"Larry" Nassar, condenado por el escándalo de abuso sexual más grande en la historia del deporte

El exmédico fue condenado este miércoles a una pena de hasta 175 años de cárcel por abusos sexuales contra decenas de gimnastas a lo largo de las últimas tres décadas. Varias entidades, entre ellas el Comité Olímpico Estadounidense, anunciaron más investigaciones para determinar quiénes sabían o sospechaban de las malas conductas del galeno del equipo nacional.

El exmédico Larry Nassar, condenado por abuso sexual a gimnastas de la selección de Estados Unidos.AFP

El exmédico estadounidense Lawrence "Larry" Nassar fue condenado ayer a una pena de hasta 175 años de cárcel por abusos sexuales contra decenas de gimnastas a lo largo de las últimas tres décadas.

El escándalo comenzó a finales de 2016, cuando la exgimnasta Rachel Dehollander dijo que Nassar la sometió a abusos sexuales cuando tenía 15 años. Su denuncia provocó una avalancha de acusaciones similares, ya que más de 120 mujeres dijeron haber pasado por lo mismo, en lo que se convirtió en el mayor escándalo de agresiones sexuales en la historia del deporte.

“Acabo de firmar su sentencia de muerte. Usted no tiene el derecho de volver a caminar fuera de una prisión”, le dijo la jueza Rosemarie Aquilina, quien agregó: “Usted aún no entiende que es un peligro para la sociedad”. La funcionaria aseguró estar convencida del poder de rehabilitación, “pero no veo que eso sea posible con usted”.

Al leer la sentencia, la jueza Aquilina añadió también que “en el caso de que algún día usted vuelva a estar en libertad, algo que dudo mucho, deberá registrarse como agresor sexual”.

Poco antes, Nassar ofreció disculpas por “el dolor, trauma y destrucción emocional” de sus víctimas y su familias. “No hay palabras para describir la profundidad y la amplitud de cuánto lamento lo que ha ocurrido”, expresó el exmédico.

Nassar, de 54 años, estuvo durante casi tres décadas vinculado al equipo de la Federación Estadounidense de Gimnasia, en el que atendió como médico a las principales estrellas del equipo, incluidas varias campeonas mundiales y multimedallistas olímpicas.

Talentos de la talla de Simone Biles, Aly Raisman, Alexis Moore, McKayla Maroney y Gaby Douglas, entre otras, denunciaron los abusos sexuales que sufrieron durante años por parte de Nassar.

En diciembre del año pasado, Nassar ya había sido condenado a 60 años de prisión por posesión de pornografía infantil.

El escándalo a raíz de la detención de Nassar, el juicio y las denuncias en su contra motivaron la renuncia a comienzos de esta semana de varios directivos de la propia Federación Estadounidense de Gimnasia, cuyo presidente, Steve Penny, ya había dimitido en noviembre.

La salida de varios funcionarios se tornó inevitable después de que la joven gimnasta Aly Raisman se preguntara en pleno juicio cómo fue posible que Nassar pudiera abusar de atletas durante décadas sin que la Federación hiciera nada por evitarlo.

Luego de conocerse la condena, el Comité Olímpico de Estados Unidos (USOC) anunció que de todas formas abrirá una investigación independiente sobre los casos de abuso sexual, porque puede haber más implicados, cómplices, también culpables.

En una carta abierta el jefe ejecutivo del USOC, Scott Blackmun, dijo que la investigación tratará de esclarecer “quién sabía qué y cuándo”. “La USOC ha decidido lanzar una investigación por un tercer ente independiente para examinar cómo un abuso de esta magnitud pudo pasar inadvertido durante tanto tiempo”, escribió Blackmun.

¿Qué dijeron las víctimas?

En las últimas semanas el juicio a Nassar se volvió una experiencia catártica para docenas de mujeres que subieron al estrado para confrontarlo.

Kyle Stephens, amiga de la familia de Nassar y la única que no tenía relación con sus procedimientos médicos, dijo que fue abusada desde los 6 hasta los 12 años en su propia casa y aseguró que el suicidio de su padre a finales de 2016 se debió en parte a que éste defendió a Nassar durante mucho tiempo. “Convenciste a mis padres de que era una mentirosa. A lo mejor ya te has dado cuenta de que las niñas pequeñas no son niñas para siempre. Crecen y se convierten en mujeres fuertes que vuelven para destruir tu mundo”, le dijo a Nassar la hoy mujer de 54 años.

La gimnasta olímpica Aly Raisman, capitana del equipo estadounidense en Londres 2012, ganador de la medalla de oro en esa competencia, dio un testimonio demoledor: “Estás tan enfermo. Ni siquiera puedo comprender lo enojada que me siento cuando pienso en ti”, le dijo Raisman, ahora de 23 años. “Te aprovechaste de nuestras pasiones y nuestros sueños. Necesitamos una investigación independiente de qué sucedió exactamente, qué salió mal y cómo se puede evitar para el futuro”, agregó, en alusión a la impunidad de la que gozó Nassar durante mucho tiempo.

Otra estrella olímpica, McKayla Maroney, habló de las “cicatrices” que le dejó el abuso de Nassar. Contó que lo peor sucedió durante un viaje a Tokio, cuando dijo que el médico le dio una pastilla para dormir y cuando se despertó lo encontró abusando de ella, que tenía 15 años. “Pensé que iba a morir esa noche. Abusó de mi confianza. Abusó de mi cuerpo y dejó cicatrices en mi psiquis que quizá nunca desaparezcan”.

Taylor Livingston dijo que tenía 13 años cuando Nassar abusó por primera vez de ella durante su primera cita médica en 2009, mientras su padre enfermo estaba sentado al otro lado de la habitación sin saber lo que estaba sucediendo. “Murió sin saber que fui abusada por este hombre. Cuando mueras, vas a ir al infierno. Pero habrá una parada en el camino en la que tendrás que enfrentar a mi padre. Cuando lo hagas, sufrirás”.

La exgimnasta Rachel Denhollander, la primera en hablar públicamente hace más de un año, señalo: “Esta sentencia enviará un mensaje. ¿Cuánto vale una niña pequeña. Cuánto vale una mujer joven?”.

Ahora casada, madre de dos hijas y un hijo, Denhollander dijo que Nassar abusó de ella a los 15 años. “Hizo esto con mi propia madre en la habitación. Las víctimas fueron silenciadas, intimidadas. Rezo para que experimentes el peso aplastante de la culpa”.