La mentalidad en Millonarios

Conferencias, charlas de motivación, cartas y videos, además de apoyo sicológico, ayudaron a cambiarles la mentalidad a los integrantes de la plantilla. "Somos ganadores", dicen.

Detrás de la recuperación administrativa, financiera y deportiva que ha evidenciado Millonarios en los dos últimos años hay muchos secretos.

Uno de ellos es la preocupación de los nuevos dirigentes y accionistas por inculcarles mentalidad ganadora a todos los empleados del club. Y esa fue la clave para que el equipo se coronara campeón de la Copa Colombia el jueves pasado.

“Hay un trabajo que la gente no ve, pero que nos está dando muy buenos resultados”, explica Eduardo Silva, el presidente de la institución, quien contó además que “antes del partido ante Chicó, les mostramos tres videos: uno de sus familias, otro de la historia de Millos y un mensaje de la junta directiva”. “Hoy en día, esas cositas son las que dan ventaja en el fútbol”, destaca Javier Álvarez, director deportivo.

Sin embargo, ese trabajo mental comenzó a comienzos de 2010, justo después de la llegada de José Roberto Arango, quien fue el gestor del revolcón en la institución. “Me sorprendió que en el equipo no había alegría, los jugadores entraban y salían de la cancha con la cabeza abajo, no había energía ni motivación”, recuerda el dirigente paisa.

Entonces comenzó a programar charlas con sicólogos y especialistas en manejo de grupo. Después, con la llegada del técnico Richard Páez, el exjugador John Mario Ramírez se integró al grupo para fortalecerlo espiritualmente.

Al respecto, Silva señala que el aporte del exvolante bogotano ha sido fundamental, “porque es una persona que se identifica con los jugadores y es un símbolo del club. Él siempre lleva la batuta en las oraciones y los muchachos le creen”.

Claro que lo más importante ha sido el esfuerzo que han hecho los dirigentes para pagar cumplidamente los salarios y darles a los futbolistas las condiciones adecuadas para triunfar.

“Aquí no hay excusas para fracasar. Nos dan todo, nos tienen al día. Hemos conformado una gran familia, en un ambiente de trabajo fabuloso, que ya comienza a dar frutos y que se refleja en la forma como el grupo deja todo en cada partido”, reconoce el arquero Nelson Ramos, una de las figuras embajadoras en la temporada 2011.

Claro que la idea es seguir mejorando. “Logramos el primer objetivo, pero queremos más, ahora vamos por la Liga, por meternos entre los ocho y dar la pelea. El título de la Copa nos compromete mucho más y el grupo lo sabe. Somos ganadores y queremos seguir siéndolo”, dice Silva, quien en su mensaje en el camerino norte de El Campín sentenció: “Somos Millos, somos un equipo que no juega finales, sino que las gana. Un club campeón, hecho por campeones”.

Máyer Candelo, autor del gol que selló la victoria contra Chicó, admite que “estar en Millonarios es un orgullo y un privilegio. Nos sentimos felices de pertenecer a una institución tan grande y queremos seguir haciendo historia aquí”.

Aunque Millonarios ganó con justicia la Copa Colombia, evidentemente en el aspecto futbolístico todavía debe mejorar si quiere disputar una nueva estrella. Por ahora el revulsivo que significó su conversión en sociedad anónima y su trabajo mental siguen siendo las principales fortalezas de un club que ratificó con su nuevo éxito que tiene una de las mejores hinchadas del país.

Temas relacionados