12 Jun 2021 - 8:39 p. m.

Evert y Nadal, la realeza del polvo de ladrillo

Con la final de Roland Garros, y sus dos semanas de magnífico tenis, es inevitable recordar las grandes figuras que han levantado el trofeo. Por ejemplo, los exnúmero uno del mundo Björn Borg y Steffi Graf han ganado el torneo en seis ocasiones. También el checo Ivan Lendl y la serbia Monica Seles han sido tricampeones en las canchas de París. Pero, a pesar de todos estos nombres, hay dos jugadores con el mayor número de títulos del certamen francés: Chris Evert y Rafael Nadal.

La estadounidense Chris Evert es reconocida como una de las mejores tenistas de todos los tiempos y sin duda una especialista en polvo de ladrillo. De los 18 torneos de Grand Slam que ganó en toda su carrera, siete de ellos son de Roland Garros. En 1973, con solo 19 años, llegó a su primera final de este torneo, pero con la mala suerte de tener a la gran Margaret Smith como rival. A Evert se le escapó el título por un resultado final de 6–7, 7–6, 6–4 a favor de la australiana.

Lea también: La tragedia que sufrió Monica Seles y que cambió la historia del tenis

Sin embargo, el año siguiente, en 1974, llegó con la número uno al torneo en París y logró llevarse la Copa Suzanne Lenglen a casa por primera vez. Con 20 años, derrotó a Olga Mozorova en un partido de dos sets a cero. Su segundo título llegó un año después, donde venció a su máxima rival, Martina Navratilova, en la primera final de Grand Slam entre ambas.

En su reinado de 12 años, entre 1974 y 1986, Evert enfrentó en la final a tenistas como Wendy Turnbull (1979), Virginia Ruzici (1980) y Mima Jausovec (1983).

El 7 de junio de 1986, Evert derrotó a Navratilova para ganar Roland Garros por séptima y última vez. Este éxito la colocó dos títulos sobre la anterior poseedora del récord, la australiana Margaret Court. Desde entonces, lo más cerca que estuvo una jugadora de su récord fue Steffi Graf, que triunfó seis veces. Es justo que la estadounidense haya obtenido su primer y último título de Grand Slam en las canchas de París.

Rafael Nadal Parera, no necesita presentación alguna. Rafa ha sido el rey del polvo de ladrillo desde que Carlos Moyá dejó las canchas en el 2010. De los 70 torneos que ha jugado en esta superficie ha ganado 46, entre ellos los de Roland Garros: en un lapso de 16 años obtuvo 13 victorias. Tres veces en su carrera, el español ha ganado cuatro títulos consecutivos del Abierto de Francia.

Rafael Nadal ha tenido una carrera brillante desde que irrumpió en las canchas de este Gran Slam. El español logró un gran éxito en Francia, ganando Roland Garros en su primer intento en el Grand en el 2005. Nadal, con 19 años recién cumplidos, venció al gran favorito al título, Mariano Puerta. Tras su victoria los dos años siguientes, en el 2006 y 2007, se convirtió en el jugador más joven en conseguir un triplete en París, a sus 21 años.

Lea también: Ladislao Kubala, la razón por la que se construyó el Camp Nou

En 2008 y 2010 repitió título derrotando al suizo Roger Federer y a Robin Soderling, respectivamente. El triunfo del 2011 pasó lo inimaginable: Nadal llegó a la altura del sueco Björn Borg, con seis títulos. Al año siguiente, logra su séptimo título y se convierte en el hombre más laureado en París. Los tres años siguientes mantuvo su título, hubo una pausa entre dos años y desde el 2017 ha ganado el Abierto Francés.

Nadal ha perdido tres veces de sus 15 años en Roland Garros. Roger Federer (2009), Stan Wawrinka (2015) y Novak Djokovic (2016) son los únicos jugadores en ganar Roland Garros desde el debut de Nadal en la competición. Rafa ha derrotado a Federer y Djokovic cuatro veces cada uno y al austriaco Dominic Thiem en dos ocasiones consecutivas, en el 2018 y 2019.

Este 2021, Barbora Krejcíková salió victoriosa de la edición 120 de Roland Garros, agregando el primer título de Grand Slam a su palmarés. Este triunfo le convirtió en la segunda checa en conseguir este torneo junto a Hana Mandlísková, ganadora en 1981.

(Nadia Comaneci, la gimnasta perfecta que escapó del comunismo)

Este domingo es la final masculina entre Stefanos Tsipsipas y Novak Djokovic. Por un lado, Tsipsipas disputará su primera final de Grand Slam y se convierte en el primer griego en llegar a este punto en uno de los cuatro grandes. También es el jugador más joven en jugar una final, con 22 años y 305 días, desde el inglés Andy Murray en el 2010.

Djokovic, el otro finalista, busca ganar su título número 18 de Grand Slam y segundo del Abierto Francés. La última vez que levantó el Coupe des Mousquetaires fue el cinco de junio del 2016. Este año el trofeo será entregado por Björn Borg por el aniversario número 40 de su último título de Roland Garros.

Comparte: