Así se desarrolla el fútbol americano en Colombia

La federación, creada hace poco más de 10 años, trabaja para popularizar ese deporte en el país. Ya hay una liga nacional con ocho equipos. Su próximo objetivo es crear una selección nacional.

Hunters de Medellín y Pumas de Bogotá son los equipos más ganadores en la liga colombiana.
Santiago González

Hace poco más de 10 años, unos jóvenes bogotanos que solían pasar las tardes lanzándose un balón de fútbol americano se encontraron con que en Medellín otro grupo seguía la misma rutina. De estos dos conjuntos nacieron los equipos Pumas de Bogotá y Lobos de Medellín. Luego de contactarse por internet decidieron jugar algunos partidos amistosos y, al ver que existían más equipos en el país, decidieron conformar una liga nacional que consolidara el deporte. Así nació la Federación Colombiana de Fútbol Americano (Fecofa), en 2008.

Desde entonces, este deporte ha crecido mucho. Ya son más de 500 sus jugadores y la liga cuenta con ocho equipos, divididos en dos conferencias: Centro y Caribe. Seis conjuntos más entrarán al torneo el próximo año.

Fecofa cuenta con el reconocimiento de Coldeportes, aunque no recibe apoyo económico debido a que todavía es considerada como una aficionada. También está adscrita a la Federación Internacional de Fútbol Americano (IFAF).

Ahora busca mayor reconocimiento en el país, porque la falta de difusión ha sido su principal falencia. De hecho, poca gente está enterada de la existencia de una organización de este deporte.

Otro problema ha sido la falta de equipamiento de calidad, pues hasta hace poco se comenzó a jugar con hombreras y cascos adecuados, que fueron donados por la IFAF. Antes se presentaron varias lesiones graves por no utilizar la protección necesaria en juegos y entrenamientos.

También ha sido difícil conseguir terrenos aptos para el fútbol americano. En 2016, el Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte (IDRD) entregó la tercera cancha pública destinada para la práctica de esta disciplina, y se espera que en los próximos años se construyan espacios similares.

En Medellín, pionera de este deporte, se adelantan gestiones para tener canchas con las especificaciones técnicas internacionales.

También se necesitan más árbitros capacitados, pues muchas jugadas ilegales pasan desapercibidas por la falta de preparación de quienes ofician como jueces.

Armando la selección

A pesar de todas esas dificultades, el fútbol americano en Colombia sigue creciendo. Una estrategia para popularizarlo es la creación de una selección nacional.

Renzo Devia es el hombre detrás de este proyecto. El Coach, como lo conocen, fue campeón con Pumas de Bogotá en 2011 y trabaja para integrar un equipo que represente al país a nivel internacional.

“Queremos expandir el deporte con proyectos sociales. Los jugadores de la selección de Colombia pueden ir a mostrarles el juego a comunidades vulnerables, como Ciudad Bolívar, las comunas de Medellín, Buenaventura, Chocó, todo eso para sacar el fútbol americano de la ciudad y llevarlo a los pueblos. Así podemos crecer y encontrar talento”, señala.

A pesar de que el deporte se llame fútbol americano, se realiza en todo el mundo. Europa ya abrió ligas que son reconocidas, entre las que se destacan las de Alemania, Francia y España.

En Asia, Japón conformó un equipo muy competitivo gracias a su liga nacional, mientras que en Latinoamérica, Brasil, México y Panamá son las potencias.

Con la selección se espera que Colombia pueda competir en un World Bowl, la copa mundial de este deporte.

“Ecuador y Perú tienen equipos, pero no están al nivel de competencia internacional, como sí lo están en Chile, Argentina y Uruguay”, explica Devia.

“Lo que estamos haciendo con el fútbol americano es una oportunidad para que los muchachos que se destaquen puedan conseguir becas, que el mundo los vea y les puedan pagar. Aquí, en Colombia, si le preguntas a un jugador de fútbol americano cuál es su motivación para practicar, de seguro va a contestar: ‘Porque me gusta’. Pero si tú le haces esa misma pregunta a un estadounidense te va a decir: ‘Porque puedo vivir de esto, ser profesional o conseguir una beca para estudiar’”, agrega el entrenador.

Alejandro Rivera, exjugador de Lobos de Medellín, está jugando en la línea de mediocampo de los Magic City Bulls de Miami, en Estados Unidos. El año pasado hizo los dos últimos puntos de su equipo en la final del Rice Bowl de la liga semiprofesional de Florida. “Tristemente vivimos en un país en el que casi no se conoce el juego. Pero la sorpresa es que sí se está jugando. Yo me vine a enterar muy tarde de que el fútbol americano se jugaba en mi país. Solamente jugué dos años en Lobos, pero la experiencia fue muy buena, aprendí lo básico y gracia a ellos estoy acá. Fue ese conocimiento el que me ayudó a entrar al equipo en el que estoy”, explica Rivera.

Para Renzo Devia, “Colombia tiene gran talento. Lo que más me impactó en mi recorrido por las ciudades fue la humildad de las personas. Acá se juega por amor al deporte”. El primer paso para masificar la disciplina y convertirla en profesional, ojalá pronto.