Con récord mundial volvió el atletismo

Noticias destacadas de Otros Deportes

En un estadio vacío, el atletismo internacional tuvo este jueves en Oslo (Noruega) sus primeras competencias de alto nivel, con el hecho destacado del récord del mundo en una prueba poco habitual, la de los 300 metros con vallas, en la apertura de una temporada internacional marcada por la pandemia de coronavirus.

Homero Simpson, Michael Jordan, entre otros, fueron los espectadores, pero en cartón. Con figuras de papel se llenaron las tribunas del mítico estadio Bislett, silencioso en los ‘Impossible Games’, una competición más cercana a una exhibición, con algunas disciplinas no habituales, que reemplazó a la tradicional reunión de la Liga de Diamante.

Apenas un puñado de espectadores vestidos de vikingos fueron los privilegiados testigos, al estar subidos a una grúa más alto que el escenario.

La estrella de la jornada fue el sueco Armand Duplantis, récord del mundo de pértiga desde hace unos meses al superar los 6,18 metros. En la velada de este jueves el prodigio de 20 años superó los 5,86 metros en su tercer intento. Luego no pudo con la barra situada a 6,01 m.

“Fue agradable volver a la pista. Ustedes lo saben, los últimos dos meses no pude entrenar como debería, sabía que estaba oxidado, no en una gran forma. La competición me ha faltado, está claro”, señaló Duplantis en la zona mixta.

“Vine en coche hoy desde Suecia, vuelvo mañana. Tenía un permiso de trabajo, vine y me voy. Me han preguntado dónde había estado, si había estado enfermo, ese tipo de cosas", añadió sobre las restricciones de viaje.

Como todo el deporte, el atletismo se ha visto muy afectado por la pandemia de coronavirus, con el aplazamiento para 2021 de los Juegos de Tokio 2020 y la anulación del Campeonato Europeo de París.

Oslo es la primera verdadera tentativa de algo parecido a las reuniones en los tiempos anteriores a la pandemia, después de diversas alternativas durante el confinamiento, como concursos a distancia o reuniones locales.

Pero la verdadera temporada internacional debería comenzar apenas el 14 de agosto, en Mónaco.

Warholm brilla en los 300 metros vallas

Frente a la pandemia de covid-19, que ha provocado 242 muertos en Noruega, el evento contó con un protocolo sanitario estricto: Los pocos periodistas desplazados hicieron una declaración de honor para confirmar que no estaban enfermos y las posibilidades de desplazamiento en el estadio se limitaron. El gel hidroalcohólico abundaba en el recinto.

En la pista, los atletas se felicitaban sin tocarse y el ambiente contrastaba con la vida alrededor del estadio, con las terrazas veraniegas y las calles llenas de gente, en un tarde soleada.

Sin ruido y sin casi nada en juego, las estrellas locales brillaron: el doble campeón del mundo de 400 metros vallas, Karsten Warholm completó la mejor marca de todos los tiempos en una disciplina muy poco practicada, los 300 metros vallas (33 seg 78).

"Fue muy raro. Claro que echo de menos el mundo de antes, pero esto es mejor a no tener competición", dijo el noruego.

Además el doble campeón de Europa (1.500 y 5.000 m) Jakob Ingebrigtsen logró a sus 19 años el récord de Europa de 2.000 metros (4 min 50 seg 01), una distancia también poco frecuentada.

“Pasé mucho tiempo en entrenamientos aburridos, la competición es lo más importante. Una vez comencé, no pensé mucho en el público, incluso si es particular en Bislett; un público entregado, lleno de noruegos detrás nuestro. Claro que lo eché de menos", señaló.

Comparte en redes: