Santa Marta, una carrera contrarreloj a 12 días de los Juegos Bolivarianos

En la zona de Bureche, en la que quedan la pista de BMX y el estadio de fútbol, se trabaja a toda marcha. La mayoría de los escenarios de las justas, que arrancarán el 11 de noviembre, están casi listos.

En el Coliseo Mayor, Coldeportes invirtió cerca de $10.500’000.000. / Fotos: Óscar Pérez-El Espectador

“Nos tocó cargar con el peso de lo que pasó en Ibagué. Algo injusto”. Esas fueron las palabras del alcalde de Santa Marta, Rafael Martínez, antes de dar a conocer el avance de las obras a un grupo de medios de comunicación, entre ellos El Espectador. “Nos criticaron mucho a lo largo del año, pensando que se iba a repetir el desfalco de las justas que se realizaron en Tolima y Chocó, pero demostramos lo contrario”.

La construcción de los escenarios avanza a marcha forzada: unos están listos para ser entregados, otros aún en veremos. Coldeportes y la Alcaldía aseguran que los 12 estadios estarán listos para la inauguración de los Juegos Bolivarianos.

“Todas las obras se van a entregar presentan un buen avance. En las de atletismo y BMX se trabaja día y noche para que estén listas”, afirmó el director de infraestructura de Coldeportes, Juan Carlos Rueda. En Santa Marta se están realizando las obras en dos sectores: el antiguo polideportivo, en cercanías al estadio Eduardo Santos, y en Bureche, una zona que servirá como expansión de la ciudad. Se levantaron 12 escenarios, la mayoría están casi terminados.

En el antiguo polideportivo de la ciudad se encuentran los coliseos Mayor y Menor, a los que les hacen falta unos detalles para ser entregados. Sucede lo mismo con el patinódromo, el Complejo de Raquetas y los estadios de béisbol y sóftbol. El Complejo Acuático también está adelantado, aunque el agua con la que llenaron la piscina de competencias se ve negra. “En Santa Marta el agua tiene mucho hierro y por eso tiene ese color, cuando comience la filtración y se le haga el tratamiento adecuado de purificación, tendrá el color adecuado”, señaló el director de infraestructura de Coldeportes.

Se está trabajando en la parte paisajística, puesto que la arena y el lodo rodean estos escenarios, que se empezarán a entregar a partir del 1° de noviembre.

Por otro lado, Bureche se ve quedado. En este sector se encuentran la pista de BMX, el estadio de atletismo y el estadio de fútbol. En estas obras no hay acabados. El polvo, la arena y los bloques de ladrillos predominan. Es una carrera contra el reloj la que corren tanto la Alcaldía como Coldeportes, debido a que será allí en donde se lleve a cabo la inauguración de los Juegos Bolivarianos, el 11 de noviembre. “Van a ser dos semanas de trabajo para lograr los andenes de este sector. Ya montamos zona de iluminación en los escenarios. Va a ser un trabajo constante para dejar los acabados y tener los accesos correspondientes”, explicó Rueda.

En este sector se hicieron las obras de infraestructura y las urbanísticas: acueducto, alcantarillado, vías, etc. “A futuro esto va a estar lleno de condominios. El alcalde quería que esta zona empezara a tener un desarrollo. Se está trabajando en las vías, en iluminación”, afirmó la directora de Coldeportes, Clara Luz Roldán, quien desde su llegada al cargo, a mediados de 2016, ha trabajado incansablemente por sacar adelante el reto de los escenarios deportivos para los Juegos Bolivarianos.

Algo que no sucedió con su antecesor, Andrés Botero. El exalcalde de Santa Marta, Carlos Caicedo, criticó el compromiso de Botero con estas justas: “No se le vio emoción alguna por la candidatura de Santa Marta. Lamentablemente se dejó llenar del pesimismo de algunos políticos del Magdalena, por lo que cada vez que se reunía con el presidente en el consejo de ministros no hablaba bien de los Juegos. Ponía en duda la capacidad de los samarios para realizar las justas. Nunca creyó en nosotros”.

Con Clara Luz Roldán las cosas cambiaron. En la cabeza de la directora estaba claro que no iba a pasar lo mismo que sucedió con Ibagué. Estaba en juego el nombre de la entidad, así que una de las enseñanzas que dejaron las justas fue que la interventoría no se debía entregar a la empresa ejecutora, “eso me quita las herramientas para hacer que se cumplan los tiempos y estar pendiente de los cronogramas de obras. Si no me están cumpliendo no les giro recursos, si veo que la obra está avanzada les desembolso sin problemas”, afirmó la directora, quien continuó la explicación: “En Ibagué, como la interventoría la tenía la entidad encargada de hacer las obras, no hubo nadie que ejerciera un control”.

Para la construcción de los escenarios de los Juegos Bolivarianos, Coldeportes contrató a los interventores de obra para que la entidad ejecutora le responda al departamento administrativo sobre todos sus avances, para que así se le desembolsaran los recursos. Pero además se vio la necesidad de tener en el lugar de las obras a personas que solucionaran pequeños problemas, razón por la que se creó un equipo de ocho profesionales, liderados por Juan Carlos Rueda, que estuvieran disponibles para afrontar las adversidades.

Han sido 12 meses extenuantes, de trabajo duro, para sacar adelante las obras en una ciudad que no tenía escenarios deportivos, además del Eduardo Santos. Hacen falta muchos detalles pequeños, sobre todo en acabados. Coldeportes y la Alcaldía de Santa Marta libran una carrera contra el reloj para que el 11 de noviembre estén listos para la inauguración de unas justas que les dejarán a la capital del Magdalena unos escenarios de primera para fomentar el deporte en la región.