Por: Antonio Casale

Más que fútbol

La evidencia demuestra que los logros deportivos más importantes de nuestro país no tienen que ver con fútbol, y tanto los periodistas como la afición, el Estado y la empresa privada estamos en mora de hacer las cosas mejor. Y no se trata de quitarle al fútbol lo que se ha ganado entre la gente.

Los resultados a escala internacional en materia futbolera no son malos, pero siguen faltando títulos. Mientras en esta década los ciclistas de ruta conquistaron las tres grandes, Mariana Pajón ganó dos oros olímpicos, Catherine Ibargüen es la mejor atleta del planeta, los tenistas coronaron Wimbledon y se baten récords orbitales en otras disciplinas; el fútbol, siendo el deporte que goza de más apoyo económico, por mucho nos regaló unos cuartos de final en un mundial.

Pero tenemos que ser más proactivos para convertirnos en potencia deportiva global. Comencemos por los periodistas. Tenemos que capacitarnos mejor para suplir las necesidades de un público que necesita que lo informen y eduquen sobre los valores de todos los deportes. Cada uno tiene reglas distintas, en cada uno se requieren características físicas, técnicas y mentales diferentes y hay que valorar que se compite contra deportistas de todo el mundo que se han preparado para el éxito tanto como los nuestros.

Solo así podremos construir una mejor afición, una que valore no solo a los nuestros y que se prenda no solamente en los momentos en que algún compatriota tenga posibilidades, sino una que adquiera la capacidad de entender el juego. La Fórmula Uno, por ejemplo, se acabó para Colombia cuando Montoya se fue para la Nascar.

El Estado, aunque ha mejorado su aporte, sigue en claro desbalance con la capacidad de los deportistas. El presupuesto del otro año presenta recortes en infraestructura. Ojalá el Ministerio del Deporte traiga más apoyo. La empresa privada también ha mejorado su aporte deportivo, pero seguimos en pañales. Si Estado y privados no aumentan su cuota será muy difícil mantener la curva ascendente.

Es momento de que el fútbol se suba al bus de los ganadores y para eso hay que trabajar más y mejor. Pero también es la hora de que todos hagamos lo que nos corresponde para que nuestra cultura deportiva crezca de una forma sostenida e irreversible. Si se logra probablemente seamos un país menos loco.

873241

2019-07-29T06:00:00-05:00

column

2019-07-29T06:00:01-05:00

[email protected]

none

Más que fútbol

16

2418

2434

 

Buscar columnista

Últimas Columnas de Antonio Casale

Colombia panamericana

El enemigo de James

El tamaño real

Cabal, Farah y los japoneses

La caja negra