Tras los pasos de Mariano Rivera

Noticias destacadas de Otros Deportes

En su primer año, Dellin Betances se ganó la confianza del entrenador de los Yankees de Nueva York y es el relevista con mayor número de ponches en la temporada de Grandes Ligas.

A lo largo de la temporada los Yankees de Nueva York han sufrido toda clase de problemas con respecto a su cuerpo de lanzadores. Mashahiro Tanaka, C.C. Sabathia, Iván Nova, Michael Pineda, David Phelps y Shawn Kelley son algunos de los nombres que han pasado por la lista de lesionados de la novena del Bronx, no obstante a pesar de las bajas el equipo se mantiene en la pelea y uno de los nombres que sale a relucir es el de Dellin Betances.

Con dos metros, tres centímetros el hijo de dominicanos luce como un gigante en la lomita, sus rectas que llegan a las 100 millas por hora se vuelven intocables hasta para los peloteros más valiosos y su slider que ronda las 83 millas se convierte en el lanzamiento que congela a los bateadores contrarios. El relevista de 26 años creció en la ciudad de Nueva York junto con sus tres hermanos (Anthony de 31, Dioni de 29 y Emeline de 23), estudió el bachillerato en el Grand Street Campus School de Brooklyn y después pasó a la Universidad de Vanderbilt en Tennessee con una beca estudiantil por su rendimiento en el deporte.

Su buena labor en el béisbol universitario lo llevó al draft del 2006 donde fue escogido por el equipo de sus amores en la octava ronda. Nombres como los de Joba Chamberlain, Ian Kennedy, Zach McAllister y George Kontos fueron elegidos por encima del derecho, no obstante Betances fue el pelotero más joven de esta camada que firmó por el equipo de Nueva York. “Estaba en la casa de uno de mis entrenadores de la universidad con mi hermano y unos amigos quienes también estaban esperando que sus nombres salieran en el draft, recuerdo que antes que me nombraran a uno de ellos lo seleccionó los Medias Rojas y después mi hermano me estaba diciendo: ¡Oye! Acabas de ser nombrado por los Yankees. Fue un día muy emocionante para mí” recuerda con alegría el relevista en diálogo con YES Network.

Su rendimiento sobre la lomita fue destacado casi de inmediato. Con Gulf Cost Yankees (Clase Rookie), equipo con el que debutó profesionalmente, tuvo un primer año donde registró una efectividad de 1.16 lo que lo llevó a ser nombrado antes de iniciar la temporada 2007 como el tercer mejor prospecto de la franquicia. Desde entonces ha llevado su ascenso a la cima paso a paso tanto así que el gran reconocimiento lo recibió en 2011 cuando baseball prospectus lo ubicó en la posición 32 dentro de los jugadores jóvenes de todas Las Mayores.

“No ha sido fácil para mí, jugué en todos los niveles desde rookie hasta AAA, incluso tuve una cirugía que congeló mi proceso y fue muy difícil. Sin embargo uno siempre está dispuesto a levantarse y a trabajar para llegar a nivel de Grandes Ligas” dice Betances con un aire de nostalgia, sobre su paso por Ligas Menores. Sus primeras siete temporadas en sucursales lo hizo como lanzador abridor y registró una efectividad de 4.18 en 557.1 entradas lanzadas, pero después de seis aperturas en 2013 el joven de dos metros, tres centímetros pasó al bullpen donde en 32 apariciones terminó con récord de 4-2 y una efectividad de 1.35.

Su paso a las Mayores

Para el inicio de los entrenamientos primaverales de 2014, los Yankees contaban con serios problemas en el pitcheo relevo. El retiro de Mariano Rivera y la salida de Joba Chamberlain y Boone Logan, dejó disponibles unos puestos en la institución, uno de ellos aprovechado por Dellin. “En la temporada muerta sabía que iba a poder pelear por ser uno de los relevistas de la institución y me propuse ganármelo en el Spring Training, así que trabajé mucho por eso y cuando supe que iba a ser parte del equipo me llené de confianza y salí a hacer mi trabajo” indica el joven de 26 años.

Excepcional. Así se puede destacar el año del lanzador que debutó con los bombarderos del Bronx en 2011. En 66 apariciones en 2013 ha lanzado 86.2 entradas (mayor cantidad entre los relevistas), apenas permitió 13 carreras limpias, ponchó 130 bateadores (líder entre los relevistas), posee un WHIP de 0.75 (tercero entre los relevistas con al menos 50 entradas), le batean para promedio de .143 y tiene una efectividad de 1.35.

Tal vez el nombre de Mariano Rivera sea insustituible, sin embargo los números mostrados por Dellin Betances hacen pensar que está llamado a ser su reemplazo. La temporada 2015 aún es un misterio, pero si esta efectividad cada vez que sube a la lomita se mantiene, la probabilidad de llegar a ser el cerrador de los Yankees son bastante altas. “No miro hacia la próxima temporada todavía porque estoy enfocado en lo que resta de temporada. No me siento preocupado por lo que vaya a suceder el próximo año” indica con seriedad el joven sensación de la novena del Bronx, quien añade “aún queda poco menos de 15 días para que finalice la temporada y estoy enfocado en dar todo lo que tengo para que este equipo llegue a los playoffs”.

Aun así, los números están allí. Los 130 bateadores que ponchó hasta ahora, igualó la marca histórica que logró Mariano Rivera en 1996, cuando recién empezaba su camino por Grandes Ligas. “Para mí es simplemente un honor estar nombrado con Mariano, el mejor relevista en el juego” dice con entusiasmo el relevista en diálogo con Marly Rivera, periodista que cubre los Yankees para ESPN.

Sus impresionante números en 2014 hicieron que el espigado jugador fuera nombrado por primera vez al Juego de Estrellas y poco a poco se ha ido metiendo en la conversación para el Novato del Año de la Liga Americana. Además sus estadísticas lo dejan como líder para el premio ‘Relevista del Año’ en el joven circuito, emulando lo hecho por Mariano Rivera en cinco oportunidades.

Comparte en redes: