En 2021 habrá cuatro colombianos dentro del octágono de UFC

Noticias destacadas de Otros Deportes

Danny Chávez, Sabina Mazo, Julio Arce y Bryan Barberena, buscan hacer historia en la UFC, máxima vitrina de las artes marciales mixtas.

Mientras la pandemia del COVID-19 ponía en jaque al mundo del deporte y el entretenimiento, el UFC (Ultimate Fighting Championship) —la más importante empresa de artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés)— decidió retomar sus actividades en mayo pasado, bajo una serie de protocolos y normas estrictas que la mayoría de disciplinas adoptaron después.

Vale la pena señalar que el octágono, ícono de las MMA, fue uno de los primeros en volver a la acción a pesar de las restricciones en muchas regiones del planeta. Arriesgada para unos y acertada para otros, la reactivación generó un aumento en las compras de eventos pague por ver (1,3 millones para el UFC 251) y un incremento del 33 % en la audiencia regular, según Dana White, presidente de la compañía.

Lea también: Sabina Mazo y su camino en UFC

Ante el confinamiento apareció como una opción de entretenimiento para los amantes de los deportes y la adrenalina, cansados, después de un par de meses, de ver repeticiones de partidos y eventos históricos.

Lo cierto es que en lo que fue un año atípico para la industria deportiva, los colombianos Sabina Mazo, Danny Chávez y Bryan Barberena tuvieron presentaciones sobresalientes. Julio Arce, por su parte, se preparó para bajar al peso gallo en 2021.

La reina, en lo alto

Sabina Mazo, la primera colombiana en pelear en el UFC, tuvo lo que bien se podría titular, paradójicamente, como el mejor año de su carrera. Dos victorias en el mismo número de combates demuestran la evolución de la antioqueña de 23 años.

Cerró 2020 con una finalización por sumisión ante Justine Kish (septiembre 12) y acumula una seguidilla de tres victorias. Ahora se prepara para enfrentar a la experimentada Alexis Davis, en lo que será su debut en el peso gallo (61 kg), el próximo 27 de febrero durante el UFC FN 186.

Lea también: “UFC está mirando hacia Colombia”: Freddy Serrano

Si gana, Mazo recortaría distancias y se acercaría a los rankings del UFC. Además, una victoria frente a una peleadora como Davis, quien acumula triunfos sobre competidoras de la talla de Jessica Eye y Liz Carmouche, la consolidaría como una de las mayores promesas y contendientes por los cinturones mosca o gallo.

“En 2021 quiero aumentar mi ritmo de peleas y tener más de dos por año. Siempre buscó ser mi mejor versión al subir al octágono. Aprendí mucho en mi última pelea y he afilado las armas de mi juego”, cuenta la paisa radicada en California.

Debut en lo alto

La primera impresión que dejó Danny Chávez en el UFC fue sorprendente. Durante su presentación, en agosto, cuatro derribos y casi cincuenta golpes significativos contra TJ Brown, le dieron la victoria por decisión unánime al peleador conocido como The Colombian Warrior.

Sus 33 años y 14 combates en el registro hacen de Chávez un peleador maduro. Su segunda participación será el próximo 20 de febrero contra el norteamericano Jared Gordon. “Me preparo para dejar a Colombia en lo más alto de este deporte. Mi meta es ganar todas las peleas para tener mi oportunidad por el cinturón en 2022. Quiero hacer historia y ganar dinero para ayudar a mi familia”, afirma Chávez.

Él nació en Queens (Nueva York) y es hijo de una pareja de colombianos. Vivió parte de su infancia en Bogotá y ahora entrena con el equipo de MMA Masters, en Miami.

Lesiones y cambios

Bryan Barberena tuvo un final de 2020 enfocado en su recuperación. Tras dos derrotas consecutivas, Bam Bam recuperó la confianza al superar a Anthony Ivy en septiembre. Dos meses más tarde tuvo que visitar el quirófano tras una complicación en el abdomen. El procedimiento obligó a la cancelación de la pelea que UFC le había programado para noviembre.

“Bryan tuvo una laparotomía exploratoria de emergencia, debido a una hemorragia interna producida por un par de arterias rotas en el epiplón. Tenía 1,5 litros de sangre en el abdomen. Su cirugía fue exitosa”, publicó el equipo del atleta de 31 años en redes sociales.

Lea también: El colombiano Danny Chávez se estrena en UFC

Tanto Barberena como Julio Arce tienen origen vallecaucano. Un par de lesiones alejaron de la competencia a este último, quien después de su recuperación optó por abandonar a los peso pluma (65 kg) y cambiar de categoría.

“Tuve que curar algunas heridas y arreglar cosas para volver. Decidí bajar al peso gallo (61 kg) y estoy entusiasmado por volver a pelear”, señala Arce, originario de Florida (Estados Unidos) y cuya próxima actuación está programada para el próximo 6 de febrero.

Desde su debut, en 2018, Arce ha participado en cinco peleas, de las cuales ha ganado tres y perdido dos. Tiene 31 años, practica deportes de contacto desde los 13 y entrena en el gimnasio Tiger Schulmann’s, en Nueva York.

* El título de esta nota se cambió por sugerencia de un lector. Inicialmente estaba “En 2021 habrá sangre colombiana dentro del octágono de UFC”

Comparte en redes: