"Hay que dejar tranquilo a Messi"

El estratega de la albiceleste asegura que la estrella del Barcelona no gana solo los partidos.

"En vez de pensar en por qué no canta el himno, pensemos en que está con nosotros", dice.

Ciudad cargada de contrastes, Calcuta deja ver escenas que ningún visitante podrá olvidar. Desde taxis de todos los colores, desde vehículos importados hasta rickshaws, carritos que son arrastrados por choferes descalzos, hasta vacas que aquí son sagradas y no deben temer a terminar en una parrillada. Desde gente que se baña y lava la ropa en el agua contaminada del río Ganges, hasta mujeres que se casan por el sistema de la dote, aquel que obliga al padre de la novia a satisfacer económicamente al marido.

Así es este rincón de la India, un país alocadamente diferente a nuestro mundo occidental. Aquí, ayer, la selección de Argentina venció en un juego amistoso a Venezuela, con tanto de Nicolás Otamendi. Con un nuevo entrenador, Alejandro Sabella, campeón de América con Estudiantes de La Plata. Después del fiasco que significó la eliminación prematura en la Copa América y el despido de Sergio Batista, Pachorra, como se conoce a este técnico, está ante su máximo desafío. Sereno, en esta gira en la que se enfrentará también con Nigeria, habló con El Espectador. Y dejó claro cuál será el objetivo: “Hay que buscar un equipo equilibrado, como me gusta a mí y, en general, a la mayoría de los jugadores. Eso sí, sin desproteger a Messi, que él tenga posibilidades de atacar. Ese es el desafío, de hacer una Argentina más sólida, dándole a su vez variantes o alternativas a Messi, cuando él tenga la pelota”.

Es clarito Sabella. Y si bien no quiere depender de la megaestrella, sabe que contar con ella le dará un plus. Por eso la entrevista gira en torno a la figura del Barça.

Nombró a Messi. Y siempre se pone el énfasis de por qué él no rinde en la selección. ¿No piensa que no es el único jugador que no rinde como en sus clubes?

La selección es una cosa; el club, otra. Hay otro tipo de presiones. Los jugadores se encuentran dos o tres días antes de los partidos, el contexto es diferente. Cuando hablamos de selección, estamos hablando de que los últimos cuatro o cinco técnicos armaron equipos con jugadores de Europa, y allá se juega diferente. Con otro contexto de público, de clima futbolero. En Suramérica hay altura, se juega más fuerte, hay más permisividad a nivel arbitral, otra cultura y manera de jugar al fútbol. Las eliminatorias son distintas. Con respecto a Messi, hay que agradecer que tenemos con nosotros al mejor jugador del mundo y que tiene ganas de jugar con la selección. Además, es difícil que Messi juegue mal. Siempre lo hace bien. Si puede hacer más, seguro que todos queremos dar más. Lo más importante de todo es agradecerle y dejarlo tranquilo para que sea feliz.

¿Y de qué manera se lo puede dejar tranquilo?

No pensando que Messi tiene que ganar el partido solo, en por qué Messi juega en el Barcelona de una manera o de otra. Hay que dejarlo tranquilo. En vez de pensar en por qué no canta el himno, pensemos en que está con nosotros. Él se fue chico a España.

¿Y cómo lo encontró?

Lo vi muy tranquilo. Es la primera vez que hablo con él.

¿En qué lugar se lo imagina?

En líneas generales, lo imagino más centroderecha. como jugaba antes. Que yo sepa, Messi tenía tres funciones. La primera, como wing derecho falso. Después, cuando el equipo tenía necesidad, Barcelona cambiaba el triángulo que tenía. O sea, en vez de tener el vértice hacia atrás, lo tenía hacia adelante, y pasaba él a jugar más retrasado, que fue lo que pasó con nosotros en Abu Dhabi. Porque cuando estaban perdiendo entró Pedro y él pasó a jugar de enganche. Entonces, tenés el triángulo hacia atrás con dos cinco, Messi de enganche y los tres puntas. Hoy me lo imagino libre de centroderecha o de enganche.

¿Como persona, cómo le pareció?

Me pareció correcto, serio, humilde, centrado. Lo vi con ese crecimiento personal, de la edad que tiene, 24 años, que va madurando y tomando más responsabilidades.

¿Por eso es que lo nombró capitán?

Yo no lo había pensado. Salió de la pregunta de un periodista, que me hizo pensar. Y lo charlé, lo analicé, con mis colaboradores, también con él. Soy una persona que me gusta escuchar a los demás, tengo mi pensamiento, pero oyendo a los demás puedo enriquecerlo.

Sus miedos

Sabella es un entrenador obsesivo. Quizá por eso es comparable con Marcelo Bielsa. Lo evoca en la charla. “Como dijo Bielsa, el que no tiene miedo es un irresponsable. El temor te mantiene alerta, para que no se te pasen las cosas, los detalles. Por eso digo que es bueno tener un poquito de miedo. No viene mal. Eso sí, si te pasás, es contraproducente”, dice.

¿Y a qué le tiene miedo?

No sé si llamarlo temor o preocupación. A que las cosas no salgan bien o haya imprevistos, por ejemplo. Uno piensa en que no se te lesionen los jugadores, que salga todo bien en el viaje, que no haya problemas cuando vas al exterior en los hoteles o a visitar el campo de juego. Siempre hay que estar en los pequeños detalles.

Batista arrancó con respaldo para la Copa América y se terminó yendo por los resultados. ¿No le tiene temor a que le suceda lo mismo?

Hace mucho tiempo no ganamos nada. Hay una presión extra, seguro. Y por ser una potencia futbolística, hay urgencia.

¿Y por qué cree que la selección no consigue resultados?

Es difícil. Habría que hacer un análisis extenso. El fútbol está parejo, hay equipos que han evolucionado y me acuerdo de la época de chicos. Pensábamos que éramos los mejores del mundo.