Los tres colombianos en los Olímpicos de Invierno

Sebastián Uprimny, Michael Poettoz y Pedro Causil clasificaron a las justas, que comenzarán el próximo 9 de febrero en Pyeongchang, Corea del Sur.

Sebastián Uprimny participará en la prueba de los 15 kilómetros de cross country, en Pyeongchang. / Cortesía

El sueño de que la bandera de Colombia ondeara en unos Juegos Olímpicos de Invierno se cumplió en 2010. En Vancouver, Canadá, Cynthia Denzler, una esquiadora de padres suizos nacida en Estados Unidos, pero nacionalizada colombiana, fue la primera deportista que participó con el uniforme tricolor en esas justas.

Y en 2016, Michael Poettoz, un esquiador que nació en Cali y a los dos años de edad fue adoptado por una pareja francesa, representó al país en los Juegos Olímpicos de Invierno de la Juventud, en Lillehammer, Noruega.

Sin embargo, el próximo viernes 9 de febrero de 2018 será un día histórico para el deporte colombiano. En la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang, Corea, habrá tres colombianos, dos de ellos formados como deportistas en nuestro país. Al lado de Poettoz estarán el patinador sanandresano Pedro Causil y el esquiador bogotano Sebastián Uprimny.

Causil, de 26 años de edad, cumplirá un viejo sueño por el que ha luchado el patinaje desde mediados de los años 90, cuando el entonces presidente de la Fedepatín, Carlos Orlando Ferreira, propuso preparar algunos deportistas para las pruebas de velocidad sobre hielo. Los altos costos no permitieron hacer realidad el proyecto en esa época.

Ahora, la dedicación de Causil y el apoyo de la Federación, en cabeza de Alberto Herrera, lo hicieron posible. El nueve veces campeón del mundo sobre patines tradicionales clasificó luego de casi tres años de intensa preparación en las pruebas de 500 y 1.000 metros.

“Dejé todo en Colombia para cumplir este sueño. Me radiqué en Holanda y después en Estados Unidos. Trabajé muy duro y ahora comienzo a recoger los frutos”, señala Causil, criado y formado como deportista en el departamento de Antioquia y ahora radicado en Salt Lake City, en donde entrena de la mano del técnico Ryan Shimabukuro.

Sus registros cada vez son mejores, pero no lo suficiente como para que sea candidato a una medalla. Sin embargo, conociendo la ambición que tiene como deportista, no hay que dudar que peleará por estar en el podio.

El otro colombiano que debutará a nivel olímpico en Corea será el bogotano Sebastián Uprimny, de 42 años, quien en sus épocas de estudiante, en el Liceo Francés y la Universidad de los Andes, siempre fue buen deportista, pero que apenas en 2002 se metió en la cabeza que quería clasificar a unos Olímpicos.

“En 2000 decidí radicarme en Estados Unidos y trabajé con la cadena Eurosport en los Juegos de Salt Lake City 2002. Ahí me picó el bichito del alto rendimiento. Practiqué el skeleton (trineo simple) durante algunos años y hacía cross country como pasatiempo. Competía constantemente, pero también estaba dedicado a un centro de idiomas que tengo. Hace dos años diseñé un plan para clasificar a Pyeongchang, me enfoqué y en diciembre pasado finalmente logré el cupo para los 15 kilómetros”, cuenta desde Estados Unidos, en donde vive con su esposa y sus cuatro hijos.

Sebastián entrena unas 20 horas a la semana y admite que tanto el Comité Olímpico Colombiano como Coldeportes lo han ayudado en la medida de las posibilidades, “especialmente ahora con toda la logística para las Olimpiadas”.

Es un hombre maduro y realista, por lo que en Corea tiene tres objetivos claros. Mejorar su registro y codearse con los esquiadores de países con condiciones similares a las nuestras, promocionar el nombre de Colombia en los Juegos de Invierno y el esquí en el país, especialmente la modalidad sobre patines (Rollerski), que ya empieza a practicarse en Bogotá. “De hecho, a finales de noviembre pasado se realizó la primera parada en la modalidad de cross country clásico, en el parque El Tunal”, cuenta antes de reconocer que “cuando era apenas un muchachos vi la película Jamaica bajo cero”, en la que un grupo de deportistas de ese país caribeño participaban en los Olímpicos de Invierno. “Un amigo me recordó hace poco que cuando la vimos dije que haría lo mismo”. Y en menos de un mes, en Pyeongchang, cumplirá su palabra.