23 Apr 2020 - 11:47 p. m.

Nadia Comaneci, la gimnasta perfecta que escapó del comunismo

La rumana obtuvo el primer puntaje perfecto en unas Olimpiadas en la disciplina a la que todavía dedica sus días. Sus triunfos fueron utilizados por el régimen de Nicolae Ceausescu, del cual logró huir.

Sebastián Arenas - @SebasArenas10

Nadia Comaneci tenía 14 años cuando realizó la presentación perfecta en las barras asimétricas, en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976. / AP
Nadia Comaneci tenía 14 años cuando realizó la presentación perfecta en las barras asimétricas, en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976. / AP

Georghe, un mecánico, y Stefania Comaneci, una oficinista, vivieron el nacimiento de su hija el 12 de noviembre de 1961. La bautizaron Nadia, que proviene del rumano Nadejde, que significa esperanza. La pequeña los colmó de alegrías y a veces de problemas, a causa de su hiperactividad. Para que utilizara su enorme energía, Georghe inscribió a Nadia en clases de gimnasia en su natal Onesti. La niña tenía un talento desbordante y con apenas siete años participó de su primera competencia, en 1969. En el Campeonato Nacional Juvenil de Rumania se tropezó varias veces durante sus presentaciones y terminó en el puesto 13. Desde entonces se propuso ser una campeona. Al año siguiente fue la primera en ese certamen.

Lea también: La salida “Lavolpiana”

Comparte: