Caterine Ibargüen se coronó por quinta vez en salto triple de la Liga Diamante

La colombiana, con un salto de 14.56, superó a la jamaiquina Shanieka Ricketts en la competencia que se llevó a cabo en Zúrich, Suiza.

Caterine Ibargüen se coronó campeona de la Liga Diamante. AFP

Un día frío pero definitivo en Zúrich. Se disputó la final del salto triple en la Liga Diamante. La que ganara la parada se quedaba con el título, así como el año pasado lo hizo Olga Rypakova (14.55). Lo hecho por Caterine Ibargüen durante el año se vio empañado por la kazaja, por ese salto que la dejó con el triunfo definitivo. Este año, nuevamente llegó liderando la competencia, sin nunguna derrota en su palmarés de la temporada y el buen momento que vive lo demostró con el triunfo en la ciudad principal de Suiza. Ganó con un salto de 14.56 metros.

No fue el mejor salto de la temporada para la colombiana (14.96), ese lo había conseguido en Barranquilla, en los Juegos Centroamericanos y del Caribe que se disputaron en Barranquilla, donde también logró la mejor marca en el país. Ibargüen luchó contra una pista que parecía pesada y el clima de Zúrich. Aún así, en el segundo salto empezó a escribir su nombre con letras doradas. Logró los 14.56 metros de salto y dejó en el segundo puesto a la jamaiquina Shanieka Ricketts en la segunda plaza (14.55)

Ninguna atleta, a partir de ese momento, pudo con la potencia de Caterine Ibargüen. El salto impuesto se convirtió en un límite imposible de superar. Desde ese momento, la única saltadora que superó los 14.50 metros fue la jamaiquina Ricketts, quien en su penúltimo intento logró los 14.55 metros. Fue la más incisiva, la única que puso en peligro la marca de la colombiana. Sin embargo, no le alcanzó al final. En la tercera posición finalizó su compatriota Kimberly Williams (14.47), mientras que la estadounidense Tori Franklin, quien llegó a esta parada con la segunda mejor marca de la temporada (14.84), terminó en la cuarta posición.

Es el quinto título de Ibargüen en la Liga Diamante, el primero desde aquel que ganó en 2016, que cerró una seguidilla de cuatro consecutivos. Racha que comenzó en 2013 y en la que también ganó los Mundiales de Moscú y Pekín, además del oro en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016. En 2017 se vio superada en el Mundial de Londres por Yulimar Rojas y en la Liga Diamante por Rypakova, pero este 2018 ha sido el resurgir de Ibargüen, una atleta hecha para bañarse en oro.