de China, empeñada en impulsar el golf de cara a los Juegos de Río 2016, y de la revolución de un deporte que cada vez fabrica jugadores más jóvenes.

Al pequeño Guan, campeón mundial júnior, le rodea la fama con solo 14 años. Mientras él abre los ojos asombrado de la belleza de Augusta, la nobleza del golf quiere ver de cerca al fenómeno. Nick Faldo, Tom Watson, Ben Crenshaw y Tiger ya lo conocen. Woods, por cierto, debutó en Augusta a los 19 años, cinco más tarde que Guan. “Es increíble ver la cantidad de talento que hay en China y los jóvenes que son. Si les dan oportunidades, van a estar arriba en los torneos”, comenta El Tigre.

“Tiene un gran juego corto, aunque su falta de distancia podía ser un problema”, dice Faldo sobre Guan. El chino admite que su drive a 220-230 metros “no es suficiente para Augusta”, pero eso no le inquieta. “Siento que estoy bien en este campo y no me voy a presionar mucho a mí mismo. Seguro que me divertiré. No me siento mayor de lo que soy, sino simplemente yo mismo. Creo que puedo pasar el corte, aunque ese no es mi objetivo. Estoy más preocupado de lo que puedo mostrar al mundo”, afirma el novato, hospedado en el Nido del Cuervo, la residencia para los jóvenes debutantes en Augusta.

“Viéndole, nos preguntamos qué hacíamos nosotros a los 14 años”, comenta Crenshaw. “Ver a Guan jugar el Masters inspirará a un montón de jóvenes a sumarse a este deporte, y no sólo en China. También ilustra cómo se están desarrollando los chicos hoy en día. Son jóvenes atletas físicamente más fuertes de lo que éramos nosotros a su edad. Tienen mejor entrenamiento e instalaciones, mayores oportunidades de competir”, añade el alemán Bernhard Langer.

Guan, novedad en el Augusta National, no deja de ser un niño que admira a Kobe Bryant y a Tiger Woods, emblemas del deporte. Pero, con apenas 14 años, él ya está haciendo su propia historia.