"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 1 hora

'Me gusta ver jugar a James'

A pesar de que no fue convocado para el Mundial de Brasil, Kaká vive con intensidad el torneo que se realiza en su país.

Kaká se coronó campeón con Brasil en el Mundial Corea-Japón 2002. / AFP

Si a uno le nombran a Ricardo Izecson dos Santos Leite no logra dimensionar la importancia del personaje que tiene en frente. Pero cuando le explican que se trata de Kaká, entiende que es sobre uno de los mejores futbolistas de los últimos tiempos.

El volante brasileño de 32 años de edad, quien actualmente juega en el Milan italiano, atendió por invitación de adidas a un exclusivo grupo de medios de comunicación, entre los que estaba El Espectador. Habló del Mundial que se realiza en Brasil, de la dramática clasificación de su selección a cuartos de final y, claro, de Colombia y James Rodríguez, un jugador con el que algunos lo comparan.

Amable y respetuoso, explicó primero que no siente nostalgia ni envidia por no formar parte del equipo de su país, pues considera que hizo todo lo que estuvo a su alcance para entrar en la convocatoria.

“Estoy muy feliz por la forma en la que se ha desarrollado el Mundial. Ha estado muy bien organizado y por fortuna ha tenido buen nivel técnico, táctico y físico. Jugué en Corea-Japón 2002, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, por lo que no había tenido la posibilidad de disfrutar como aficionado. Lo he pasado bastante bien, aunque sufriendo mucho, porque se siente impotencia”.

 ¿Qué le ha sorprendido del torneo?
En lo futbolístico, sin duda, Costa Rica, que no contaba para nadie. Después, pues las de siempre: Brasil, Holanda, Alemania, Argentina, que han tenido algunas dificultades pero han jugado bien. Nuestra selección sufrió para eliminar a Chile, pero avanzó, que es lo importante. Ojalá ese golpe anímico la ayude para lo que falta. Lo único malo es que noto que los jugadores están demasiado presionados.

 ¿Cuáles son sus favoritos?
Me gustaría una final Brasil-Alemania. Mi equipo ha mejorado y tiene el apoyo de todo el país y Alemania, como siempre, está muy preparada, y fiel a su tradición y planificación vino al torneo a pelear el título.

 ¿Qué opina de Lionel Messi y Neymar, las dos superestrellas del Mundial?
Son dos grandísimos jugadores que han resultado fundamentales para sus selecciones. Son futbolistas diferentes que saben llevar sobre sus espaldas la presión de todo un país. Como siempre, el ganador de un duelo así será el que logre llegar al final y levantar la copa. Ambos tienen una calidad extraordinaria y le han dado brillo al torneo.

 ¿Cree que a Brasil le ha hecho falta un jugador experimentado dentro de la cancha, uno con varios mundiales encima, como usted o Ronaldinho?
Puede que haga falta, pero para salir campeón no es obligatorio tenerlo. A veces eso puede ser un punto a favor, pero no es indispensable. Hubiera ayudado, por ejemplo, en momentos claves del duelo contra Chile, cuando el equipo se llenó de ansiedad y nervios, pero al final superaron esa situación.

 Pero la gente en la calle los pide, quiere un Kaká y un Ronaldinho en la selección.
Acá en Brasil decimos que cada persona es un entrenador de fútbol. Me gustaría mucho estar en el campo, pero no fue posible. Hice todo lo que estaba a mi alcance. Muchos hinchas me querían en el equipo, pero otros no, al igual que con Ronaldinho. Sólo esperamos que Brasil tenga éxito y lo apoyamos desde afuera.

 ¿Cómo le pareció la prematura eliminación de España, Inglaterra e Italia?
Fue sorprendente. Uno pensaría que quedaron en grupos difíciles, que se vieron afectados por el clima, que llegaron cansados tras una temporada muy dura, pero hay otras selecciones europeas, como Francia y Alemania, que han hecho muy bien la tarea a pesar de tener esas mismas condiciones. Probablemente se trata sólo de cuestiones técnicas y tácticas.

 ¿Y a qué se debe la supremacía suramericana en la fase de grupos?
A que las selecciones de esta región también tienen muy buenos jugadores y son rivales de respeto, aunque me consta que en Europa siempre han tenido claro el potencial que tenemos acá. Chile y Uruguay se fueron, pero vendieron caras sus derrotas y dejaron una gran imagen. Así es el fútbol de nuestro continente.

 ¿Qué opinión le merece el caso de la sanción de Luis Suárez?
Fue algo lamentable. Uruguay perdió mucho y la Copa del Mundo también, porque es uno de los mejores jugadores del planeta. Hizo falta ante Colombia, con él el partido hubiera sido diferente.

 ¿Y cómo le ha parecido la selección de José Pékerman?
Está muy fuerte y ha venido creciendo en la competición. No me sorprende, porque tiene jugadores de gran nivel que triunfan en las principales ligas del mundo. Han tenido la suerte de que sus estrellas han llegado a Brasil en un buen momento de forma.

 ¿Y James Rodríguez?
Me gusta mucho, es un volante muy talentoso, al que yo no hubiera dejado descansar en el primer tiempo contra Japón porque un hombre así siempre tiene que estar en la cancha. No sé si va a ser el mejor del mundo algún día, no podría decirlo, pero está claro que me gusta verlo jugar. Su gol del sábado es uno de los mejores que he visto en un Mundial.

 ¿Cómo ha vivido el Mundial?
Como un torcedor más, haciendo mucha fuerza para que Brasil sea campeón. He disfrutado los partidos con mi hijo, con mis amigos, porque no creo que vuelva a ver un evento como este en mi país. Lo estoy viviendo un poco como la gente, muy diferente a como lo hacía dentro de la cancha. Eso sí, he sufrido mucho más.

 ¿Qué jugador de este Mundial se parece a usted? Lo comparan con Oscar.
Él es un gran jugador, muy cuestionado antes del comienzo de la competencia, pero es un hombre de características diferentes. Es muy solidario, se sacrifica por el equipo, pero siempre busca el gol.