"No me sorprende ser líder del torneo": Fáiner Torijano

El caleño de 23 años, hincha del Cali, dice que su equipo está para pelearle a cualquiera. El sábado el duelo será contra el Boyacá Chicó.

Fue aplicado en el colegio, el Comfandi de Cali. También sacaba buenas notas —dice— en Educación Física, carrera que cursó un par de semestres en la Escuela Nacional del Deporte. Hasta segundo semestre porque, en realidad, siempre soñó con ser futbolista profesional, y en 2009 Fáiner Torijano, quien estudiaba y al mismo tiempo entrenaba en la escuela Boca Júniors de Cali, fue fichado por el Centauros, de la Primera B.

Hincha del Cali, Torijano mostró su potencia en el juego aéreo y en el disparo de media distancia, a pesar de ser un hábil y aguerrido defensa central. Esas capacidades fueron suficientes para llamar la atención de Fernando Pecoso Castro, quien ya había escuchado de Tori y fue a verlo a un partido en Bogotá. Ahora, es titular del técnico manizaleño en el Quindío, conjunto al que llegó en junio de 2010 y con el que hoy celebra el liderato del Finalización, tras derrotar el miércoles al Medellín en el Atanasio Girardot.

¿Sufrió la victoria del miércoles?

Bastante. Medellín es un equipo complicado, por algo era también colíder. Además de eso estaba en condición de local, se pararon bien en la cancha y llegaron muchas veces, pero nosotros estuvimos bien en la parte de atrás.

Y eso que recibieron cuatro en Barranquilla hace cuatro fechas

Eso fue un tropezón que ya dejamos atrás. Hemos corregido las falencias y ya no nos están haciendo goles. Contra Once Caldas no recibimos y Medellín casi que no puede meter uno. Estamos muy aplicaditos atrás.

¿No es sorprendente que un equipo con una de las plantillas más baratas y joven sea líder?

A mí no me sorprende ser líderes. Ahora el fútbol en Colombia es impredecible y uno chico le puede ganar a uno grande fácilmente. El Pecoso ya nos había dicho que estábamos para ser líderes. Y, bueno, esto lo da el trabajo y porque en la cancha somos unos luchadores.

Pero seguramente que festejaron más de la cuenta el triunfo del miércoles…

Sí. El técnico nos felicitó, nos dijo que nos lo merecíamos. Nosotros estamos contentos, porque hoy somos primeros y hay que celebrarlo, pero tenemos los pies sobre la tierra y ahora toca ratificarlo el sábado.

¿Llegan crecidos para enfrentar a Chicó?

Será diferente. Chicó viene de ganar. Y nosotros siempre hemos querido ser fuertes de locales. Habrá entonces que demostrar y ratificar por qué somos líderes.

Y pensar que hace unos meses el plantel estaba en paro porque no recibían sueldo. Ahora son líderes…

Eso fue duro, porque uno tiene obligaciones, mucho más los que tienen esposa e hijos —yo tengo novia, quien vive en Cali—. Aunque en el momento nos hizo daño, ahora vemos que nos hizo más fuertes y luchadores.

¿Qué los hace tan luchadores?

Que somos jóvenes. Todos tenemos ganas de salir adelante, de mostrarnos. Porque todos soñamos con llegar a un equipo grande. Yo sueño con ponerme algún día la camiseta de la selección.

¿En qué influye el técnico Castro en ustedes?

Él siempre te habla para tu bien, te corrige, te da confianza. Desde que estoy en el Quindío soy titular y fue el ‘profe’ quien me puso a debutar en primera. Ese día me puse contento, así como mi familia.