Ómar Pérez: "Soy el mismo que debutó con Bianchi"

El argentino de 30 años será titular este martes (8:15 p.m., Fox Sports) contra Vélez Sarsfield, en el juego de ida de los cuartos de la Copa Sudamericana, en Bogotá.

Es un tipo de cábalas. Los días de los juegos se pone los mismos tenis y la misma bermuda. En su maleta carga una camiseta vieja del Club Atlético Güemes, el equipo de su natal Santiago del Estero, en Argentina. Cuando anota, besa los dos tatuajes que lleva estampados en sus antebrazos. Uno con las iniciales de sus familiares y otro en forma de corazón. Así es Ómar Pérez.

El Pelado de 30 años no cambia desde que Carlos Bianchi lo puso a debutar en primera con Boca Júniors, hace más de 10 años. “Todavía sigo siendo el mismo”, dice el admirador de Diego Maradona, Juan Román Riquelme y La Brujita Verón.

Esta martes en la noche, en el primer juego de los cuartos de final de la Bridgestone Sudamericana, el 10 de Santa Fe necesitará más que cábalas. Contra los de Ricardo Gareca será la oportunidad perfecta para emular a sus grandes ídolos, como lo hacía años atrás.

No es fácil estar peleando en Sudamericana y en la parte alta de la tabla en la Liga.

Sirve mucho para la institución. El estadio lució hermoso el día que enfrentamos a Botafogo y eso ayuda económicamente al club. Nosotros apostamos por eso. Y creo que tenemos un plantel competitivo para pelear ambos frentes.

Botafogo jugó sin algunos titulares. ¿Le quita méritos al triunfo?

Nosotros enfrentamos a Botafogo. El equipo se llama así y le ganamos bien. En esta clase de torneos uno debe entrar con firmeza y derrotar al conjunto que esté enfrente. Si eran suplentes, la mejor forma de respetarlos fue haberles ganado por goleada.

No tuvieron que ganar a lo Santa Fe: sufriendo en el último minuto…

Fuimos muy contundentes. Nos dio mucha confianza anotar en los primeros minutos del juego. Siempre quisimos tener el balón, imponer nuestro estilo. Además, los desgastamos. Esa es la ventaja de El Campín, que es una cancha muy jodida. Tenemos que aprovechar eso contra Vélez.

¿Alguna vez ha enfrentado a un equipo de Ricardo Gareca?

Nunca. Sé que él mantiene contentos a todos los planteles, es un gran motivador. Pero pienso que se entra al campo con una idea estratégica que dio un técnico, pero adentro el que resuelve es el jugador. Por eso Vélez es un conjunto duro.

¿Enfrentará a algún amigo?

No. A Fernando El Tano Ortiz lo saludo y mantenemos diálogos si lo veo. Estuvimos muchos años en las inferiores de Boca. Luego pasamos juntos a Banfield. He compartido con otros en la cancha y sé cómo juegan. Pero nada de amistad.

Un vaticinio para el juego de este martes.

Ojalá sea medio a cero. Sacar una ventaja acá, que nos sirve mucho. Aprovechar que los argentinos no están acostumbrados a jugar en la altura. Y luego ir a luchar en Liniers. Estamos muy compenetrados y decididos en lo que queremos.

En el juego en Barranquilla por eliminatorias, ¿Colombia o Argentina?

No sé (risas). Seguramente lo veré, porque ambas selecciones tienen excelentes jugadores. Ojalá lo vea con alguien del equipo para aprender juntos. No me han propuesto apostar, pero seguramente llegará la oferta: somos dos argentinos, un paraguayo y el resto colombianos.

¿Cómo ha resultado la mezcla entre los veteranos y los nuevos juveniles en Santa Fe?

Siempre aconsejé que lo hicieran. Este club tiene una excelente cantera. Nosotros tenemos la opción de jugar, a veces, un partido amistoso con la Sub-20 y de verdad que uno queda sorprendido. Hay chicos de 17 años que te piden debutar en primera y uno tiene que tirarlos al agua. Y personas como Léider, Galván, Julio, Carreño y yo tratamos de guiarlos. Ha resultado bueno.

A usted lo tiró al agua nada menos que Bianchi en Boca. ¿Tal vez no perduró en ese club por esa camada que salió en ese entonces?

Eso no lo sabremos. Boca es un club muy grande y las posibilidades de triunfar allí son pocas. Salí de una generación muy buena. Eso me sirvió para aprender de muchas personas. Y bueno, sigo siendo el mismo que debutó con Bianchi. Mi juego siempre fue así.

¿De quién aprendió más?

De Juan Román Riquelme, con quien compartía en las prácticas. A veces iba a los partidos y me quedaba mirándolo. Analizando qué hacía cuando tenía el balón o cuando el equipo rival atacaba. Cómo cobraba los tiros de esquina. Siempre le tuve la mirada encima. También admiraba mucho a La Bruja Verón.

¿Siempre ha tratado de imitarlos?

Puede ser. Los admiré bastante por sus estilos. También miré mucho a Zidane y a Maradona. Siempre procuré sacar lo mejor de cada uno y mirar qué podía hacer. La mayoría de veces no salía, pero cuando sí, esa jugada terminaba en gol.

¿Y cuál fue el resultado?

Me considero de esos enganches puros que trata de asistir al delantero. A veces lo tiro mal, otras me salen redonditas, perfectas. En ciertas ocasiones dicen que el pase fue bueno, pero en verdad fue virtud del atacante, que tuvo excelentes movimientos. No hay secreto en eso.

En Santa Fe, así salga mal, va a ser un ídolo. ¿Puede ser porque, entre otras cosas, se bajó el sueldo en tiempos pasados de crisis?

Hay unos que se olvidan de eso. Yo no lo hice para que la gente me diga cosas buenas. A mí me salió y no sólo fui yo. Casi todo el plantel lo hizo. Me siento cómodo en esta ciudad, en este país. Cuando uno está contento hace cosas grandes. Y mirá lo que logramos: que El Campín estuviera lleno contra Botafogo. Ojalá siempre luzca así.

Por el amor con el que habla de la ciudad y el país, ¿aceptaría aspirar a un puesto en la selección?

No tengo ningún problema. Mi hijo nació en Medellín, acá he estado mucho tiempo y me siento a gusto viviendo aquí.

La artillería de Vélez Sarsfield

Vélez Sarsfield visita Bogotá con una artillería integrada por los defensas Fernando Ortiz y Fabián Cubero; los volantes Héctor Canteros y David Ramírez; los delanteros Guillermo Franco y Juan Manuel ‘El Burrito’ Martínez, quien ya se recuperó de una lesión muscular. “Es un partido difícil, complicado. Jugar en Bogotá con un grande como Santa Fe siempre es difícil, pero nosotros estamos bien. Hay que regular fuerzas porque el jugador argentino no está acostumbrado a la altura. Tenemos que jugar sin desgastarnos”, advirtió ‘El Tigre’ Gareca.

Vélez dejó en el camino a Argentinos, en la segunda fase, y a U. Católica, en octavos.