Millonarios venció a Deportivo Cali sin querer queriendo

Entre los líderes y el decimotercero de la tabla hay apenas tres puntos. Los azules ascendieron a la novena casilla y los azucareros se mantuvieron como coleros.

Aunque le falta fútbol, a Millonarios le sobran ganas y actitud. Por eso le ganó anoche 3-1 al Deportivo Cali, en el partido que cerró la sexta fecha de la Liga Postobón.

El conjunto embajador abrió el marcador muy temprano, cuando su goleador Édison Toloza aprovechó un vistoso pase de Érick Moreno y con un potente remate cruzado venció al arquero Leandro Castellanos. El Cali no reaccionó y durante toda la primera mitad permitió que los azules manejaran el juego a su antojo.

Sin embargo, los locales no tuvieron ambición para buscar el segundo gol y se limitaron a manejar el balón y cuidar el resultado. Pero en el complemento el Cali fue más atrevido y salió a buscar el empate.

Para completar, el técnico Richard Páez sacó inexplicablemente del campo a Ómar Vásquez, el jugador más claro de su equipo, quien le dio paso a Carlos Preciado. De nuevo el estratega venezolano se ganó merecidamente la rechifla de la afición, que no comparte esas modificaciones.

Hasta que llegó el empate verdiblanco, a los 14 minutos, cuando Bréiner Belalcázar aprovechó un rebote y desde unos 30 metros sacó un potente remate que se metió en el ángulo superior derecho del arco de Nelson Ramos.

El volante caleño había anotado un gol parecido tres días antes, ante Santa Fe, pero en la portería norte. Y aunque los jugadores embajadores estaban advertidos de su buena condición para pegarle a la pelota, lo dejaron solo.

Afortunadamente para los locales, la reacción fue inmediata. El defensa central Pedro Franco se fue al ataque y ante un centro desde el costado de Toloza, puso la pierna izquierda para desequilibrar nuevamente el marcador y alegrar a los diez mil hinchas albiazules que llegaron a El Campín, a pesar de que llovió durante toda la tarde.

Millonarios entendió entonces que se tenía que defender, pero con la pelota en los pies. Y trató de tenerla y seguir atacando, pero sin dar espacios atrás.

Hasta que a los 77 minutos Máyer Candelo sentenció el compromiso. El volante recibió un pase hacia atrás de Toloza, hizo un amague, buscó su perfil y con un zurdazo fuerte le marcó al club que lo vio nacer como futbolista profesional.

Resistido por un sector de la afición, el 10 azul le dedicó el gol al técnico Páez, pero también agradeció los aplausos procedentes de la tribuna, una actitud conciliadora preferible a la que asume cuando responde las críticas en los micrófonos.

Y ahí terminó el partido, porque Cali no tuvo con qué volver a generar peligro y Millonarios se conformó con los dos tantos de ventaja.

Los azules, que no jugaron bien, pero fueron efectivos, ascendieron a la novena posición, con ocho puntos, a dos de los líderes: Medellín, Huila y Quindío, que a la misma hora venció 2-0 al Once Caldas, que está evidenciando la salida de varios de sus mejores jugadores.

Deportivo Cali, en cambio, se mantuvo en el fondo de la tabla, con cinco unidades. Los azucareros llevan tres derrotas, dos empates y solamente una victoria en lo que va del torneo, aunque también están atendiendo el compromiso de la Copa Sudamericana, en la que recibirán el jueves al Santa Fe, con la ventaja de haber empatado 1-1 en el juego de ida.