Su inspiración: los delfines

Carlos Correa, el hombre que guió a la apneista Sofía Gómez

Este tumaqueño de 36 años es uno de los más experimentados exponentes de esta disciplina en Colombia. Hace cinco años motivó a la risaraldense para que practicara la modalidad.

Carlos Correa fundó en 2002 el Club Delphinus, en Santa Marta, dedicado a los deportes subacuáticos.Cortesía Carlos Correa

Una revista de National Geographic, dedicada a la vida marina, con un delfín en la portada. Una serie de televisión en la que un delfín llamado Flipper era protagonista. Un libro de Jacques Mayol titulado Homo Delphinus, en el que cuenta su pasión por sumergirse en el agua para compartir con delfines. Tres elementos que convencieron a Carlos Correa para crear el Club Delphinus en Santa Marta. Aunque Carlos nació hace 36 años en Tumaco, Nariño, creció en la bahía de América, en donde nació su amor por el mar, el buceo, la apnea y, en general, los deportes subacuáticos.

En el libro, del legendario apneísta francés Jacques Mayol, se cuenta que su fascinación por el mar se originó con una amistad cercana que sostuvo con una delfín llamada Crown en un acuario en Florida, en el que él trabajaba y en el que rompía las reglas cuando se sumergía en la piscina para estar con ella durante sus horas de almuerzo. Así fue como él aprendió a aguantar su respiración y conservar la energía y el oxígeno debajo del agua. Luego, con la ayuda de la yoga, perfeccionó la técnica y comenzó a participar en competencias de esta disciplina.

Así, de casualidad, también creció la pasión de Carlos Correa por este deporte. Tenía nueve años cuando su papá lo invitó a bucear con un equipo de tanques prestado por un amigo. No tenían recursos suficientes como para comprar un equipamento así de costoso, pero tenía las ganas de seguir practicando este deporte. Así que le hablaron del buceo a pulmón y esto fue lo que comenzó a hacer. Poco a poco aguantó más bajo el agua. Se sentía pleno, como si pudiera respirar sin hacerlo. La historia de Mayol lo motivó a hacer de la apnea un estilo de vida.

Vivir en el agua y del agua parecía imposible, así que la presión familiar lo llevó a estudiar finanzas y comercio exterior. Se graduó y trabajó un tiempo encerrado en una oficina, lejos de su amado mar. Hasta que no aguantó más, renunció y se arriesgó a seguir sus sueños. Viajó a Nueva York, Estados Unidos. Trabajó cerca de un año como mesero hasta conseguir los recursos necesarios para pagarse un curso que lo acreditara como instructor de apnea. Viajó a Florida y el experimentado apneísta Martin Štepánek fue su maestro.

carlos_y_sofia_apnea.jpg

Descripción: 
Carlos Correa junto a Sofía Gómez en un entrenamiento en Santa Marta.
Autor: 
Archivo particular

Fue uno de los pioneros de la apnea en Colombia y con el paso del tiempo ha entendido que lo que más lo apasiona no es romper récords y participar en competencias, sino enseñar. También ha asumido el papel de embajador de este deporte en el país. Uno de sus logros fue recomendarle a la mejor apneísta de Colombia en la actualidad, Sofía Gómez, practicar esta disciplina.

Alirio Gil, quien lo guió por allá en 2002 en su formación como apneísta, le habló de ella. Le contó de sus registros en la natación con monoaleta y le dijo que la invitara a Santa Marta para que conociera más sobre la inmersión vertical. “Ella es una semilla que sembré. Sus marcas hablaban muy bien por ella. Tenía una técnica especial”, recuerda Carlos.

Sin conocerse, la invitó a comienzos de 2013 a un evento en Santa Marta. Ella, muy dispuesta a aprender algo nuevo, llegó con motivación. Carlos le enseñó lo que sabía y quedó enganchada con la apnea. El interés fue tan real, que al poco tiempo ambos viajaron a Honduras para representar a Colombia en un evento. Gracias al talento de Sofía, rápidamente comenzó a hacer récords nacionales en la categoría femenina y Carlos en la masculina. Ella quiso tocar otras puertas internacionales para crecer como deportista y fue a vivir a otro país, lo que hizo que se distanciaran un poco; sin embargo, cada vez que hay tiempo en las agendas de ambos, se citan para entrenar. “Sofía es lo mejor que le ha podido pasar a la apnea en Colombia. Sus logros han hecho que se abran las puertas de esta disciplina en el país. A mi club llegan cada vez más personas con el sueño de seguir sus paso”, dice con orgullo Carlos, que es embajador de la marca Cressi, una de las mejores del mundo para hacer deportes subacuáticos. Por estos días está organizando el Tercer Campeonato Internacional de Apnea en Taganga, Santa Marta, Copa Delphinus. Una competencia de alto nivel que será del 3 al 10 de mayo y a la que asistirán apneístas de todo el sur del continente americano.