Leonel seguirá con la misma idea: Giovanni Moreno

La figura del Racing lamenta lo sucedido con ‘Bolillo’, pero celebra que el relevo lo haya tomando Álvarez.

La sonrisa que enseña apenas se sienta para conversar con El Espectador es una señal de que le volvió el alma al cuerpo. Y que ese dolor que lo acompañó durante el primer semestre, apenas es un mal recuerdo, ya enterrado en su memoria. Ahora, recuperado de la rotura de ligamentos que, incluso, le impidió jugar la Copa América, Giovanni Moreno es pura felicidad. Un síntoma, a fin de cuentas, de su juego. Porque lo que este antioqueño contagia con su pie izquierdo es alegría, placer, lo más puro de este fútbol contaminado de táctica.

Y aunque el entrenador de Racing Club, Diego Simeone, es un fanático de la estrategia, sabe perfectamente que cuenta con un jugador capaz de romper cualquier esquema. Por eso hace una semana lo incluyó como titular en el triunfo ante Olimpo de Bahía Blanca. Por eso esta noche, ante Unión en Santa Fe, El Mago colombiano volverá a formar parte del onceno inicial. Sí, Gio está de regreso. Y los hinchas de la ‘Academia’, superagradecidos.

Lo sabe este crack que se expresa con soltura en el mano a mano que se produce en la sala de prensa del Cilindro de Avellaneda, mítico templo de la pelota. Y él les devuelve las flores. “A la gente de Racing lo único que tengo para decirle es gracias por el apoyo, por el cariño. Me trataron muy bien y no voy a olvidar cómo me recibieron el día del regreso. Esta gente me trata demasiado bien y lo menos que puedo hacer es estar en Racing y brindarme por esta camiseta”, asegura el mediocampista de 25 años, vestido de negro, su color favorito.

Es común en los jugadores que pasan por este tipo de lesiones que sientan temor a la hora de volver a jugar. ¿A usted le pasa?

Si no hay dolor, es muy difícil pensar en la lesión. Cuando uno está en una cancha uno se olvida de todo. De los problemas, de todo. Lo que ocurrió con All Boys, ya pasó. Ni pienso en la lesión ni en volver a lesionarme.

¿Estaba ansioso por el regreso?

Para el que se lesiona, la recuperación siempre es lenta. Parece que el tiempo no pasa. Pero no quería apurarme. Y ahora estoy pensando en ser parte de los once y no salir de ahí.

¿Se demoró más de lo esperado?

Siempre dije que cuando regresara lo tenía que hacer sin dolores y pensar sólo en jugar bien. En el fútbol no se puede vivir del pasado, siempre es presente. Pensaba eso, que cuando jugara iba a estar en las mejores condiciones. Por fortuna el resultado se dio y me sentí cómodo en la cancha.

Justamente, mejor imposible el resultado. Un triunfo, un gol de su compatriota y amigo, Teófilo Gutiérrez, una vuelta redonda.

Lo importante fue que se ganó. En casa no se pueden ceder puntos. Lo del regreso, la alegría, la celebración y el hecho de que estemos Teo y yo en la cancha está en otro plano. Lo fundamental es ganar. Es el mandato del fútbol.

Está bien, pero usted es un paladín del juego bonito. Y en Argentina siempre está en discusión eso de jugar bien y jugar lindo.

No sé qué es jugar bien o lindo. Es crear una polémica. Algunos dicen que jugar bien es tener la pelota, otros que es ser contundente. Hablar de “jugar bien” es más difícil que hablar de política. Son pensamientos. Algunos también dicen que jugar bien es tirar seis caños... creo que ahora jugar bien es ganar.

Pero usted se divierte haciendo túneles...

Sí, uno como jugador siempre quiere hacer las cosas bien y que todo se le vea lindo. Pero ahora es muy difícil lograrlo.

Lo único que le faltó en su retorno fue el gol. ¿No se va a poner ansioso?

Prefiero que el equipo gane. En el regreso algunos me decían que tenía que ser con gol. Pero la verdad es que quedé muy tranquilo porque tuve chance de darle a Teo dos pelotas de gol.

Teo, su amigo

Gio tiene claro que el contexto le impone ganar o ganar. Especialmente en un club tan necesitado como Racing, un grande del fútbol de estas latitudes. Sin embargo, no resigna ese espíritu lúdico que trajo desde Colombia. El festejo del gol de Teo ante los bahienses fue un claro ejemplo, más allá de las amonestaciones que recibieron el goleador costeño y Lucas Castro. Moreno, vaya a saber uno por qué, zafó de la amarilla. Y eso que se puso el gorrito multicolor mientras su socio colombiano tocaba el bongó al ritmo del vallenato.

¿Cómo se les ocurrió celebrar de esa forma?

Salió así. Los instrumentos siempre los llevamos a la concentración y queríamos sacarlos. Los gorros les dije que los compraran, porque se iba a ver muy simple sólo con los instrumentos. Más que nada fue por la alegría, cuando vamos en el micro sacamos eso y tocamos, y queríamos sacarlo para que la gente también lo viera. Lástima lo de las tarjetas. No lo vamos a poder hacer más. Creo que fueron injustas.

