“No me quedó ninguna espina contra Brasil”: Carlos Bacca

El delantero colombiano, concentrado con la selección en Argentina, dice que están a la altura para la Copa América.

El delantero colombiano Carlos Bacca, goleador del Sevilla. / AFP

Hace seis años jugar al fútbol profesional era apenas una ilusión para Carlos Bacca. El debut le llegó de “grande” al delantero de Puerto Colombia. Recién a los 23 se calzó la camiseta de Júnior y tuvo su bautismo en primera división. Atrás quedó una infancia dura, cargada de carencias, y un trabajo como cobrador de bus, entre otros rebusques. Aunque recién hace cuatro temporadas, cuando pegó el salto al club Brujas de Bélgica, reorganizó su vida. Y en Sevilla de España ratificó toda su categoría con dos Ligas de Europa y goles de todos los colores. Sin ir más lejos, marcó un doblete ante el Dnipro de Ucrania hace dos semanas en Varsovia.

Sí, está en su etapa más productiva. Maduro, goleador y listo para competir por un lugar en el ataque de la tricolor en la Copa América. “Tuve la suerte de cerrar muy bien la temporada y, encima, la fortuna de hacer dos goles en la final. Aunque lo más importante para mí era conseguir un título para los aficionados y el club. Además logramos meternos en la Champions League entrante. Por eso vengo a la selección con una gran motivación, ya que mi final estuvo a la altura de lo que busqué cuando arranqué a prepararme. Ahora espero poder aportar mi granito de arena acá”, le dice a El Espectador en el Sofitel de Los Cardales, el búnker aquí en Argentina de la selección que conduce José Néstor Pékerman.

¿Está en su mejor momento?

No sé si es el mejor momento de mi carrera deportiva, pero me siento muy bien tanto en lo físico como en lo mental, con mucha ilusión de tener un gran papel en lo que se nos viene y de poder aportar lo mejor día a día en el campo de juego, al igual que mis compañeros.

Y ante tantas posibilidades de las que se hablan y clubes que lo pretenderían, ¿cómo juega en su cabeza eso?

Estoy muy tranquilo y feliz en Sevilla. Por ahora solamente pienso en lo que será representar a mi país en la Copa América, nada más. Luego veré qué será de mi futuro. Hoy en día me debo a la selección de Colombia y a mi club, que tanto me dio en este tiempo.

Pensando en el debut contra Venezuela, exactamente en una semana, ¿cómo encuentra a la selección?

Se está tratando de preparar al equipo de la mejor manera de cara a lo que vendrá. El grupo recién se completó el lunes y estamos teniendo los primeros entrenamientos en Buenos Aires. La Copa América es un torneo muy importante para toda Colombia. Aquí estamos bastante tranquilos, es un gran sitio para descansar y trabajar. Esperemos que todo salga de la mejor manera para poder coronarlo con una alegría. Sería lindo.

¿Cuánto valor tuvo el amistoso contra Costa Rica?

Fue muy importante, sin ninguna duda. Nos sirvió como una buena prueba para irnos conociendo nuevamente en un campo de juego, ya que llevamos un tiempo sin jugar para nuestro país. Además algunos, como los chicos que vinieron de Italia, debieron cerrar sus campeonatos el pasado fin de semana, por lo que aún se les nota el cansancio propio del viaje. Como siempre, todos estamos listos y dispuestos para dejar a Colombia entre los mejores de la competencia, que sabemos será bien dura porque varios seleccionados arribarán con muchas estrellas y en niveles altos. Nuestra mentalidad está puesta en prepararnos al 120% de cara a esta bonita oportunidad.

En Colombia piden verlo junto a Radamel Falcao García. ¿Se sentiría cómodo en una dupla de ataque con el “Tigre”?

Con Radamel ya hemos tenido la oportunidad de jugar juntos en la selección, como me ha tocado hacerlo con Teófilo Gutiérrez y con Jackson Martínez. Sé que el profesor Pékerman intenta sacar lo mejor de cada uno y, la verdad, lo pudo conseguir a lo largo de este proceso. En cuanto a mí, ojalá me toque jugar desde el inicio, y si no estaré alentando en el lugar que me toque. Estamos para dejar a Colombia en lo más alto de la competencia. Somos un equipo, una familia, eso es lo importante.

En caso de que se concrete esa posibilidad de la que habla, ¿de qué manera se complementarían en el área?

Los dos tenemos la oportunidad de movernos tanto por afuera como más tirados atrás o en el área. Ya el fútbol no es el mismo de antes, aquel en el que un futbolista cumplía con una función y nada más. Ahora nos adaptamos a lo que nos pida el profe Pékerman y a lo que requiera el equipo para estar mejor. Buscaremos ser un bloque y habrá que estar atentos a cómo se mueve cada uno para poder sacarle un mayor rédito a la capacidad ofensiva que tenemos en la selección.

¿Cómo es pelear por un puesto con un delantero como Teo Gutiérrez, su coterráneo, que viene levantando su nivel en River Plate?

Aquí no hay ninguna pelea, simplemente es una competencia muy sana en la que siempre saldrá beneficiada la selección de Colombia, independientemente de quien juegue. Todos estamos para aportar y anotar, ya sea que les toque a Jackson, Muriel, Falcao, Teo o a mí.

Tras el buen Mundial de Brasil 2014 que hicieron, ¿se sienten con posibilidades de ser los campeones de América?

No sé si estamos en el nivel de ganar la competencia, pero sí sé que somos una gran selección con un gran nivel y ahora partiremos a Chile con la responsabilidad de brindarle muchas alegrías a todo el pueblo colombiano, que nos estará apoyando como siempre lo hace. El desafío más importante con el que nos encontramos ahorita es estar a la altura de la circunstancias. No podemos ser inferiores.

¿Son favoritos en el grupo C o la selección de Brasil corre con ventaja?

Compartimos la zona con equipos muy importantes como Perú, Venezuela y Brasil, que tal vez está un escalón por encima del resto por algunas individualidades y por lo que la historia representa. Pero no hay que subestimar a ningún rival. Todos son complicados.

Justamente volverán a verse las caras con Brasil en un choque por los puntos tras la Copa del Mundo. ¿Es revancha?

No, no me quedó ninguna espina contra Brasil por la eliminación del Mundial, muy polémica… Ya hemos dado vuelta la página de ese suceso. Hace parte del pasado. Si no, quedaríamos estancados allí para siempre y no podríamos pensar en lo que viene, que es muy lindo.