Comienza la fiesta bolivariana en Santa Marta

En las justas, que se inauguran este sábado, participarán 11 países y más de 4.100 deportistas. Colombia va por el título general, que logró hace cuatro años en Perú.

La mascota de los Juegos, Ajaytuke, se ha ganado el cariño de los niños del Magdalena. / SM201

Los ojos de los samarios resplandecen en el momento en el que hablan de los Juegos Bolivarianos. Estas justas le cambiaron la cara a la ciudad. El olvido al que parecía estar destinada desde la época colonial por fin quedó de lado. Doce escenarios deportivos, renovación de la malla vial, del aeropuerto, del malecón del centro histórico, de colegios, parques y un nuevo sistema de recolección de basuras es lo que deja este evento.

“La transformación de Santa Marta es notable. Se está reconstruyendo una ciudad que estaba en el abandono desde hace 492 años”, dijo con una sonrisa de esperanza José Ortega, profesional en relaciones internacionales.

Ese es el sentimiento que corre por las venas de los ciudadanos. El orgullo infla sus pechos y la felicidad los invade. Se siente desde que se pisa tierra samaria. Aquí todos tienen conocimiento de qué se va a hacer, no existe un teléfono roto por donde la información se corte. “Los Juegos Bolivarianos han sido el motor para generar el proceso de transformación”, dijo el alcalde, Rafael Martínez, quien ha sido fundamental para que todos estén al tanto de lo que ocurre. “En el Plan Santa Marta 500 años, ideado por el exalcalde de la ciudad Carlos Caicedo, se tienen cuatro grandes ejes: infraestructura, sostenibilidad económica, ambiental e institucional. Todos han sido implementados gracias a las justas, pues significaron recursos para remodelar el aeropuerto y otros sectores que estaban en un atraso considerable”, añadió.

Hoy es el día en el que Santa Marta se muestra ante Colombia y el continente. Le llegó la hora de brillar a la Perla de América y hacer realidad el sueño que Rodrigo de Bastidas tuvo el 29 de julio de 1525, cuando fundó la ciudad. Se inauguran los Juegos Bolivarianos en los que estarán 11 países y más de 4.100 deportistas, que inician su camino con un objetivo claro: Tokio 2020.

Estas justas, que se disputarán en su versión 18, están protagonizadas por las naciones liberadas del yugo español por Simón Bolívar: Colombia, Venezuela, Bolivia, Perú, Ecuador y Panamá, a las que se unen Chile, El Salvador, Paraguay, Guatemala y República Dominicana.

Colombia va en busca de repetir el éxito de hace cuatro años en Trujillo (Perú), cuando se coronó campeón. En ese momento, la delegación nacional acabó con la hegemonía de Venezuela y ahora quiere empezar la suya. Para esto cuenta con un escenario ideal. Está en su casa, ante su público. “Le apostamos a ser el número uno”, le dijo Irma Ruiz, jefa de misión, a El Espectador. “Estamos convencidos de que tenemos con quiénes y con qué lograrlo. Será una competencia dura, pero estamos seguros de la calidad de nuestros deportistas y su resultado en el último año da fe para que podamos tener el objetivo que nos hemos trazado ”, agregó.

Para ganar esta apuesta, los metodólogos del Comité Olímpico Colombiano hicieron una evaluación de los deportes según el rendimiento del último año. Razón por la que los clasificaron de mayor a menor rango entre los que se podrían conseguir medallas. Sabiendo esto, la apuesta de la delegación para ganar estas justas es sumar 137 metales dorados. “Es lo mínimo que tenemos que hacer si queremos ganar”, afirmó Ruiz. Sin embargo, eso no quiere decir que una actividad que no esté entre las expectativas no pueda sorprender. “Indiscutiblemente, les estamos apuntando a los campos en los que tenemos medallistas olímpicos”, puntualizó.

Los deportes en los que está centrada la atención son atletismo, levantamiento de pesas, patinaje, ciclismo (todas las modalidades) y patinaje. En un segundo plano aparecen bolos, arquería y natación. “Sabemos que podemos dar un número de medallas importantes”, indicó la jefa de la misión colombiana, quien es cauta al momento de dar estos pronósticos. “Hay que manejarlos con mucha prudencia y mucho respeto por el deportista. No hay que generarle presión. Esto es lo que se revisa de acuerdo con el proceso que traen. Con base en eso estamos aspirando a obtener dichas medallas”.

Venezuela es el rival a vencer. Sin duda alguna, el público será esencial para que ese cabeza a cabeza, que seguramente tendrán estas dos naciones por el título bolivariano, quede en manos de Colombia. “Eso es algo adicional a la hora de definir medallas”, estima Irma Ruiz, quien también destaca que la situación actual que viven los venezolanos puede haber afectado el entrenamiento de algunos de sus deportistas para estas justas. “La preparación y la concentración van a pesar en el resultado. Esto no quiere decir que vaya a ocurrir, sino que se maneja entre la serie de variables que tenemos”.

El compromiso, las ganas, el amor y el fervor de Santa Marta hoy se centran en el estadio de fútbol de Bureche. Esta ciudad, que trabajó incansablemente para levantar unos escenarios que hace 12 meses no existían, se une para brindar un espectáculo sin igual. Es el momento de figurar y seguramente lo aprovecharán. No por nada, todos repiten incansablemente que “van a ser unos juegos inolvidables”.

 

últimas noticias