Bernadette Klotz, la científica de la natación

A sus 58 años, esta samaria espera conseguir una medalla en el Mundial Máster, que comenzó este lunes en Hungría. Practica este deporte gracias a sus hijos.

Bernadette Klotz, a sus 58 años, participará en el Mundial Máster de Natación. / Óscar Pérez - El Espectador

Bernadette Klotz, samaria de nacimiento y con una mezcla cultural en su sangre debido a sus raíces (su padre es alemán y su madre española), comenzó desde muy pequeña a sentir un amor infinito por el mar. Todos los días podía apreciar su inmensidad. Aunque sentía una gran inclinación por los deportes acuáticos, decidió comenzar a practicar atletismo.

La adrenalina que le producía cada competencia no la cambiaba por nada ni por nadie. Era muy dedicada a sus entrenamientos y comenzó a forjar disciplina, algo que muy pocos logran. Sin embargo, el amor por la ciencia y la investigación la llevó a abandonar Colombia y trasladarse a Alemania. Allí comenzó su carrera de bióloga con énfasis en microbiología en la Universidad Albert-Ludwig en ese país.

El tiempo comenzó a faltar y no podía seguir practicando la disciplina que tanto le había apasionado en el colegio. Bernadette no quería dejar los deportes, pero debía buscar uno que pudiera combinar con su nueva faceta. En el Viejo Continente empezó sus pinitos en la natación. “En mi pregrado me dediqué a este deporte acuático. Al principio lo tomé como un pasatiempo. Además, como nací en la costa colombiana siempre tuve un gran contacto con el agua”, explica la deportista de 58 años a El Espectador.

Regresó a Colombia y conoció a Hugo Ramos, con quien se casó en 1989. Él también practicaba deportes en sus tiempos libres. Con Ramos tuvo cuatro hijos: Esteban, María y los mellizos Isabella y Felipe. Para esa época le salió la oportunidad de realizar un Ph.D en ciencias de los alimentos en la Universidad de Reading, en el Reino Unido.

Con el apoyo de su esposo, Bernadette emprendió un nuevo rumbo junto a sus hijos. “Mi marido tenía el trabajo en Bogotá y no le podía pedir que dejara todo por mí. Él siempre ha sido mi apoyo y en esa ocasión me dijo que me fuera tranquila con los niños. No quería que aplazara mis sueños en la ciencia y en la investigación”, recuerda la samaria.

Allí, gracias a sus hijos, comenzó su carrera en natación. Ellos empezaron a practicarlo y a prepararse para las competencias. En Colombia hicieron parte de la Liga de Bogotá. Bernadette los acompañaba a cada prueba. “Una vez me pregunté que qué hacía viéndolos si podía participar con ellos y compartir estas experiencias. Hace unos 20 años me dediqué al tema de la natación de manera formal y a perfeccionar estilos”, asegura Klotz.

Al principio combinar el trabajo con los estudios y los entrenamientos no fue fácil. Pero la disciplina y el sacrificio fueron sus aliados en este proceso. Bernadette regresó a Colombia siendo una deportista consagrada. La recompensa a tanto esfuerzo se vio reflejada este año, cuando logró un cupo para participar en el Mundial Máster de Natación, que comenzó este lunes e irá hasta el 20 de agosto en Hungría. “Es el primer torneo internacional al que voy. Apenas conté la noticia, mis hermanos aseguraron que estaba loca y que qué iba a competir a estas alturas de la vida”, cuenta entre risas Bernadette.

Desde hace cuatro meses lleva entrenando seis veces por semana, pues espera conseguir su primera medalla en su otra pasión: la natación. “Voy a participar en cinco pruebas. Me destaco en libre y pecho. No será fácil porque van a participar todos los que fueron élite y que lo tomaron como estilo de vida. Espero dar lo mejor de mí y ver qué resultado obtengo”, dice.

A la competencia la va a acompañar su hijo mayor, Esteban. Tras su participación en Hungría espera seguir en el deporte, gracias a que cuenta con un patrocinador como Alpina, empresa donde se desempeña como directora de investigación.

Competir a nivel internacional a la edad de Bernadette para muchos es una locura, pero para ella es un verdadero sueño hecho realidad.

Temas relacionados