La disciplina del pesista Yeison López

Con 18 años, el pesista chocoano ha llegado a lo más alto del podio en cuatro Mundiales y cuatro Juegos Panamericanos, logrando conseguir 24 medallas de oro y, recientemente, tres récords.

Yeison López, mejor deportista juvenil de Colombia en 2017.Nelson Sierra - El Espectador

El ascenso de Yeison López ha sido rápido, pero certero. Poco después de llegar a Cali, desplazado por la violencia de Itsmina, Chocó, López comenzó a encantarse por la halterofilia. No fue un deporte que vio en televisión, ni un gusto que compartiera con sus amigos. Fue una imagen, la portada de la sección deportiva de un periódico caleño en la que aparecía su primo, el pesista Wílmer Torres, la que lo hizo interesarse por alzar pesas.

Yeison es un joven de 18 años al que le gustan los retos y por eso volar alto no ha sido un impedimento. Le dijo a su primo que quería ser como él hace cinco años y desde ahí no sólo comenzó a levantar pesas, sino trofeos. En sus primeros años, 13 premios intercolegiales, luego el cuarto lugar en un torneo departamental y de ahí en adelante siempre ha ocupado los podios y roto la mayoría de las marcas.

Representando al país ha sido igual. En el campeonato de menores en Perú ocupó el primer lugar, en las competiciones juveniles y los Juegos Panamericanos rompió marcas y este año alcanzó uno de sus principales logros: el título de campeón en el Mundial Sub 17 de Tokio, en el que, con 161 kilos en el arranque y 195 en el envión, logró un nuevo récord en la categoría de 77 kilogramos, de 356 kilos y tres medallas de oro para el país.

Ese día lo único que escuchaba en su cabeza era la voz de su entrenador. En su última salida alzó el peso más alto, el definitivo, por eso, apenas sonó el pitazo final y soltó la pesa, se sentó en uno de sus extremos y aplaudió. Sabía que había ganado y a pesar de que consideraba que no había sido un año bueno en el deporte, tenía claro que se estaba acercando un poco a los Olímpicos, y todo gracias a su persistencia.

“Cuando empecé a entrenar me tocaba caminar de tres a cuatro horas para llegar al sitio de entrenamiento, luego volvía a mi casa a estudiar y a hacer tareas y por eso ahora me siento orgulloso, porque, a pesar de todo lo que me ha tocado vivir, me he superado”, asegura López.

A Cali Yeison llegó de 11 años junto a su familia. Su papá, Lucreciano, ha sido su guía y su mamá, María Julia , su aliento para seguir. “Cuando empecé en el deporte mi mamá era una de las pocas que sacaba tres mil o cuatro mil pesos para que no me fuera a pie. Me decía: “Coja para que compre algo” y cosas así. Me daba consejos y siempre, desde que empecé, ha sido la que más me ha apoyado en este camino”.

Hoy, cinco años después, el deporte le ha traído mayores comodidades, una sobrina por la que daría la vida y nuevos retos deportivos como personales. Siempre tiene algo en mente y ahora, como desde el comienzo, su principal meta es subirse al podio de unos Juegos Olímpicos. Su récord personal está en 370 kilos, pero espera subir pronto 10 más, con lo que tendría asegurado su cupo a Tokio 2020 y para ello entrena todos los días. “Esta carrera es bastante exigente. Requiere mucha concentración, disciplina, entrega y sacrificios, porque me toca estar prácticamente todo el día en el gimnasio entrenando. Cuando uno quiere ser grande tiene que buscarlo y dar todo al máximo”.

Los Olímpicos son su prioridad y también cree que será una proeza deportiva más. Quiere ir traerle a su mamá la medalla de oro y luego dedicarse al estudio para graduarse de finanzas y negocios internacionales.

Yeison espera que con el deporte pueda seguir ayudando a su familia. “Estoy yo, porque después de eso las cosas buenas seguro que no van a sobrar”.

Si quiere conocer más sobre el deporte en Colombia, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook