A los Olímpicos: Caterine Ibargüen consiguió su tiquete a Tokio 2020

La saltadora colombiana con un registro de 14'38 durante el Grand Prix que se disputa en Barranquilla.

Cristian Mercado

Como las grandes atletas del mundo, de forma anticipada, la colombiana Caterine Ibargüen logró su cupo para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Con un registro de 14 metros y 38 centimetros durante el Grand Prix que se disputa en el estadio Rafael Cotes, en Barranquilla.

Ibargüen en la arenosa tachó uno de sus primeros objetivos de la temporada en el salto triple. En su primer salto consiguió la marca mínima (14 metros, con 32 centimetros.) y aseguró su participación en la próxima cita olímpica. El registro lo logró en el Gran Premio de Atletismo que lleva su nombre y que se disputa en la capital del Atlántico.

También, la colombiana obtuvo su cupa para el Mundial de Doha. La saltadora colombiana viene de conseguir victoria en salto largo durante la primera válida de Liga de Diamante, que se disputó en Catar, con un registro de 6 metros 76 centímetros.

Durante Gran Premio de Atletismo en Barranquilla, Ibargüen también registró 14,27 en su segundo salto, 14,35 en el tercero y 14,33 en el cuarto. 

La colombiana lo ha ganado todo. Lo único que le falta conquistar en su hoja de vida deportiva es el récord mundial, que desde 1995 ostenta la ucraniana Inessa Kravetz, con marca de 15,50 metros, 19 centímetros más que la mejor marca personal que la colombiana logró el 18 de julio de 2014 en el principado de Mónaco, con un salto de 15,31 metros, la quinta mejor marca de todos los tiempos en salto triple. Y pensar que en 2001 este prodigio del atletismo comenzó con un registro personal de 12,90 metros.

Sus resonantes victorias la han llevado a ser reconocida como un paradigma a seguir. En 2018 fue galardonda por la IAAF como la mejor atleta del mundo. Un reconocimiento que quizá queda corto para una vida llena de éxitos. En Tokio 2020 espera lograr ese último eslabón: ser el ser humano que más lejos llega en el salto triple y a Ibarguën todavía le quedan muchos saltos para intentarlo.