Publicidad
3 Aug 2021 - 4:18 a. m.

Karsten Warholm: oro y plusmarca en los 400 metros vallas en Tokio

El noruego tuvo una carrera perfecta, bajó su propio registro y se consagró como el hombre más rápido del planeta en esta prueba.
La sorpresa de Karsten Warholm luego de terminar la prueba.
La sorpresa de Karsten Warholm luego de terminar la prueba.
Foto: Agencia EFE

El atleta noruego Karsten Warholm lo hizo bien todo este lunes, martes en Japón: ganó la prueba de los 400 metros vallas, quebró su récord mundial y de paso impuso el olímpico luego de una carrera perfecta que le permitió quedarse con el oro en Tokio 2020.

Warholm detuvo el cronómetro en  45.94 segundos superando en  un formidable duelo al estadounidense Ray Benjamin, que terminó segundo con 46.17.

Se trata del segundo récord mundial que cae durante los Juegos de Tokio 2020, después del conseguido por la venezolana Yulimar Rojas en la final de triple salto (15,67).

En contexto: Todo lo que necesita saber de Tokio 2020

La medalla de bronce fue para el brasileño Alison dos Santos, que batió su récord sudamericano con 46.72, a solo dos centésimas del récord mundial anterior.

La cara de asombro del propio Warholm, que tenía el récord anterior en 46.70 desde el 1 de julio pasado en Oslo, ilustró lo que significó el registro impuesto.

Era uno de los grandes enfrentamientos de los Juegos de Tokio y no defraudó. El plusmarquista mundial y el campeón estadounidense se veían las caras en Tokio por primera vez este año después de haber sostenido un duelo de grandes marcas, cada uno por su cuenta.

Lea aquí: Yuberjen Martínez perdió en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

El 1 de julio, en los Bislett Games de Oslo, Warlhom logró, al fin, con una marca de 46.70, acabar con el récord acuñado por el estadounidense Kevin Young en los Juegos de Barcelona 1992 (46.78).

Solo cuatro días antes, en Eugene, Ray Benjamin se había quedado muy cerca de batirlo con 46.83, pero el noruego, que ha derrotado al norteamericano las cuatro veces que se han enfrentado, se apresuró a tomar la delantera.

En la hora suprema de la final olímpica, Warholm ratificó su hegemonía sacando una ventaja amplia antes de sortear el último obstáculo. Felicidad total para el hombre que ahora es amo y señor de esta modalidad del atletismo.

Oro en el último salto

En el foso de longitud, un salto de siete metros justo en la última ronda proclamó campeona olímpica a la alemana Malaika Mihambo, también campeona mundial, en una final con las cuatro mejores separadas por nueve centímetros.

La estadounidense Brittney Reese, que acariciaba ya su segundo título olímpico a falta de una ronda, terminó segunda con tres centímetros menos que la alemana, y con la misma marca que la nigeriana Ese Brume, quien fue bronce

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.