Marcelo Rozo escribe su propia historia

El reciente campeón del TransAmerican Power Products CRV Open de México estará desde hoy, junto a otros seis golfistas nacionales, en el Stella Artois Open del PGA Tour Latinoamérica.

Marcelo Rozo en la tercera ronda del TransAmerican Power Products CRV Open de México, que terminó ganando en extrahoyos. / Enrique Berardi/PGA Tour

El abuelo paterno de Marcelo Rozo, Vicente Falaschini, era un destacado diseñador de campos de golf que llegó a Colombia desde Argentina en 1959. Además, el rioplatense fue un jugador profesional que ganó varios torneos a nivel latinoamericano. Como si fuera poco, en la familia de su madre también corría la pasión por este deporte. Su tío Iván Rengifo se consagró en certámenes locales y representó al país en ocho oportunidades asistiendo a la Copa Mundial de Golf.

El hermano mayor de Marcelo, Mateo, era quien estaba destinado a seguir la tradición golfística de la familia. De hecho, se formó en la misma generación de grandes como Camilo Villegas. Pero el destino truncaría las aspiraciones de este joven de 21 años: una bacteria contraída después de realizarse la operación de cornetes acabó con su vida. Esto marcó al pequeño Marcelo Rozo, que a sus escasos diez años prometió consagrarse como golfista profesional para honrar la memoria de su hermano.

El golf fue el medio que le permitió estudiar administración deportiva en Estados Unidos: la Universidad de la Florida lo becó por practicar este deporte. Allí estuvo cuatro años, conoció otros golfistas en proyección y se volvió profesional hace año y medio, tras el mundial aficionado que se jugó en Turquía. Rápidamente llegaron los logros. En noviembre pasado se coronó campeón del Abierto de Argentina, el cual se disputó en el Nordelta Golf Club de Tigre. Allí Rozo se consagró en la misma tierra de su abuelo, de quien heredó el amor por este deporte y quien fue su primer gran ídolo. “A él lo acompañé durante toda mi infancia en varios torneos nacionales. Le veía su swing, sus golpes, y soñaba con poder ser profesional como él”, destaca Marcelo, quien tras ganar ese certamen recibió mucho más que un trofeo: verdaderamente entendió que tenía madera para esta disciplina. “Ese resultado me abre mucho la cabeza para creer que puedo llegar más lejos y puedo estar a la par de los mejores golfistas”, le dijo a El Espectador unos días después de levantar el trofeo en Argentina.

Para este año su idea desde el comienzo de la temporada del PGA Tour Latinoamérica fue ocupar los mejores puestos para poder terminar en los cinco posiciones de la lista de ganancias y acceder al Web.com Tour, segundo certamen del golf estadounidense. Y parece que tiene muy presente ese objetivo, porque en sólo dos presentaciones que ha tenido en esta temporada ya logró levantar nuevamente otro título. Fue el fin de semana pasado en el TransAmerican Power Products CRV Open de México, en donde ganó tras dos hoyos extra y cerró con un espectacular águila.

Rozo sigue escribiendo su propia historia en el golf mundial: tan sólo año y medio después de obtener su tarjeta como profesional ya está ranqueado como el tercer mejor golfista colombiano por detrás de los hermanos Villegas. 

Stella Artois Open 

Desde este jueves en el club La Reunión de Fuego Maya, en Guatemala, Rozo buscará seguir en racha. Este será el tercer torneo de la temporada del PGA Tour Latinoamérica en el que estarán seis colombianos más: Diego Vanegas, Santiago Rivas, Diego Velásquez, Óscar David Álvarez, Juan Pablo Luna y David Vanegas, ganador del primer torneo en el club Ruitoque de Bucaramanga. 

lmontenegro@elespectador.com

@luisguimonte