La reina del BMX tiene su príncipe en Santa Marta

Adrián Valderrama burló la seguridad por una foto con Mariana Pajón.

Adrián Valderrama se tomó una foto con Mariana Pajón en el podio en los Juegos Bolivarianos.

Mariana Pajon recibió su segunda medalla de oro, luego de volar en su bici y superar a todo aquel que quiso interponerse en su camino en la prueba por mangas, pero al momento de recibir la presea, como un relámpago apareció de la tribuna un niño que luego de burlar a la guardia policial, se posó ante la reina de la pista en pleno pódium, no para pedir su mano, sino, una selfie para la posteridad.

La intrépida jugada quedó registrada en las cámaras y a diferencia de cuando ocurren estos hechos en certámenes mundiales que quien realiza el osado acto de salir en busca de su ídolo en contraposición a la norma del espectáculo, mínimo termina golpeado o preso, Mariana recibió al intrépido muchachito, lo abrazo, se tomó las fotos y recibió un sonoro aplauso de los miles de seguidores que se habían apostado en las gradas y alrededores de la pista para apoyarla de principio a fin.

El Espectador quiso averiguar quién era el  niño de la audaz jugada atlética y   no era uno cualquiera, pertenece a una casta de reyes del deporte local, Adrián Valderrama Cardona, es su nombre, sobrino de Alex “Didi” Valderrama, aquel legendario goleador del Unión Magdalena, Junior, Nacional y Táchira y primo de Carlos “El Pibe” Valderrama, Alan, Ronald,  Miguel Gonzales Palacio y toda esa dinastía que ha engrandecido el fútbol nacional.

Indagado porque había hecho lo que hizo, aseguró. “Quería una foto con Mariana, quiero ser como ella, soy su primer aficionado”, Adrián tiene 9 años cursa tercero de primaria en el Liceo de Norte y vive en el Barrio Obrero. Ya de regreso a la tribuna al lado de su madre recalca, “a mi lo que más me gusta  de Mariana es que siempre es primera en todo, y quiero seguir sus pasos, soy buen estudiante, tengo bicicleta y prefiero correr antes que jugar fútbol como mi familia”, mientras quienes están a su lado junto a su madre ríen, remata diciendo. “Ella es la reina del BMX y yo soy su príncipe”.

Ante tal declaración no había otra que indagar a Mariana Pajon sobre que pensaba de su príncipe azul samario, aun en medio de la emoción que da obtener en dos actuaciones sendas medallas de oro.

Mariana, el niño que saltó de la tribuna en busca de su foto es un Valderrama y no quiere ser futbolista, sino manejar la bici como usted, ¿Qué opinión le merece? Le preguntamos, “Que él escoja lo que quiere, yo tengo una familia que nadie va a hacer bicicrós y yo escogí mi pasión, si lo quiere que lo saque del corazón, si lo quiere de seguro lo va   a conseguir”, disparo con su característica velocidad al hablar la pedalista paisa. A renglón seguido manifiesto a lo dicho por Adrián Valderrama. “Me halaga que Adrián me considere su reina, y mi mensaje para él es que tiene una familia de sangre campeona, así que lo que desee en la vida no solamente en el deporte,  de seguro lo va a hacer bien,  que lo saque del corazón que disfrute del proceso y que, de lo mejor de él, de seguro muy pronto será un rey en alguna disciplina deportiva”.

La bicicrosista colombiana que gano medalla de oro en la contrareloj y otra en la competencia por mangas, se despide del BMX en el año 2017 y se monta al avión rumbo a Cali a fin de sumarse a la selección Colombia de pista. En su despedida de Santa Marta, dejó un mensaje para todos.  “Le doy gracias a todos los samarios, aquí no importó ni el sol,  ni el calor,  ni la lluvia, aquí todo fue amor, por ello doy gracias a toda esta gente bella, por favor cuiden a sus hermosos escenarios que el alcalde Rafael Martínez no los deje caer,  hicimos fuerzas hasta último momento para que se arregle el partidor de la pista que deben mejorarlo para próximas competencias, uno aquí sacó fuerzas de donde no tenía para ganar y si ahora tengo un príncipe samario en Adrián vale la pena dejar el corazón”.

 

últimas noticias

Yuri Alvear, a paso firme