Patinando a la gloria

Fabriana Arias fue la reina de los Juegos Mundiales que se disputaron en Polonia, donde ganó tres medallas de oro. También se destacó en el Mundial de Nankín y es figura en los Juegos Bolivarianos. Candidata al premio de Deportista del Año de El Espectador y Movistar.

Fabriana Arias fue la deportista más destacada de los Juegos Mundiales en Polonia. / FCP

Parada en lo más alto del podio en Wroclaw (Polonia), a Fabriana Arias sólo se le pasaban por la cabeza imágenes de sus seres queridos: sus amigos, sus compañeros de la escuela de patinaje Paen en Envigado, sus profesores. Parecía que toda su vida se estuviera proyectando como una película. Después de unos segundos aparecieron con más insistencia las siluetas de Fabián Arias, Patricia Pérez y Santiago Arias, sus papás y su hermano, así como la de Luis Felipe Calderón, su novio. Todos fundamentales en su camino hacia la gloria. Cuando le colgaron la medalla y sonó el himno de Colombia esbozó una sonrisa como si se la estuviera dirigiendo a ellos, demostrándoles su gratitud. “Es el triunfo más importante que he tenido en mi carrera”, afirmó sin titubear.

No es para menos. Los Juegos Mundiales equivalen a los Juegos Olímpicos para los deportistas que practican patinaje. En esas justas, Fabriana Arias se alzó con tres medallas de oro y dos de plata. “Fue un mes impresionante. Las victorias, los segundos puestos. Disfruté de cada momento. Además, saber que es el evento más importante de mi deporte y haber logrado ganar me llena de mucho orgullo”, precisó.

Ese fue el abrebocas de un año lleno de títulos para la antioqueña, quien con el pasar de los años se convierte en una patinadora más experimentada. La entrega y disciplina que le mete a cada carga de trabajo, a cada entrenamiento, la han convertido en una de las mejores de Colombia. “Ha sido un año sensacional”, destacó. “Pienso que mi mentalidad y mi espiritualidad con Dios han permitido que todo salga perfecto durante la competencia. Me he sentido tranquila, fuerte. A la hora de correr tengo mucha experiencia y eso me ayuda para tomar las mejores decisiones”, agregó.

En el podio del Mundial de Nankín la historia se repitió. Nuevamente aparecieron las imágenes en su cabeza. Todos pasaron en orden y terminó centrándose en sus papás, su hermano y su novio. Apareció la sonrisa inmensa que la caracteriza, la misma que luce cuando un fanático le pide una fotografía. Sin ocultar nada. En ese campeonato también estuvo imparable. En la prueba de 20 km eliminación se quedó con el oro y además batió récord mundial. La potencia a la hora de dar cada paso, la fuerza en sus piernas y su capacidad de resistencia la convierten en una patinadora imbatible, además de ser una persona emprendedora.

Junto con su novio creó una empresa de ropa deportiva. Ya lleva tres años trabajando en el tema. “Mi novio fue el que tuvo la idea de que sacáramos nuestra empresa”, explicó la patinadora. “Hemos tenido pedidos de todo el mundo. La marca Fabriana Arias está enfocada en el público femenino, pero mi novio creó otra, Alma Skate, que es para un público general. Hoy por hoy, mi papá es el que hace los bolsos de patinaje y estamos trabajando para sacar colección en diciembre. La idea es posicionarla en el mercado”, resaltó.

Con esta marca patrocinaron a la delegación de Santander en los interligas que se llevaron a cabo en Cartagena. Fue una carrera contra el reloj para el diseño de las prendas, pero Fabián se mueve rápido en los momentos claves. El trabajo bajo presión parece ser un don que pasa de generación en generación: “Cuando les entregamos los diseños quedaron muy contentos”.

Esta faceta empresaria no la ha hecho perder el rumbo de su deporte. El patinaje es su amor más grande y a él le dedica el tiempo que necesite. Quiere seguir disfrutando de esta actividad física y, lo más importante, cosechando medallas doradas para el país. Cuenta con el apoyo incondicional de sus seres queridos, por eso se entrega en cuerpo y alma en cada entrenamiento, deja hasta la última gota de sudor en cada competencia y al momento de recibir la recompensa los reúne a todos en sus pensamientos para agradecerles en silencio por el aporte que han hecho en su carrera.

Por todos esos logros en 2017, Fabriana, una de las figuras de Colombia en los Juegos Bolivarianos de Santa Marta, es candidata al premio de Deportista del Año de El Espectador y Movistar, que se entregará el 4 de diciembre.

Como es costumbre, se premiará el podio de la categoría mayores y juvenil, Técnico del año, Dirigente, Equipo, Revelación, Vida y obra, y el Juego Limpio Guillermo Cano. Usted podrá ser parte de esta elección votando por su deportista favorito. Ingrese a nuestra página de internet (www.elespectador.com/deportista) o diligencie el cupón que sale publicado en el impreso. No necesariamente el más votado por internet es el Deportista del Año. Los lectores hacen parte del jurado, junto con la sección de Deportes de El Espectador.