¿Recuperará Tiger Woods el número uno?

El golfista estadounidense firmó este viernes la peor tarjeta de su carrera en un torneo del PGA Tour: 82 golpes, 11 sobre par.

Tiger Woods en la segunda ronda del Phoenix Open. Foto: AFP

Scottsdale marcó la carrera de Tiger Woods. Ese excepcional recorrido que lo disparó directamente a la cima desde el inicio de su carrera en 1996 vio este viernes un bache. Un triple bogey, dos doble bogeys y seis bogeys juntos antes eran impensados en una tarjeta del norteamericano, pero este viernes en la segunda ronda del Abierto de Phoenix se juntaron para firmar su peor día dentro de los campos de golf.

Pero para el californiano Phoenix fue apenas el segundo torneo que disputó después de seis meses de inactividad por una lesión en la espalda. Y es que sus años en este deporte no sólo le han exigido una mentalidad resistente, sino que también han mermado su estado: la rodilla izquierda lo ha llevado varias veces al quirófano, el tendón de Aquiles de la pierna derecha, el cuello, el codo izquierdo y últimamente en la espalda, son las molestias que han aquejado a uno de los principales referentes de este deporte.

En este regreso a los campos el juego corto ha sido su dolor de cabeza, no sólo continuamente falla los golpes cortos (chip) – incluso en algunas ocasiones ni llega al green con ellos – sino que evita estos intentos, demostrando que aún le falta confianza para que este vuelva a ser el punto fuerte en su juego.

La espalda es un enemigo para los golfistas, seguramente el punto del cuerpo que más puede molestarles por lo que afecta a cada movimiento. Molestias en este sector del cuerpo son graves, “como al piloto al que se le rompe el motor, con dolores de espalda en golf no se puede jugar”, explicó el golfista español Gonzalo Fernández-Castaño al diario El País; “el más mínimo dolor hace que hagas el swing de manera diferente, vas con miedo, encogido. Lo mejor es parar y recuperarte plenamente, antes de que el dolor vaya a más”.

Woods apenas está retomando el juego que alguna vez lo llevó a ganar 14 ‘Majors’, “mi cuerpo está ansioso porque es una rutina que conozco. Soy capaz de generar velocidad y tengo esa gama de movimientos. Es emocionante sentir eso de nuevo”, afirmó el estadounidense una vez volvió a la competencia. No obstante resalta que la ronda de este viernes fue un mal día “todos tenemos tardes así, lastimosamente a mí me cogió en un torneo. Tomaremos lo bueno y lo malo de esto”, indicó una vez terminada la nefasta segunda ronda en Scottsdale.

Tiger sin duda regresará, teniendo en cuenta la edad no límite para un golfista de alto nivel. Phil Mickelson ganó el pasado Abierto Británico con 43, Jack Nicklaus logró su último grande con 46, y Miguel Ángel Jiménez sigue venciendo a los 50. Sin embargo ¿Qué tanto podrá pelearle Woods a Rory McIlroy, a Henrik Stenson o a Adam Scott?, los tres dominan la clasificación de la PGA y todos están en un escalón por encima del resto. El más sobresaliente es McIlroy, quien desde su separación de la tenista Caroline Wozniaki, ha regresado a ser el prodigio que dejó boquiabierto al mundo de este deporte cuando ganó a los 22 años el U.S. Open (en 2014 ganó The Open Championship, Bridgestone Invitational y el PGA Championship