Expresidente del Comité Olímpico Brasileño, denunciado por corrupción

Según el documento de la Fiscalía brasileña, Carlos Nuzman"solicitó directamente" al empresario Arthur Soares el "pago de 2 millones de dólares" a Papa Massata Diack para asegurarse votos para la elección de Rio.

Carlos Nuzman, expresidente del Comité Olímpico Braisleño. AFP

La Fiscalía brasileña acusó formalmente este miércoles al expresidente del Comité Olímpico brasileño (COB) Carlos Arthur Nuzman y al exjefe del atletismo mundial Lamine Diack, entre otros, de haber integrado una red internacional de compra de votos para conseguir los Juegos de Rio-2016.

Según el documento, Nuzman y el exgobernador de Rio Sergio Cabral "solicitaron directamente" al empresario Arthur Soares, conocido como el "Rey Arthur", el "pago de 2 millones de dólares" a Papa Massata Diack, hijo del exdirigente senegalés "para asegurarse votos para la elección de Rio".

Papa Massata Diack, Sergio Cabral -que cumple condena por corrupción pasiva y blanqueo de dinero-, y Soares -ahora fugitivo-, fueron también acusados, junto a Leonardo Gryner, exbrazo derecho de Nuzman.

De acuerdo con la Fiscalía brasileña, Nuzman, Gryner y Cabral se reunieron con Lamine Diack en agosto de 2009, en Berlín, durante los Mundiales de atletismo, donde el senegalés les habría sugerido tratar de los sobornos con su hijo. 

Al mismo tiempo, la Fiscalía francesa abrió una investigación similar centrada en las sospechas de corrupción que rodean a la atribución de los Juegos a Rio, decidida en la votación celebrada el 2 de octubre de 2009 en Copenhague, donde la 'cidade maravilhosa' se impuso frente a Chicago, Madrid y Tokio.

Papa Massata Diack está en la lista de personas más buscadas de la Interpol tras una orden de arresto emitida por Francia. Se le busca especialmente por fraude, blanqueo de dinero y corrupción.

Su padre, Lamine Diack, expresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) y miembro del Comité Olímpico Internacional (COI), también fue denunciado por la justicia francesa en su investigación sobre el escándalo de dopaje y corrupción que sacudió a este deporte.

En diciembre de 2015, la justicia del país europeo extendió sus investigaciones sobre él también a los casos de la atribución de los Juegos de Rio-2016 y de Tokio-2020.

Carlos Arthur Nuzman, una de las caras más visibles de la organización de los últimos Juegos, fue arrestado en su domicilio de Rio de Janeiro el 5 de octubre y duerme desde entonces en una prisión de la ciudad. 

Exaltados por el COI como un éxito tanto en el plano deportivo como en términos de organización, los Juegos de 2016 se encuentran ahora manchados por otro de los múltiples escándalos de corrupción que sacuden a Brasil.