16 Jan 2016 - 3:45 a. m.

“Lo más fácil es subirse al auto y manejar”: Carlos Muñoz

Su gran objetivo será ganar las 500 Millas de Indianápolis, en las que quedó segundo en 2013.

Redacción Deportes

El piloto bogotano Carlos Muñoz, de 24 años de edad, prepara su participación en la temporada de la IndyCar, una de las categorías más importantes del automovilismo mundial.

Con el equipo Andretti Autosport, el colombiano ganó el año pasado el Gran Premio de Detroit y en 2013 fue segundo en las tradicionales 500 Millas de Indianápolis.

¿Qué objetivos tiene para 2016?

Sin duda el principal será Indianápolis, pues se cumple la edición 100 y seguramente será muy especial. En la IndyCar la meta será pelear podios y ganar la mayor cantidad de carreras posible. Lo bonito de esta categoría es que todo puede pasar, no hay un dominador absoluto. Hay que tratar de rendir al ciento por ciento con las herramientas que tienes.

De sus 24 años de vida lleva 12 fuera del país, ¿por qué se fue?

Comencé a correr a los siete años, en un kart que le entregaron a mi papá como parte de pago por una deuda. A los 12 él me dijo que si quería dedicarme en serio al automovilismo tenía que irme a Europa y yo, que quería comerme el mundo y tenía el apoyo de la familia, no lo dudé.

Corrió en España e Inglaterra, ¿qué le dejó su paso por Europa?

Fue una experiencia maravillosa. Todo fue valioso. Maduré y aprendí mucho de las carreras, de las prácticas. Soñaba con llegar a la Fórmula Uno, pero la puerta de entrada es pequeña y se necesita tener enorme respaldo económico, así que cambié de pensamiento y me propuse ser profesional, así fuera en otra categoría.

¿Y cómo llegó a Estados Unidos?

Tuve un año malo en Europa y apareció la opción de ir a la Indy Lights. Por fortuna las cosas salieron bastante bien.

¿Cómo es la vida de un piloto?

Realmente para uno lo más fácil es subirse al auto y manejar. Detrás hay mucho entrenamiento físico y mental, reuniones con los mecánicos, con los ingenieros, además de los compromisos comerciales con el equipo. Sin contar la búsqueda de patrocinios.

¿Qué hace cuando quiere desconectarse de su trabajo?

El mejor plan es ir a cine, lo hago al menos una vez a la semana. Me gusta escuchar música, un poco de todo. Últimamente el ciclismo se ha convertido en mi nueva pasión.

¿Se puede vivir del automovilismo?

No es fácil. Por fortuna siempre he contado con el apoyo de mi familia y he tomado buenas decisiones en mi carrera. Hago lo que me gusta y mi vida gira en torno al deporte.

¿Todavía lo acompañan a las carreras sus padres y su hermano?

A muchas, es una pasión familiar, algo que disfrutamos juntos desde hace años. Me gusta que sepan que estoy acá por ellos.

¿Quién ha sido el mejor piloto de la historia?

Ayrton Senna, por lo que hacía dentro y fuera de la pista.

¿Cómo es su relación con Juan Pablo Montoya?

Siempre fue un ejemplo. Cuando yo tenía como ocho años, corría con su hermano en Estados Unidos y Juan Pablo me ayudó con un problema mecánico de mi kart. Cuando yo iba a correr mis primeras 500 Millas me llamó para darme consejos. Ahora somos rivales, pero nos llevamos muy bien.

¿Cómo analiza el momento del automovilismo en Colombia?

A los pilotos de mí generación les tocó salir del país porque acá no había apoyo, pero creo que en los últimos dos años eso en algo ha mejorado, hay más pilotos y más categorías, como la monomarca, aunque se necesita mayor infraestructura y más competencias.

¿Qué sueño tiene ahora?

Correr muchos años en la élite. Ojalá en algún momento pueda ayudar al desarrollo del deporte acá y construir un circuito que lleve mi nombre, aunque hay que ir poco a poco.

Comparte: