La precisión de Sara López

La arquera risaraldense es una de las deportistas más galardonadas en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta, en los que Colombia lidera la tabla de medallería por delante de Venezuela.

Sara López ganó cuatro medallas de oro en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta.
EFE

Cuando Sara López se para en la línea de tiro piensa en todo menos en la competencia. En su cabeza aparecen imágenes de su mamá, su papá, su novio, su hermano, sus tres gatos y sus tres perros. Se traslada a su ciudad natal, a Pereira, al campo en el que aprendió a lanzar en 2009 cuando apenas tenía 14 años y estar entre las mejores deportistas de Colombia apenas era un sueño. Su rival de turno se esfuma, no hay nada que pueda sacarla de concentración, sólo regresa a la competencia cuando la flecha atraviesa el blanco, cuando el anunciador grita: “Diez”.

Con Héber Mantilla como guía, López se convirtió en la mejor arquera del país en la modalidad de compuesto. Ha brillado en Mundiales, Juegos Mundiales, Copas del Mundo y en los primeros días de estos Juegos Bolivarianos se erigió como una de las estrellas de la delegación nacional. Sumó cuatro medallas de oro, al igual que Camilo Cardona (arquería), y una menos que Jossimar Calvo (gimnasia), deportistas que han sido claves para que el país se encuentre en lo más alto de la tabla de medallería, por encima de Venezuela.

Es un premio a la constancia y al trabajo. La risaraldense se ha entregado en cuerpo y alma para superarse. No conoce su techo, sabe que puede mejorar aún más. En 2017 se mentalizó para hacer una presentación notable en los Bolivarianos, y lo logró. “Estuvimos casi un mes entrenando en China y Turquía. Aprendimos mucho, el clima era muy fuerte, similar al de Santa Marta. Pero a lo largo del año afrontamos todas las condiciones climáticas que se puedan vivir: lluvia, calor, frío, viento, de todo. Estamos preparados para superar cualquier adversidad”, le dijo Sara López a El Espectador.

Compitió en Shanghái, Estambul, Antala, Salt Lake City, Ciudad de Guatemala, Wroclaw, Roma y México. Fue una preparación ardua, sin descanso. Siempre con el objetivo de ganar. Después disputó en Valledupar los Nacionales de tiro con arco y terminó su año deportivo en Santa Marta, dejando el nombre de Colombia en alto y siendo figura de la delegación de tiro con arco, que aportó 12 medallas doradas en estas justas.

Por eso, cuando el clima en la capital del Magdalena se hizo difícil, los arqueros nacionales respondieron. El domingo y el lunes con un sol inclemente, que apenas permitía que las personas dieran unos pasos sin deshidratarse, ganaron. Dominaron a placer. Al igual que hicieron el martes y miércoles con la conocida brisa loca de la ciudad, el cielo cubierto por nubes y una lluvia tan fuerte que inundó algunas calles. “El clima ha sido factor adverso en esta competencia, hay ocasiones en las que toca apuntar por fuera del blanco para tener un buen resultado, pero gracias a los entrenamientos que hemos tenido a lo largo del año hemos aprendido a dominar estos escenarios”, afirmó López. “Manejamos con mayor facilidad las condiciones del viento. Valió la pena invertir tiempo y entrenamiento, porque hemos subido de nivel. Quedamos campeonas del mundo en México y ahora tuvimos una gran actuación en Santa Marta”.

Pero no todo fue tan fácil como aparenta. A Sara López le toca cuidarse bien cuando está en competencias en climas calurosos. Es una persona que sufre de migraña y el sol le alborota el dolor de cabeza, así que siempre sale bien protegida. “Trato de hidratarme tomando suero y comiendo bien. La humedad también afecta mucho la respiración, por lo que la frecuencia cardíaca se altera. Eso hace que estemos más emocionadas al momento de disparar y el pulso se descontrole”.

Pero a pesar de estas complicaciones, Sara López siempre sale a disfrutar lo que hace. Por eso al momento de lanzar una flecha se transporta al lugar en el que más se siente tranquila y piensa en las personas que ama, porque así la técnica que utiliza es mucho más natural. Esta pereirana de 23 años sigue al pie de la letra los consejos que alguna vez le dio su maestro, Héber Mantilla: “Cree en ti. Esas figuras de las que siempre escuchas son humanos, tienen las mismas flechas, el mismo arco y disparan a la misma distancia. Piensa siempre que eres la mejor”. Estas palabras la llevaron a convertirse en la arquera número uno del mundo, la que más ha hecho sonar las notas del himno nacional internacionalmente.

@J_Delahoz

[email protected]