John Lenon Gutiérrez: aprendiendo de las derrotas

El boxeador paisa, quien perdió su combate en la final de peso wélter en los Juegos Bolivarianos, continuará su ardua preparación en busca del título en los Centroamericanos.

John Lenon Gutiérrez, plata en los Juegos Bolivarianos. / Jesús de la Hoz

El boxeo fue uno de los deportes claves para Colombia en los Juegos Bolivarianos. La delegación nacional ganó ocho títulos de los 10 que disputó. Diego Alejandro Motoa en la categoría de semipesados (hasta 81 kg) y John Lenon Gutiérrez en peso wélter (64 kg) fueron los pugilistas que no lograron ganar oro. El más afectado con la derrota fue Gutiérrez. Después del combate salió en busca de José Salinas, asistente del técnico Rafael Iznaga, y rompió en llanto. “Duele bastante perder. Nos preparamos durante todo el año para este objetivo”, dijo el antioqueño, quien a duras penas podía mantener los ojos abiertos por los golpes. Le sobresalían dos morados en los párpados inferiores.

La desazón lo acompañó en todo momento. En su cabeza repasaba una y otra vez los puños que no le conectó al ecuatoriano Miguel Alejandro Ferrín. Revivió en varias ocasiones la pelea que perdió por decisión dividida. Fue una amargura que no lo dejó disfrutar de la gran actuación de Colombia.

“Me sentía muy bien. Fue una pelea muy fuerte, que lamentablemente no se definió a mi favor”, precisó incrédulo el peleador, quien siempre fue claro al momento de hablar. “Sólo queda trabajar, recuperarnos de esta caída y seguir adelante, porque vienen mejores cosas para Lenon”, agregó.

No es la primera vez en su vida que tiene que afrontar adversidades para después superarlas. La derrota fue un golpe más de esos que manda la vida para no perder el rumbo. La más difícil ya la disputó y la ganó. Tuvo un pasado ligado a las drogas. A los 13 años consumió por primera vez marihuana debido a los múltiples problemas familiares que tenía con su papá. Creyó que era la única manera de olvidar por unos instantes todo lo que vivía, de alejarse de su realidad. “En Medellín es muy fácil caer en el vicio. Lamentablemente lo hice y consumía periódicamente”, dijo entre los dientes, como si quisiera olvidar.

Los constantes problemas con su papá terminaron por alejarlo de él definitivamente. “Nos tuvimos que ir sin que él se diera cuenta, para que no nos buscara”. Junto con su mamá, Luz Elena, y su hermana Ana María decidieron buscar tranquilidad. Se fueron al municipio de Itagüí. Pero la adicción a la marihuana de John Lenon no le daba la calma necesaria a su mamá. En medio de esta problemática conoció el boxeo. Sentado en una de las bancas de un parque, con las rastas que lo caracterizaban en ese momento, un conocido suyo, Dennis Leandro, lo invitó a su club. “Ese fue el momento en el que cambió mi vida. Conocí al profesor Manuel Mendoza, quien es un mentor para mí. Me acompañó en cada momento, confió en mis habilidades, me dijo que yo podía, y aquí estoy”.

Desde entonces ha lanzado golpes para salir adelante. Su primer torneo fue un departamental que se disputó en Santa Rosa de Osos. Se coronó campeón en los 54 kilogramos. Desde entonces empezó a demostrar sus cualidades sobre el cuadrilátero. Posteriormente ganó un torneo en los 57 kilogramos en Apartadó y luego unos departamentales en los 60 kilogramos. Por el constante entrenamiento y esfuerzo físico dejó la marihuana en 2011 y los buenos resultados lo siguieron acompañando, tanto así que fue convocado a la selección de Antioquia, con la que consiguió el título de los Juegos Nacionales de 2015.

Ese buen resultado llevó a que el entrenador de la selección de Colombia de boxeo, Rafael Iznaga, lo tuviera en la mira. Este año comenzó trabajos con el combinado nacional el 16 de enero y estuvo en la concentración que realizó Iznaga en Bogotá. “Todo el año nos preparamos para este objetivo, participé en el Campeonato Panamericano, en el Mundial y en la Serie Mundial de boxeo. Fue un año bastante duro, de mucha preparación, y el objetivo era terminarlo acá con una victoria”. El trabajo y el empeño en cada entrenamiento lo tenían convencido de la victoria el pasado viernes, pero no se le dio. Fue un duro golpe para este boxeador antioqueño.

Sin embargo, John Lenon Gutiérrez sabe que de las derrotas se aprende. “Sólo queda recuperarnos, levantar la frente y seguir trabajando”, dijo con la convicción que lo caracteriza. “Voy a fortalecerme, seguir siendo el mismo guerrero de siempre. Ya me gané la confianza de Rafael Iznaga y espero responderle de la mejor manera”, agregó el pugilista, que desde ya está vislumbrando sus salidas al cuadrilátero la próxima temporada, en la que espera estar nuevamente en la Serie Mundial y también en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, su nuevo gran objetivo, en el que espera demostrar las enseñanzas que le dejaron estos Juegos Bolivarianos.

últimas noticias

Más listos que nunca

Colombia, campeón de los Juegos Suramericanos

El deporte de Colombia sigue creciendo