Parece que la relación con Teo marcha viento en popa.

Lo conozco desde la selección. Lo tuve de compañero y también lo enfrenté. Es un jugador que tiene una capacidad goleadora impresionante. Me preguntaban a mí cuando iba a llegar a Racing: “¿Cómo es Teo?”. Y respondía: “Hace goles”. “¿Pero cómo es?”, me volvían a preguntar, y no sabía qué decirles. Cuando uno está así, con jugadores que hacen goles, te facilita las cosas. En una o dos que le dejes la va a meter. Me llena de mucha confianza tener un delantero como Teo al lado.

Hoy, si tuviera que dar una definición de Teo, además de que hace goles, ¿qué agregaría?

Es un monstruo. Muchos lo pueden criticar por ser canchero, pero tiene personalidad y huevos para jugar al fútbol, no se achica. No lo digo yo, lo demuestra partido a partido.

Da la sensación de que ustedes dos son insustituibles en este equipo.

Ninguno es imprescindible, ni yo ni Teo ni Toranzo. El equipo tiene que funcionar bien para que podamos lograr grandes cosas.

Mencionó a Patricio Toranzo. Cuando dijo que quería jugar con él, ¿no le metió presión a Simeone?

Que diga que quiero jugar con Toranzo no significa que busque influir en el técnico. Creo que los jugadores no podemos meter jugadores. Fue sólo una opinión que dije, porque en el momento que llegué con el que me tocó jugar fue con Toranzo, y es un futbolista que juega bien. Los buenos jugadores quieren estar con los buenos jugadores. Lo admiro mucho, me encanta la técnica que tiene y, si fuera por mí, me encantaría tenerlo al lado donde sea.

¿Y hoy cómo juega Racing?

Cuando llegué, Racing era otro equipo, con otro técnico. Todavía estamos buscando una identidad y tenemos que estar convencidos de qué tipo de equipo queremos ser. Con Miguel Russo teníamos un estilo definido, pero nos convertían muchos goles. Ahora estamos buscando una identidad tratando de ser compactos y equilibrados. Se van a ver los resultados cuando termine el torneo.

¿La defensa es el principal problema?

Cuando uno está protegido atrás, confiado de que el partido no lo vas a perder, tenés la tranquilidad de que en cualquier momento Teo, Hauche, Castro o los que estén jugando, en cualquier momento, van a resolver. Si estás jugando y estás pensando que temés que vas a empezar perdiendo es muy difícil. En cambio, cuando tenés esa seguridad, sabés que en cualquier momento los de arriba resuelven.

¿Y para qué está Racing en este torneo?

Cuando uno habla sin saber qué va a pasar, puede terminar siendo castigado. Por cómo está el torneo ahora, es muy difícil determinar si podemos ser campeones jugadas tan pocas fechas. Lo que sí digo es que este equipo tiene que pensar en ganar cosas importantes. Si uno se pone a mirar el promedio, no vamos a trabajar tranquilos. Por eso, hay que mirar para arriba, no para abajo. Hay que ir partido a partido y sumar para pelear arriba y apostar a llegar lo más lejos posible.

¿Y con qué equipo van a pelear el título?

Nunca me gustó hablar de los demás equipos. Me preocupo del mío y de mis compañeros. Tenemos que seguir manteniendo la misma idea de juego y entender el mensaje de Simeone. Ahora es muy difícil hablar de favoritos. El torneo está en un momento en el que cualquiera se puede ir y cualquiera se puede quedar.

La tricolor

La selección es un tema ineludible para Gio. Justo cuando era una de las principales figuras elegidas para la Copa América, se cruzó con Hugo Barrientos, el jugador de All Boys que le rompió los ligamentos. Pero, como el propio jugador dice, todo quedó atrás. Y ahora está soñando con volver a vestir la tricolor.

¿Cómo vivió la Copa América?

La Copa América era un sueño, pero ya está. Ahora mi gran objetivo con la selección es clasificar al Mundial. Espero ser convocado para ayudar a mi país.

¿Y considera que será convocado para las eliminatorias?

Para estar en la selección primero hay que hacer las cosas bien acá. Primero hay que pensar en Racing. Lo demás va a llegar solo.

¿Qué le pareció lo que sucedió con Hernán Darío Gómez?

Fue una verdadera pena, algo inesperado. Bolillo había hecho un buen trabajo. Se le va a extrañar.

¿Y Leonel Álvarez? ¿Es el técnico indicado para reemplazarlo?

Todavía no he hablado con él, pero lo conozco, lo tuve como entrenador en la selección cuando estaba Hernán, así que creo que se va a seguir con la misma idea y con la misma tónica. Esto es bueno, porque se estaba creando un proceso y no hay que dañarlo.

¿Esta es la mejor selección de los últimos tiempos?

Se vio progreso en la Copa América. Lo que necesitamos ahora es mantenerlo. Ojalá que nos vaya de la mejor manera. No van a ser sencillas las eliminatorias. Hay muy buenos equipos y todo es muy parejo.