10 Mar 2021 - 2:54 a. m.

Los dos mares de Egan Bernal y Nairo Quintana

Con la presencia de seis pedalistas colombianos arrancará este miércoles la Tirreno Adriático, una de las carreras por etapas más importantes del ciclismo. Egan y Nairo, renovados.
Thomas Blanco

Thomas Blanco

Periodista

La recuperación física será larga, llevará tiempo, tal vez años. Pero en la psicológica está del otro lado. Egan Bernal está firmando una de las temporadas más especiales de su carrera luego del duro 2020, en el que se tuvo que retirar del Tour de Francia por dolores y problemas en su espalda. En aquel Tour estaba marcando los mejores números de su carrera, incluso superiores a los del año en que salió campeón. El dolor de la espalda se trasladó a la cabeza: los demás eran superiores que él, la competencia había cambiado. Un coctel que hizo que, por momentos, dejara de disfrutar de la bicicleta.

Y para este año, el Team Ineos se enfocó en solucionar ambos frentes. Para el físico, que deriva en que tiene una pierna más larga que la otra, lo que desencadenó en otros problemas, ha hecho ajustes biomecánicos: le bajaron la altura del sillín y le recortaron la distancia con el manillar. Ha funcionado. La rehabilitación es larga y la cirugía no es una alternativa. Y para el aspecto psicológico el objetivo era que volviera a disfrutar del ciclismo, algo que coincidió con el cambio de estrategia del equipo británico, pues ahora promulga una forma de correr más abierta y ofensiva.

Lea: El récord de Patios sigue sin batirse: la memoria perdida detrás del alto

Así llegó el tercer lugar en el Tour de la Provence, en el que trabajó para su compañero y compatriota Iván Sosa, quien salió campeón. Así fue subcampeón del Trofeo Laigueglia ganando al embalaje ante corredores como Champoussin, Landa, Ciccone y Vansevenant. Así logró un histórico tercer puesto, sin ser especialista, en la Strade Bianche, una de las clásicas de mayor culto y exigencia del ciclismo. Explorando nuevas facetas, pero sobre todo disfrutando.

Con esa moral alta, con la mira en el Giro de Italia, compite este miércoles en la Tirreno Adriático, una de las carreras por etapas más importantes del World Tour, que cuenta con la presencia de seis colombianos: Sergio Higuita, Daniel Muñoz, Álvaro Hodeg, Fernando Gaviria y Nairo Quintana.

El jefe de filas del Arkea también vive momentos alegres tras el duro 2020, en el que no pudo conseguir un buen resultado en el Tour de Francia. Se cayó cuatro veces, más que por casualidades, por las causalidades de no contar con un equipo que lo protegiera y ubicara bien en el pelotón. Y empezó el año con la dura noticia de no ser invitado al Giro de Italia, carrera con la que se trasnochaba. Por lo que el objetivo, otra vez, será el Tour de Francia. Eso sí, conociendo las limitaciones que hay en la nómina de una escuadra que no es del World Tour.

Las dudas de su estado físico eran tema de conversación, pues Nairo acabó el año con dos operaciones en sus rodillas. Duró varios meses sin entrenar, pero el regreso y comienzo de temporada ha sido para ilusionarse. Terminó noveno en el Tour de Los Alpes Marítimos, fue 19 en el Trofeo Laigueglia y el pasado fin de semana llegó cuarto en el GP Industria & Artiginiato. A pesar de sus cirugías llegó a lo mismo de siempre: pelear entre los mejores.

(Lea: “El Zipa” Forero, el ingeniero de la primera Vuelta a Colombia)

La carrera presenta un cartel de lujo, pues el reciente campeón del UAE Tour y del Tour de Francia, Tadej Pogacar, es el máximo favorito. También aparecen Vincenzo Nibali, Mikel Landa, Julian Alaphilippe, Joao Almeida, Wout van Aert, Jakob Fuglsang y el último campeón de la Strade Bianche, Mathieu van der Poel. El Ineos cuenta con una nómina ultraofensiva, pues además de Egan estarán Geraint Thomas, Filippo Ganna, Michal Kwiatkowski, Jonathan Castroviejo, Pavel Sivakov y Salvatore Puccio.

La Tirreno Adriático es una carrera con un sabor especial para Nairo Quintana, el colombiano con mayor renombre en la historia de esta competencia, pues ha sido campeón en dos oportunidades (2015 y 2017) y tercero en una ocasión (2014). Rigoberto Urán también fue tercero en 2015.

Eso sí, este año será una Tirreno Adriático con menos trazado montañoso del habitual. El calendario de los favoritos está marcado con una X en la cuarta fracción, la etapa reina, con final en alto, con más de 3.200 metros de desnivel y tres puertos de montaña, el último de 14,2 kilómetros al promedio del 7,2 %. Una escalada larga que les viene bien a los corredores colombianos.

La séptima y última jornada, una contrarreloj individual de 10,1 kilómetros en terreno llano, también aparece en el radar de todos. Y este miércoles, con un trazado en su mayoría plano de 156 kilómetros con salida y llegada en Lido Di Camaiore, los velocistas serán los encargados de definir al primer líder de la carrera. Fernando Gaviria, Álvaro Hodeg, Caleb Ewan y el mismo Van Aert parten como favoritos.

Así empieza el trayecto desde el mar Tirreno hasta el mar Adriático en la carrera de los dos mares. El tridente de Neptuno, dios de los mares, lo obtendrá el campeón, un trofeo que tanto Egan como Nairo, tras superar sus mares picados, tratarán de levantar.

Comparte: