Fabriana Arias, la nueva reina del patinaje

18 de sus 22 años se los ha dedicado a la disciplina en la que hoy la consideran como la mejor. Se siente realizada a pesar de su corta edad. Hace unos meses, en la máxima cita del patinaje mundial, puso la bandera de Colombia en lo más alto.

Fabriana Arias, una de las deportistas más ganadoras de 2017 en Colombia.Nelson Sierra - El Espectador

Colombia estuvo a punto de perderse tres medallas de oro y dos de plata en los pasados Juegos Mundiales. Por muy poco, nuestro país casi se queda sin una de las máximas exponentes del patinaje a nivel mundial. En 2015, durante la gira de la Copa Europea de Patinaje, Fabriana Arias sufrió una inflamación en sus tobillos que la envió de regreso a Colombia con serias dudas sobre su futuro.

Armada de seguridad y confianza, viajó al Viejo Continente junto a los demás miembros de la selección Colombia de patinaje. Pesó más su ímpetu de gloria que la preocupación que sentía desde un par de días antes del viaje, a causa de una leve molestia que dejaron en ella los nuevos patines con que participaría.

 

La copa se desarrolló en tres ciudades diferentes e incluyó el mismo número de competencias. Un día antes de comenzar la primera prueba, Fabriana se puso sus patines, inició los movimientos de calentamiento y al deslizarse sintió un fulminante dolor en ambos tobillos.

Lo intentó varias veces y en un momento se inflamaron sus pies. Era imposible competir en ese estado. Sus piernas, aliadas incondicionales en cada uno de los retos que ha afrontado durante su carrera deportiva, en esa ocasión dijeron: no podemos.

Los días posteriores a la inflamación marcaron un antes y un después en la vida Fabriana. El talento y la versatilidad en el deporte del que hoy es reina siempre la han acompañado. También su apetito de victoria. Sin embargo, en ese momento el pulso entre su corazón y su cuerpo se inclinaba hacia este último, hacia un retiro temprano.

Ya antes de viajar a Europa había pensado en dedicarse 100 % a sus estudios en entrenamiento deportivo. Esta era la idea que más pesaba en su regreso a Colombia, pero antes de las molestias en sus tobillos, las largas jornadas que llevaba para cumplir con sus compromisos académicos y los entrenamientos le hacían llevar un ritmo de vida agotador. El problema con los patines parecía sellar el fin de su carrera.

Habló con su entrenador y su psicóloga. Ambos le dijeron que era muy pronto para hacerlo, pero mostraron su apoyo a cualquiera que fuera su decisión.

Era la prueba perfecta para medir su fuerza. Su cabeza, llena de posibilidades, vio la situación como una prueba que Dios ponía en su vida, y ella, como buena creyente, no la iba a evitar y mucho menos se iba a dejar derrotar. Fabriana Arias siguió a su corazón e invirtió la fórmula que la vida parecía plantearle.

Pasó de pensar en abandonar el patinaje y dedicarse a sus estudios, para concentrarse en su recuperación, retomar un nivel competitivo y enfocar su vida en la disciplina que este año la llevo a ser nominada como Deportista del Año de El Espectador y que la posiciona como una de las patinadoras más exitosas en la historia del deporte colombiano.

 

Actualmente, Fabriana no tiene pensado terminar su carrera en entrenamiento deportivo. Pero tampoco quiere alejarse de lo académico. Entre sus planes a futuro está el de inscribirse en una carrera que tenga que ver con emprendimiento.

Dos años después de aquel momento en el que estuvo a punto de colgar las botas, esta antioqueña de 22 años siente que ha conseguido todo lo que ha soñado. “Ya cumplí mi sueño, era ser campeona del mundo. En este momento mis objetivos son seguir representando a mi país de la mejor manera por unos años más”, asegura.

Fabriana Arias tenía cuatro años y sus padres la inscribieron en una academia de patinaje. Después de esto, llegó la historia que todos conocemos y de la que ya se han escrito un sinfín de páginas de gloria. La de su fugaz paso por el patinaje artístico y su inscripción en el Club Paen, al que todavía pertenece.

 

A esta historia también pertenece su amplia lista de triunfos y distinciones, de los que destacan sus 13 títulos mundiales. Los más recientes son las tres medallas de oro y dos de plata que obtuvo en los Juegos Mundiales de Breslavia, Polonia.

La antioqueña siempre responde con seguridad a la prensa. Como si tuviera un libreto en su cabeza, con todas las respuestas a la perfección. Cuando le preguntan si se considera la mejor patinadora del mundo, responde: “Hay muchas patinadoras en el mundo, yo me considero como una de las mejores. Pienso que mi fortaleza mental y mi tranquilidad en el momento de correr son mis ventajas y eso hace la diferencia a la hora de obtener resultados”.

Una modestia, quizá, que la hace más grande de lo que es en las pistas de patinaje del mundo.

Si quiere conocer más sobre el deporte en Colombia, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook