Por: Hernán Peláez Restrepo

Gustaron

Época propicia para realizar balance en toda clase de actividades. Desde las personales hasta las empresariales. El fútbol de la casa no podía estar ajeno al ejercicio. Terminado el campeonato profesional, con el título para el América, este sería mi balance sobre el desempeño de jugadores en la etapa de finales.

En cada equipo el examen va dejando por fuera a quienes por razones tangibles no dieron la talla. Ya son públicas listas de jugadores que ingresan a las filas del desempleo, aunque por supuesto se cometen allí injusticias.

Preferí, y de eso se tratan estas líneas, elegir a los mejores jugadores de los equipos que llegaron en noviembre a las finales.

Sebastián Viera, William Cuesta, arqueros. Marlon Piedrahíta, Juan Pablo Segovia, Fainer Torijano, Germán Mera, Danovis Banguero, Víctor Cantillo, Teo Gutiérrez, Jaminton Campaz, Rafael Carrascal, Edwin Cetré, Michael Rangel, Juan Dinenno y Álex Castro.

Escogí a estos futbolistas por el desempeño, el rendimiento y, por supuesto, con los altibajos propios de su misma condición. Sé que cualquiera de ellos perdería opciones de llegar a una selección nacional, pues la costumbre hace carrera y esa costumbre practicada por todas las selecciones de Suramérica da prioridad a quienes juegan en ligas del exterior, aunque a decir verdad no por estar afuera es garantía de ser mejor.

Por eso vemos tantos jugadores que van y vuelven de México. Algunos de ellos regresan con carácter de cedidos en propiedad o a préstamo si es el caso.

Cada lector aficionado al fútbol debería hacer este ejercicio, porque en cuanto a gustos no hay disgustos.

Mientras Dimayor saca pecho por los resultados económicos en las finales, tiene entre manos varios puntos por resolver: Cúcuta, una vez más es citado por ser mala paga, tiene ya emplazamiento por la Supersociedades para explicar las razones de su incumplimiento a convenios establecidos. Jugadores y técnicos (Gamarra y Pusineri) esperan pagos de ese equipo, que parece ser del bolsillo del señor Cadena. Bucaramanga está atrasado en pagos al plantel, Pasto en líos con su exentrenador Zambrano, por falta de pago.

La Dimayor sabe que solo cumplir con los aportes, supuestamente derivados de derechos de televisión, tranquilizaría las aguas en las diferentes tesorerías.

Y después de conocer el detallado informe del fútbol femenino hecho por la Acolfutpro, da grima ver el escaso soporte para un proyecto creado y propuesto por la FIFA. Es hora y obligación de organizar un torneo serio y no de tres meses para 74 partidos.

Y para la Federación, no por conseguir el VAR se garantiza una aplicación justa del reglamento del fútbol en casos puntuales. Mientras sea manejado por árbitros, los errores no se aminorarán. O no están capacitados o les falta mucho “pelo pa’ moña”.

894873

2019-12-08T22:00:00-05:00

column

2019-12-08T22:00:01-05:00

[email protected]

none

Gustaron

8

2978

2986

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Hernán Peláez Restrepo

Los llamados

A ganar

Las ayudas

Los 30...

La brecha