Gustavo Costas, el motivador

A pesar de la eliminación, en Santa Fe no hay tiempo para lamentos, pues este miércoles jugará el partido de ida de los cuartos de final de la Libertadores ante Internacional de Brasil.

Gustavo Costas, técnico de Independiente Santa Fe. / Luis Ángel - El Espectador
El golpe más duro que ha recibido el técnico Gustavo Costas como técnico de Independiente Santa Fe ha sido el de la eliminación anoche ante Millonarios en el estadio El Campín. Desde su llegada al banco cardenal,  hace menos de una año, el argentino ha vivido en su mayoría momentos de alegría, como el título de la Liga Postobón 2014-2 y la buena campaña en Copa Libertadores, en la que está clasificado a los cuartos de final. El único instante adverso había sido la derrota en la final de la Copa Postobón ante Tolima. Claro que  lo de anoche fue un mazazo aun mayor porque Santa Fe se quedó eliminado a manos del rival de patio y porque se dio algo que ni el más pesimista de los cardenales pensaba hace unas fechas, cuando incluso se celebró la clasificación al vencer a Jaguares de Córdoba, en la jornada 17, 3-0 y llegar a 30 puntos.
 
Lo que ha demostrado Costas es que es un motivador y justamente deberá sacar esas virtudes de  cara al compromiso de este miércoles ante Internacional de Porto Alegre por los cuartos de final de la Copa Libertadores. Levantar el ánimo de su grupo y preparar el compromiso siguiente como una final, es su obligación.
 
“A nadie le convenía que Santa Fe pasara”, dijo Costas en modo de crítica  por el claro fallo del juez de línea quien anuló mal un gol para Santa Fe que pudo representar el 2-1 parcial. Claro que su discurso destructivo no fue mayor y a pesar de la situación  adversa se autoanimó al decir: “Hay que levantar la cabeza rápido, estamos entre los ocho mejores  equipos de América y eso no es cualquier cosa . Hay que pensar en eso en este momento y no en la derrota. Aunque duela, hay que pasar la página rápidamente”.
 
En aquel momento que Santa Fe perdió la final de la Copa ante Tolima luego llegó el momento de disputar los cuadrangulares semifinales y con una actitud impresionante los jugadores albirrojos terminaron saliendo de la adversidad y clasificando a la final ante Medellín. La mano del técnico se notó y el liderazgo de jugadores como Ómar Pérez, Daniel Torres, Luis Manuel Seijas y Camilo Vargas, los entonces referentes del plantel, fue fundamental. El momento es similar y a eso le apostarán. Otro tema que se puede pensar de cara al futuro es el momento físico del equipo, a lo que Costas respondió que no hay problemas. “Físicamente estamos bien, vamos a descansar bien, tenemos el tiempo adecuado para eso, y lo demás es  trabajar para ese compromiso que será importantísimo”, reconoció.
 
Inter no será fácil, es un equipo con una nómina de primer nivel, varios de sus jugadores han triunfado en Europa y por eso no se podrán dar ventajas como las de anoche. Yulián Anchico, el único titular que no actuó ante Millonarios, por lesión, regresará y eso será una variante que habrá que tener en cuenta, porque el juego por las bandas es una virtud de Santa Fe y anoche sobre todo se buscó el sector izquierdo, en el que jugó Dairon Mosquera.  “Sabemos que es un partido hermoso y la idea es hacer un buen juego para marcar diferencia en casa y poder definir afuera”, destacó el técnico cardenal, quien a pesar de la situación, confía en que pronto llegará el tiempo de celebrar y espera poder contar con el apoyo de la hinchada para lograr el objetivo en el torneo continental. Este no es el momento de abandonar, los santafereños están  obligados a  llenar el estadio el  miércoles para acompañar a su equipo y  apoyarlos en la tarea de lograr una buena diferencia en casa que permita ir a Brasil con confianza   definir el paso a las semifinales, y meterse en los cuatro mejores equipos  de América.