Cae la confianza de los deportistas en el sistema antidopaje

Los repetidos escándalos de dopaje, especialmente en los Juegos Olímpicos de Sochi 2014, han tenido un efecto en la confianza de los atletas, más recelosos durante los controles en los Juegos de Pyeongchang 2018, revelaron observadores independientes de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

"Aunque los atletas estaban dispuestos a cooperar, algunos comportamientos revelaron sentimientos de escepticismo, dudas y temores", escribieron en su informe, publicado el jueves, los observadores independientes, que añaden estar "generalmente satisfechos" de las medidas antidopaje en Corea del Sur.

El escándalo de Sochi, cuatro años antes, en el que Rusia estableció un vasto sistema de dopaje basado en manipular las muestras antidopaje, "fue un tema recurrente de conversación entre los deportistas y sus entornos, con temores recurrentes a que un intruso pudiera alterar sus muestras", añaden.

Este contexto "alimentó las preguntas y las dudas de algunos deportistas, provocando nervios pronunciados durante los procesos de control", especialmente entre los alemanes, los más sensibles a esta cuestión debido a que la cadena de televisión pública ARD reveló escándalos que tocaban a Rusia, explicaron los observadores.

"Los deportistas pusieron a menudo en cuestión la seguridad de las muestras. Algunos intentaron cerrar con más fuerza la tapa de los botes para asegurarse de que estaban bien cerradas, incluso aunque se les informara de que habían sido reemplazados por una versión posterior más segura", escribieron los observadores en su informe.

Además constataron que "al menos en dos ocasiones, en presencia de un observador, el deportista cerró tan fuerte el bote que lo rompió".

Otro tema presente entre los deportistas fueron las Autorizaciones de Uso Terapéutico (AUT) para la toma de sustancias prohibidas debido a un problema de salud y su posible abuso.

"Las conversaciones con los deportistas experimentados hicieron salir la frustración general y la percepción de que las AUT son objeto de abuso. Las AUT son vistas por los deportistas como un medio indirecto de obtener sustancias prohibidas de manera legal", señalaron los observadores. 

El informe subraya que las 24 solicitudes de AUT anteriores a los Juegos y las 13 durante la competición fueron aceptadas, lo que hace un total de 37 (1,2% de los deportistas), inferior a las 69 de Sochi.

De 3.189 controles practicados durante Pyeongchang 2018, 15 fueron anormales, de los que seis violaron las reglas antidopaje. Los otros estaban cubiertos por las AUT u otras circunstancias.