Hace un año Cabal y Farah se coronaron campeones del Torneo de Wimbledon

Noticias destacadas de Otros Deportes

Los tenistas colombianos lograron una hazaña. Nunca antes habíamos celebrado un Grand Slam en el país. Los resultados de 7-6,6-7, 6-7, 7-6 y 6-3 contra los franceses Nicolas Mahut y Édouard Roger-Vasselin vaticinaron y reafirmaron lo que fue el mejor año para la dupla número uno del tenis.

La bandera tricolor se alzó en Wimbledon. Fue un sábado en el que muchos colombianos terminamos alargando el almuerzo. Cada disputa por un punto, game o set detenía un bocado de comida y nos llevaba a fijar toda la atención en lo que estaba ocurriendo en Inglaterra. Los colombianos estaban a una distancia muy corta de alzar la corona y cantar victoria en la tierra de la Reina.

Fue un partido de 4 horas y 57 minutos. Los tie breaks fueron la fórmula del desempate de los cuatro primeros sets, pues el primer quiebre del partido apenas llegó en el cuarto. El dúo colombiano se repuso de un 0-3 en contra en la definición del tie break del segundo set y en el del tercero, una pifia de Robert -la pelota le pegó en el marco de la raqueta-, cuando iban perdiendo 5-4, la bola aparentó con irse a las nubes, pero bajó y pegó en la línea del fondo. Disculpas de Farah, pero celebración interior. Un golpe de suerte vital para el desarrollo del partido. 

Estrategias inmediatas que pide el tenis. Decisiones comunicadas con el puño en la boca y cada punto como una nueva oportunidad de triunfar o de fracasar con lo pactado. Una hidalguía se reflejaba en cada lanzamiento cruzado. La convicción estaba definida por cada puño en alto. Fue un encuentro de mucha tensión, de momentos en que parecía escaparse el sueño, pero una remontada sirvió como aluvión para reafirmar que la pareja número uno del tenis después de ese campeonato había logrado estar en lo más alto tras más de 20 años de conocerse dentro y fuera de la cancha.

La piel se erizó. El éxtasis de un logro jamás obtenido para la historia del deporte nacional hizo que la gente aplaudiera en los restaurantes, que en todos los rincones se escucharan gritos de júbilo y de admiración. Es la hazaña del año para Colombia. Nadie se imaginaba que semanas después Egan Bernal iba a hacer historia ganando el primer Tour de Francia para nuestro país, nadie imaginaba que Cabal y Farah repetirían un podio tras ganar el US Open en septiembre. Fue un 2019 histórico, marcado por tres personajes que demostraron que aquí es posible sobreponerse a esos lugares inhóspitos de ayuda para los deportistas.

Detrás de esa victoria quedaron las semifinales de damas de Fabiola Zuluaga en Australia 2004; el título de Juan Sebastián Cabal y la estadounidense Abigail Spears en el torneo de dobles mixtos de Australian Open 2017;  el título de Iván Molina junto a Martina Navratilova en dobles mixtos de Rolland Garros 1974; el triunfo de Mauricio Hadad en el ATP de Bermuda en 1995; y aquel puesto 28 de Santiago Giraldo en el escalafón ATP en septiembre de 2014. 

Esa dupla que se conoció a los cinco años, cuando ambos comenzaron a entrenar en el Club Tequendama de Cali, y que empezaron a entrenar juntos a los 12 años, confirmó que detrás de la disciplina y el esfuerzo estaba un secreto que muchas veces trasciende entre los grandes y no es otro diferente al de una amistad arraigada a los sueños compartidos y a las luchas que terminan adquiriendo sentido cuando todas las manos se juntan, tal como lo señaló Gonzalo Arango en su poesía.

Comparte en redes: