La mejor nota de Don Ómar

Con una brillante actuación del 10 argentino, el club albirrojo derrotó 4-1 a Botafogo con un tanto suyo, dos de Óscar Rodas y un autogol de Leo. El próximo rival será Vélez Sarsfield y el primer juego será el próximo miércoles en El Campín.

El Pelado lo hizo todo más fácil. El equipo cardenal no tuvo que ganar a lo Santa Fe: sufriendo, y el 10 argentino fue responsable. Ómar Pérez, el genio, se echó al equipo al hombro, anotó un gol, intervino en los otros dos, filtró un montón de pases perfectos que no terminaron en su objetivo. Todo bastó para que el club albirrojo derrotara 4-1 a Botafogo y se clasificara a los cuartos de final de la Copa Sudamericana.

No era la mejor cara del conjunto brasileño: es verdad. Los titulares Sebastián El Loco Abreu, Germán Herrera, Renato, Maicosuel y Antonio Carlos se quedaron en Río de Janeiro para preparar el partido por Liga de este sábado contra Cruzeiro.

Entonces había que ganar y Santa Fe lo logró con lujo de detalles. Al minuto dos ya los dirigidos por Wilson Gutiérrez se ponían en ventaja, luego de una mala salida que permitió la recuperación del balón cerca del área del portero Jefferson.

El balón le quedó a Pérez, quien evadió a un defensa y la cruzó para que Óscar Rodas definiera con arco vacío. Una habilitación al filo del fuera de lugar.

El argentino, quien había marcado el gol del empate a uno en el juego de ida en Brasil, fue omnipresente anoche, participó en casi todas las jugadas. Incluso, cinco minutos después de que Rodas anotara, llegó su recompensa.

Jonathan Copete recuperó una vez más un balón tras una mala salida del equipo rival y asistió a Ómar Pérez en el borde del área. Un zapatazo simple, cruzado, de esos que hacen ver fácil al fútbol, terminó contra las piolas.

Por momentos la defensa santafereña lució desordenada. Alejandro Bernal y Germán Centurión no estuvieron finos. Pero adelante fueron contundentes, aprovecharon los errores del tímido rival. Al minuto 46, una vez más, Ómar Pérez filtró un pase al vacío para que Copete centrara. Y el pase encontró la pierna del brasileño Leo, que la metió en su arco.

El lujo, sin embargo, corrió por cuenta de Óscar Rodas, quien al minuto 63 amplió la cuenta. Recibió un pase de Gerardo Bedoya y de larga distancia, con la zurda, con tiempo para todo, remató a la esquina de la portería rival.

Hace un año Santa Fe lamentaba la derrota, en esta misma instancia de Copa, contra Atlético Mineiro. Y anoche, en cambio, se coreaba el ‘ole’ en las tribunas de El Campín.

Se vivió una fiesta, tanto que un perro ingresó al campo y, feliz el animal corriendo por la gramilla, duró cinco minutos en el campo mientras 14 policías trataban de atraparlo.

Luego del 4-0 el juego se convirtió en un simple trámite. Ómar Pérez filtró un par de pases milimétricos que Copete y Rodas no capitalizaron. Y terminando el juego, Álex marcó el de la honra para el club de Río de Janeiro.

Ganó, goleó y gustó. Ahora se viene un obstáculo más grande: el Vélez Sarsfield, de Ricardo Gareca, que dejó en el camino a Universidad Católica de Chile. El primer juego se jugará el próximo miércoles en la capital de la República. Mientras tanto Santa Fe celebra al ritmo de Don Ómar.

 

últimas noticias

Los valientes

Sección: 
Deportes

Jarlan y su hasta pronto

Franco Armani y el valor de confiar en uno mismo