Farah se despide de las pruebas de pista en suelo británico

El atleta ganó la prueba de los 3,000 metros en Birmingham con un tiempo de 7:38.64.

Mo Farah se despedirá definitivamente de las pistas el próximo 24 de agosto en Zúrich.AFP

Mo Farah en su última prueba en pista en suelo británico no necesitó acercarse a sus mejores registros para imponerse con un tiempo de 7:38.64 en los 3.000 metros. Una prueba en la que Farah, doble campeón olímpico de 5.000 y 10.000 metros en los Juegos de Londres 2012 y Río 2016, tan sólo se vio inquietado por el español Adel Mechaal.

El atleta español, cuarto en los 1.500 en los pasados Mundiales, se atrevió, incluso, a atacar al británico en una última vuelta, en la que Farah volvió a imponer su mayor punta de velocidad en los metros finales.

Un latigazo final que permitió a Mo Farah, que se despedirá definitivamente de las pistas el próximo 24 de agosto en Zúrich antes de dar el salto a las pruebas de asfalto, aventajar finalmente en casi dos segundos al español Mechaal, que logró el segundo puesto con un tiempo de 7:40.34.

El catarí Mutaz Essa Barshim firmó este domingo en la reunión de Birmingham, duodécima prueba puntuable de la Liga de Dimante, unos espectaculares 2.40 metros en la final de salto de altura. Barshim, que hace apenas una semana se proclamó campeón del Mundo en Londres con un mejor salto de 2.35, superó hoy en cinco centímetros su marca en los Mundiales para fijar un nuevo mejor registro del año con 2.40 metros.

Una altura que confirma a Barshim, que cuenta con una mejor marca personal de 2.43 metros, como el único atleta capaz de atacar los 2.45 metros que posee el cubano Javier Sotomayor como récord del mundo desde el ya lejano 27 de julio de 1993.

No obstante, Barshim, que no tuvo problemas para superar a la primera los 2.33 y los 2.35 metros, se vio obligado a mostrar su mejor versión para fijar el nuevo tope mundial, tras derribar dos veces el listón sobre 2.39 metros.

Fallos que dejaron al saltador catarí con tan sólo un intento para superar los 2.40. Una altura que Barshim superó con un preciso salto, que hace pensar que todavía posee algún que otro centímetro más en sus piernas.

Igualmente disfrutó de la revancha la jamaicana Elaine Thompson, que se resarció de su fiasco mundialista, donde sólo pudo ser quinta, tras imponerse este domingo con una marca de 10.93 a la marfileña Marie-Josee Ta Lou, plata en la cita mundialista.

Thompson también derrotó a la holandesa Dafne Schippers, bronce en el Mundial, y que hoy sólo pudo ser sexta con un tiempo de 11.22, en una final en la que sólo faltó la vigente campeona mundial, la estadounidense Tori Bowie.

Quien no dio opción a la sorpresa fue el turco Ramil Guliyev, que ratificó el excelente momento de forma que le llevó a proclamarse campeón del mundo hace una semana en Londres, tras imponerse hoy con un tiempo de 20.17 en los 200 lisos.

Marca suficiente para derrotar al botsuano Isaac Makwala, que tuvo que conformarse finalmente con la cuarta posición con un tiempo de 20.41, tras hundirse por completo en los metros finales.

Esfuerzo final que no acusó la bahrainí Salwa Eid Naser, plata en los pasados mundiales, que se impuso con un tiempo de 50.59 en los 400 metros a las estadounidenses Allyson Felix, segunda con 50.63, y Phyllis Francis, la vigente campeona mundial, que no pudo pasar de la cuarta plaza, tras firmar un crono de 51.18.

Destacó también el triunfo del estadounidense Aries Merritt, que no desaprovechó la ausencia del campeón mundial, el jamaicano Omar Mcleod, para alzarse con la victoria en los 110 metros vallas con un tiempo de 13.29 por delante del ruso Sergey Shubenkov.

Por su parte, el neozelandés Thomas Walsh, vigente campeón mundial, volvió a derrotar tras lanzar 21.83 metros al estadounidense Ryan Crouser en la prueba de lanzamiento de peso, mientras que la holandesa Sifan Hassan venció con nuevo récord nacional -8:28.90- a la keniana Hellen Obiri, que sólo pudo ser cuarta, en los 3.000 metros.

Temas relacionados