Rusia, suspendida de los Juegos Olímpicos de Invierno

Por el llamado "Dopaje de Estado", sus deportistas no fueron autorizados para participar en representación de Rusia en las justas de Pyeongchang, aunque podrán hacerlo bajo bandera olímpica y estrictas condiciones.

El informe McLaren muestra un sistema organizado por el Estado, bajo la supervisión del ministerio de Deportes, de uso de sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento.Archivo

Rusia fue suspendida para los próximos Juegos Olímpicos de Invierno Pyeongchang-2018 por el Comité Olímpico Internacional (COI) debido al dopaje institucionalizado en el país, pero sus deportistas fueron autorizados a participar en la competición que se celebrará entre el 9 y el 25 de febrero, bajo bandera olímpica y estrictas condiciones.

El COI anunció además la exclusión de por vida de los Juegos Olímpicos del viceprimer ministro ruso encargado de Deportes Vitali Mutko.

(Así funcionaba el "Dopaje de Estado" en Rusia)

Esta decisión ha sido tomada por primera vez en la historia olímpica y se debe a que Rusia está acusada de haber establecido un sistema de dopaje institucionalizado de 2011 a 2015, especialmente durante los Juegos de Invierno de Sochi 2014 que organizó el país.

"Se trata de un ataque sin precedentes contra la integridad de los Juegos Olímpicos y del deporte. La comisión ejecutiva del COI tomó estas decisiones proporcionadas debido a la manipulación sistemática, pero protegiendo a los deportistas limpios", declaró el presidente del COI Thomas Bach en conferencia de prensa. 

(Esta es la cronología del escándalo por dopaje en el deporte en Rusia)

De esta forma el COI sigue, dos años más tarde, la vía establecida por la Federación Internacional de Atletismo (IAAF), que había suspendido a la Federación Rusa el 13 de noviembre de 2015, tras las revelaciones de un dopaje sistemático cubierto por las autoridades rusas en el primer deporte olímpico. 

Pero ofreció a los deportistas del país que podían probar su inocencia participar bajo la bandera olímpica en los Juegos de Río 2016 y en el Mundial de Londres 2017. (El escándalo de dopaje de estado en Rusia se coló en el sorteo del Mundial)

Cerca de 17 meses después de que en julio de 2016 el informe McLaren estableciera un dopaje de Estado en el deporte ruso entre 2011 y 2015, con la implicación del gobierno y de los servicios secretos (FSB), el COI decidió tomar su responsabilidad y sancionar a la superpotencia deportiva.

Antes de los Juegos de Rio, el COI había renunciado a suspender a Rusia, dejando esta responsabilidad a las federaciones internacionales, que tuvieron que seleccionar a aquellos deportistas que consideraban 'limpios', un proceso muy criticado en la época.

Finalmente solo el atletismo fue duramente sancionado. Rusia presentó una delegación de 276 deportistas en Rio, contra los 387 que había previsto en un primer momento. (Dopaje, deporte y servicios secretos rusos, un vínculo peligroso)

Pero tras un año y medio de investigación por parte de dos comisiones, presididas por los suizos Denis Oswald y Samuel Schmmid, las pruebas conseguidas son suficientes para que el COI tome esta decisión.